Posts Tagged ‘PP

02
Oct
13

Frente amplio de izquierda contra la crisis

Artículo de opinión EL CORREO. 30 septiembre 2013
Javier Madrazo

España se tambalea. La ciudadanía vive entre perpleja, indignada e impotente ante el periodo histórico más oscuro desde la Transición democrática. Los valores y los principios en los que entonces quisimos creer hoy se han derrumbado. La corrupción sistemática, organizada y amparada por los poderes del Estado, ha quebrado la confianza en aquellas instituciones que precisamente deberían de ser el ejemplo de honradez, sobriedad y transparencia. Leer la prensa, escuchar la radio o ver los informativos de televisión se han convertido en un auténtico vía crucis para el ánimo. Parece evidente que el dinero todo lo pervierte y quienes tienen acceso fácil a él nunca se dan por satisfechos.
En realidad esta es la lógica del capitalismo: la acumulación del mayor número de recursos en el menor número de manos posible, mientras se impone como consecuencia el empobrecimiento de la población. El llamado “caso Urdangarín”, que alcanza de lleno a la Infanta Cristina y la propia Corona, amenaza la estabilidad y el futuro de la Casa Real, que no ha encontrado el respiro mediático que esperaba tras el escándalo Bárcenas y de los ERE. Siempre nos contaron que el monarca Juan Carlos I era un monarca sin fortuna, a quien ayudaron a subsistir un grupo de fieles a la causa. Ahora sabemos que tiene fondos suficientes para prestar a su hija, 1.200.000 euros, que con toda seguridad serán calderilla en sus cuentas personales. Por supuesto nunca sabremos cual es el patrimonio del Rey, ni tampoco conoceremos su origen. La futura Ley de Transparencia, poco más que un eufemismo, quedará en papel mojado sino incluye la obligatoriedad de hacer públicos con carácter anual los bienes y propiedades de los miembros de la Casa Real que cobran el erario público.
La crisis de legitimidad alcanza de lleno a la monarquía con el misma virulencia que al Partido Popular o al PSOE, La corrupción sistemática, organizada y planificada, parece tan enraizada en el sistema que apelar a regeneración suena a utopía, máxime si son los responsables de estas prácticas delictivas quienes pretenden enarbolar esta bandera en un intento por exonerar sus culpas, pasar página y mantener en un futuro sus mismos privilegios y statu quo tras un lavado de cara. Nadie duda a estas alturas de los poderes del Estado-Ejecutivo, Legislativo y Judicial- han sido conocedores, cuando no partícipes por acción u omisión, de actitudes reprobables, en lo que bien parece un complot orquestado para propiciar el enriquecimiento de las élites dirigentes, en las que se incluyen la Corona, las cúpulas de los partidos políticos y la banca.

Hay razones fundadas para la indignación, cuando no para la ira, pero en honor a la verdad debemos admitir que la sociedad española está dando muestras de una paciencia infinita, que también puede ser interpretada como muestra de impotencia. Sólo así se explica que en un contexto como el actual, en el que el desempleo, los recortes y las privatizaciones de los servicios públicos condenan a millones de personas a una situación de extrema vulnerabilidad, el descontento no estalla en nuestras ciudades. Es más, la respuesta ciudadana cuando surge, es siempre pacífica, caso del Movimiento 15M o las Mareas Ciudadanas, por ejemplo, y sus reivindicaciones se centran en la profundización de la democracia, la participación y la justicia social. Esta actitud cívica es el contrapunto a los abusos cometidos por quienes han ejercido el poder desde la prepotencia, pensando en el bien personal y no en el interés general.
Todas las encuestas coinciden en constatar la desconfianza ciudadana en relación con las instituciones más representativas del Estado y de la pérdida de credibilidad de la política y quienes se dedican a ella. Sin embargo, una vez más, la sociedad española, dando muestra de una gran madurez, no busca salidas falsas a esta crisis de legitimidad sino que apela a la defensa del compromiso público, y la corresponsabilidad, la solidaridad, y el respeto a los valores y principios que se presuponen a una democracia avanzada, aunque en nuestro caso, estos hayan sido vulnerados. En este escenario la izquierda, y no hablo de siglas, sino de ideología, se presenta como una alternativa, no sólo viable sino deseable. Izquierda Unida presenta una importante tendencia al alza, pero sus dirigentes no generan ni el discurso ni la ilusión que cabría esperar. Sus expectativas de voto tienen su origen en el descrédito ajeno y no en los méritos propios.
Es preciso avanzar hacia la constitución de un frente amplio que aglutine a las fuerzas y movimientos sociales que representen hoy a la izquierda alternativa y ciudadana en el Estado, poniendo especial atención en las personas más jóvenes, en los colectivos más comprometidos y en los más afectados por la ofensiva neoliberal. Izquierda Unida tiene un papel muy importante que jugar en esta dirección, pero para ello tiene que actuar con voluntad sincera de diálogo y generosidad suficiente para compartir espacio, planteando convocatorias abiertas y no excluyentes, es decir, no sólo a los de su “órbita”. Si su dirección, hoy copada por el “aparato” del Partido Comunista de España, no renuncia al intento de monopolizar ese proceso de convergencia, se podrán obtener mejores resultados electorales, pero se estará perdiendo una ocasión histórica de debilitar seriamente el bipartidismo y de hacer de la izquierda anticapitalista, ecosocialista y plurinacional, una verdadera alternativa de lucha y de gobierno. Son muchas las voces que reivindican un acuerdo de esta naturaleza, que conecta además, con el sentir de una parte importante de la población que demanda referentes políticos éticos, que tengan por bandera la integridad, fiabilidad y vocación social.

13
Jul
13

Recuperar la ética

Publicado en la revista Noticias Obreras. Bilbao, Julio 2013
Javier Madrazo Lavín

Leer la prensa, escuchar la radio o ver los informativos en televisión se ha convertido en un auténtico “via crucis” para el ánimo. La corrupción lo inunda todo y salpica a instituciones, que deberían ser ejemplo de sobriedad, honradez y transparencia. Iñaki Urdangarín es el “tsunami” que amenaza la estabilidad de la casa real, del mismo modo que Bárcenas se ha convertido en la “bestia negra” del Partido Popular o el fraude del “caso ERE” en Andalucía alcanza la línea de flotación del PSOE. Las operaciones financieras de Miguel Blesa y Rodrigo Rato, por su parte, han desvelado el “modus operandi” de la banca española que parecen más propias de la mafia que de entidades serias y de prestigio, en las que poder confiar los ahorros de toda una vida.

De todos modos, no podemos caer en la trampa de entender que las responsabilidades últimas de estos hechos recaen exclusivamente en los nombres propios que ahora saltan a la opinión pública. En realidad, son sólo la cara visible de un sistema enfermo, en el que las élites políticas y económicas han impuesto sus reglas de juego, gobernando sólo para sus propios intereses y relegando a un último plano las necesidades y las demandas de las personas. La inmunidad de la que han gozado no es una casualidad. Se han blindado desde el poder, controlando los hilos de la justicia, al igual que manejan los resortes que les brinda el control del Congreso o el Senado, que habrían de ser instituciones representativas de la soberanía popular, aunque lo que hacen de verdad es anularla.

Mientras todo esto ocurre, la ciudadanía sufre en primera persona las consecuencias del desempleo, los recortes sociales, la pérdida de derechos y el deterioro sin fin de su calidad de vida. El abismo de la incertidumbre y el miedo ante un futuro cada vez más negro están presentes en el día a día de millones de hombres y mujeres. La gestión de la crisis por parte de quienes la han generado constituye una auténtica aberración, que hace necesaria una verdadera regeneración democrática. No es un problema que afecte sólo a Europa. Es un conflicto que golpea, en mayor o menor medida, al llamado mundo occidental. Pero sabemos que otro mundo es posible. Lo ponen de manifiesto esas redes de solidaridad y esas movilizaciones sociales sociales,sindicales y políticas.Hay mucha gente que no se resigna y que está dispuesta a luchar por ese mundo mejor y más justo.

El déficit político, económico y social tiene su origen en el modelo de desarrollo capitalista, que no conoce fronteras. La solución no llegará nunca de pretendidas reformas, forzadas por las circunstancias, que son poco más que operaciones de imagen, como la supuesta Ley de Transparencia que propone el Partido Popular, mientras mantiene en sus filas a personas que desconocen el significado de la palabra ética y compromiso público. Es necesario que la respuesta ciudadana a la crisis se consolide como un movimiento de confrontación pacífica, que gane fuerza desde la base y se consolide como un elemento de presión, pero fundamentalmente de cambio. Si de todas las situaciones, incluso de las más negativas, siempre surge algo positivo que en esta ocasión sea el ocaso del bipartidismo y el auge de la izquierda.

09
May
13

Respuesta Cívica

Artículo de opinión Revista Noticias Obreras. Abril 2013. Javier Madrazo Lavín

En las últimas semanas se ha abierto un gran debate en relación a la idoneidad y oportunidad de la convocatoria de acciones de protesta o escraches ante las viviendas particulares y centros de trabajo de representantes políticos. En este contexto resulta inconcebible que Maria Dolores de Cospedal haya llegado a calificar estas actuaciones como muestras de “nazismo puro”. Pretenden criminalizar un movimiento cívico que lo que está reclamando es Justicia. Reivindicar la legitimidad del escrache implica también reivindicar un nuevo concepto de democracia avanzada, en el que la respuesta cívica de la sociedad civil organizada constituye un derecho fundamental y, además, un compromiso ciudadano.

El Partido Popular, y sus medios de comunicación afines , ha iniciado una particular cruzada contra estas acciones de protesta, lo que evidencia, de algún modo, su propia eficacia y la inquietud que generan entre quienes no tienen por costumbre asumir ninguna responsabilidad por sus hechos. En el Estado español la política ha estado blindada desde la transición, al igual que las instituciones, la banca o la patronal, y sus representantes creen equivocadamente que la comunicación con su electorado se limita a la emisión del voto una vez cada cuatro años. Así se explica el divorcio entre la política y quienes la ejercen, y la opinión pública, que cada día se siente más descreída y más impotente, pero, al mismo tiempo, más indignada y más consciente de los atropellos y abusos que comete el poder en todas sus expresiones.

El Gobierno de Mariano Rajoy sabe que los escraches dejan al descubierto grandes verdades, que prefieren ocultar. Su estrategia se desarrolla ahora en dos campos distintos, pero complementarios. Por un lado, se trata de desprestigiar estos movimientos de protesta como expresiones de violencia, amenaza y coacción; por otro, se persigue legalmente a sus organizadores, penalizándoles con denuncias y multas, apelando para ello al orden público y el derecho a la intimidad y a la protección. No deja de sorprenderme el cinismo y la hipocresía que se esconde tras estas medidas. Hemos llegado a oír declaraciones de dirigentes del Partido Popular que apelan a la presencia de menores en los domicilios e incluso a la inviolabilidad de los mismos. Los escraches son una forma pacífica de canalizar el derecho a la libre manifestación. Hay que recordar que la dación en pago es algo habitual en otros países de nuestro entorno, que por supuesto, frente a lo que algunos dicen, no quiebra la famosa unidad de mercado ni el suculento negocio bancario.Sencillamente es una medida de Justicia.

Por supuesto, quienes expanden estas afirmaciones, con una clara vocación de tergiversar y manipular la realidad, son precisamente quienes con sus decisiones condenan a la pobreza infantil a decenas de miles de niñas y niños, y fuerzan desalojos de familias con hijas e hijos a su cargo, olvidando que la vivienda sí es un derecho fundamental. La derecha sólo tiene sensibilidad cuando se trata de proteger sus intereses y sólo siente empatía por los miembros de su entorno. No sé qué consecuencias tendrán estos actos de protesta, pero, al menos, han servido para poner nerviosos a quienes no están habituados a recibir ninguna crítica en primera persona. Los escraches son un instrumento más de resistencia y reprobación en una coyuntura política en la que sólo nos queda la palabra como elemento de lucha. Intentarán secuestrarla y callarla, pero no lo lograrán. Han llegado demasiado lejos y a cada vez más gente le queda ya poco o nada que perder.

01
Feb
13

CLI EXIGE LA DIMISIÓN DEL GOBIERNO

Hay que reaccionar con URGENCIA. La crisis del régimen del 78 vive su momento más inquietante. La corrupción que se muestra ya sin tapujos tanto en la Monarquía como el partido de gobierno, así como también en los otros partidos, entre ellos la derecha nacionalista catalana, apoyo fundamental para la ejecución de políticas neoliberales, obligan a exigir medidas de forma inmediata. A esta crisis institucional hay que sumarle 6 millones de personas paradas y el caos económico que sufren de forma total las clases populares y trabajadoras.

La ofensiva antidemocrática del PP que pretende acabar con lo que es la expresión más democrática, así como más controlable de gobierno, como son los ayuntamientos a los que pretende hurtar competencias y privatizar todavía más sus servicios, favoreciendo de esta manera todavía más la corrupción y el negocio privado de los amigos de la derecha y extrema-derecha es intolerable y nos retrotrae a la gestión caciquil municipal decimonónica. Pero es que además con la excusa de recortar gastos, falsa y falaz, se está tratando de recentralizar en estado. Volver a la “España, UNA, GRANDE Y LIBRE”, que soñará José Antonio Primo de Rivera.

Este gobierno corrupto carece de legitimidad para gobernar. Sus políticas de austeridad y recorte nos están conduciendo a la clase obrera a la pobreza, el hambre y a la exclusión de amplias capas de población, destrozando de paso el tejido productivo, arruinando y haciendo quebrar Pymes y cooperativas. Mientras tanto, los ricos son cada vez más ricos y el número de personas pobres aumenta de forma exponencial.

La Constitución de 1978, reformada por PSOE y PP por la vía de urgencia en su articulo 135 es la coartada perfecta para recortar, imponer políticas de austeridad y que los derechos mercantiles generados por la deuda y el rescate de los bancos se sitúen por encima de los derechos humanos. Pero es que con esta inconstitucional e injusta reforma, se le han dado carta de legalidad y la excusa perfecta a las contrrareformas de la derecha. Esta acción de cambiar la Constitución de forma urgentísima y al margen de los pueblos del Estado español, ha demostrado el veredero rostro de los dos grandes partidos puesto al servicio exclusivo de los intereses capitalistas y de la neoliberal Unión Europea y el gobierno de derechas alemán.

Ante esto, CLI llama a exigir la dimisión del Gobierno ya y salir a las calles a defender la democracia, la igualdad y la derogación de todas las contra-reformas.

Este panorama puede provocar nuevas elecciones. Cuanto menos su adelanto o bien en otro escenario, las próximas europeas. Por lo que entendemos que hay que constituir y ya una Coalición de la Izquierdas amplia y social que con un programa mínimo que todas y todos los socialistas de izquierdas antineoliberales; ecosocialistas y socialdemócratas consecuentes, comunistas y militantes de Izquierda Unida, ICV y otras fuerzas territoriales así como nacionalistas de izquierdas, gallegos, vascos, valencianos, andaluces, canarios, extremeños y demócratas con conciencia social, estemos de acuerdo. Para encarar este proceso que se acerca y que seguro en menos de un año hemos de encarar hay que construir una nueva Convergencia política, una SYRIZA amplia y común para gobernar y reformar la Constitución o redactar una nueva.

Las activistas y los militantes socialistas, ecosocialistas, republicanos y de izquierdas plurales y amplias, sabemos cual es nuestra responsabilidad y por eso la exigimos a las demás fuerzas y personas comprometidas con la democracia y la igualdad. Pero sin poder institucional, sabemos y lo hacemos sin pretender escurrir el bulto-pues aquí estamos dando la cara- que no todos y todas tenemos la misma -responsabilidad-. Por eso exigimos de los que la van a tener, reacción y acción. Es decir praxis y no más sermones. Las palabras ya no bastan. Las encuestas y la intención de voto tampoco. Solo nos sirve ya a las clases populares la política de los hechos.

En está hora grave, podrida y de descomposición, la valentía y la decisión de un pueblo para tomar en sus manos su destino con decisión política es el único camino posible.

18
Jul
12

que se jodan ellos

 

16
Feb
12

La “sorpresa” de Joseph Stglitz

 “Una de las cosas que más me ha impresionado de España es la enorme calma con la que se  enfrenta la ciudadanía a su nivel de paro”.  Esta frase no es mía, pero comparto su significado. En realidad, el premio Nobel de Economía Joseph Stiglitz, se limita a manifestar en voz alta lo que otras muchas personas pensamos.  Resulta difícil comprender que un país, con una de tasa de desempleo superior al 22,5 por ciento, pueda mantener una imagen de supuesta normalidad, ajena al drama que padece una parte significativa de su ciudadanía. Es evidente que el peso de la economía sumergida y el papel que en España desempeña la estructura familiar son razones válidas para explicar esta realidad, pero aún así no dejamos de vivir una situación anómala, que no se puede prolongar indefinidamente en el tiempo.

El número de personas que han agotado las prestaciones por desempleo aumenta a un ritmo de vértigo y cada vez son más las familias que tienen a todos sus integrantes en el paro. Quienes buscan empleo no lo encuentran y quienes sí cuentan con un trabajo viven con el miedo a perderlo. En este contexto, sería  razonable pensar en un estallido de indignación que, sin embargo, lejos de producirse ni tan siquiera se atisba en el horizonte.  Es cierto que el movimiento 15M, previo a las elecciones municipales de 2011, sembró una semilla de rebeldía, especialmente en la juventud y sectores más concienciados, pero es igualmente cierto que ésta no ha terminado de germinar. Queda por ver ahora si con un Gobierno del Partido Popular las protestas se reactivan, Sin duda alguna, hay razones sobradas para ello.

Personalmente, no soy pesimista, aunque si me confieso escéptico. Convivimos en comunidad y, en cambio, somos cada vez más individualistas. El sentimiento de pertenencia a un mismo colectivo se ha resquebrajado y no somos conscientes de que antes o después todas las personas seremos víctimas de los recortes en  derechos que creíamos conquistados. El sistema de mercado neoliberal, un eufemismo para hablar de capitalismo en estado puro, carece de alma y sentimientos. Su razón de ser no está en atender las necesidades básicas de las personas, ni tampoco en generar empleo o promover el bienestar; el único motor que mueve el modelo de desarrollo dominante es la especulación financiera que, en ningún caso, garantiza crecimiento económico porque no apuesta por la productividad.

Reducir el déficit como objetivo estratégico es un error, que traerá más desempleo y recesión, máxime si se utiliza como argumento para legitimar el copago en la sanidad, recortar los salarios, aumentar la presión fiscal sobre las rentas más bajas o limitar las prestaciones por desempleo o pensiones. Algo grave ocurre en un país que hace cuatro años se refería con el término “mileurista” a quienes entonces sobrevivían con un sueldo precario y hoy se han convertido en la nueva clase media. No deja tampoco de ser un escándalo que quienes han propiciado la crisis sean quienes aprovechan este momento para abordar un proceso de reformas estructurales, que fortalecen en definitiva la supervivencia de un capitalismo deshumanizado, despojado ya de todo connotación socialdemócrata y/o democratacristiana.

Vivimos una situación extrema, que lejos de animarnos a la movilización contra los abusos nos bloquea y nos paraliza. Habrá personas que quieran confiar en que el Partido Popular lo hará mejor que el PSOE; habrá también quien mire para otro lado, pensando que así logrará escapar del desastre; la evasión se ha convertido en una tabla de salvación, a la que nos aferramos en la falsa creencia de que antes o después volverán los años de bonanza. Las centrales sindicales, por su parte, han primado el posibilismo, renunciando a la confrontación que cabría esperar en un país en el que el desempleo es la alternativa de futuro más factible para un número cada vez mayor de hombres y mujeres. Se ha manipulado el lenguaje hasta tal término que los agentes sociales quedan desautorizados frente a la banca y a la patronal.

La información que recibimos es cada día más sesgada y subjetiva hasta el punto de que las televisiones ocupan sus telediarios con sucesos, deportes y el pronóstico del tiempo.  Igual ocurre con la cultura. Las  producciones estatales, el cine y la literatura no reflejan, ni siquiera de soslayo, los conflictos políticos, económicos o sociales que nos afectan. La concentración de los medios de comunicación en las mismas manos de quienes detentan el poder financiero y el sometimiento de la industria creativa a las subvenciones están en el origen de este manto de silencio que busca distraer y derivar la atención de los problemas más acuciantes. La democracia, entendida como gobierno del pueblo, queda reducida al ejercicio simbólico del derecho a voto, sin capacidad de influir y decidir en la gestión pública.

Y mientras todo esto ocurre, la justicia declara “no culpable” a Francisco Camps en el caso “Gürtel” y  la Fiscalía General entiende que no hay motivo para investigar a la infanta Cristina en la “trama” Urdangarín.  Las responsabilidades de quienes se han enriquecido con dinero público o como consecuencia de la especulación financiera se diluyen al mismo ritmo que se libera de culpa a quienes ha provocado el déficit de nuestras instituciones, impulsando, como ha ocurrido en Valencia, proyectos faraónicos de nula rentabilidad social.  Es razonable la sorpresa de Joseph Stiglitz ante la aparente normalidad con la que afrontamos una situación extrema, pero es cierto también que en ocasiones la calma precede a la tempestad y la ciudadanía está al límite de su paciencia.             

 

01
Sep
10

La doble vara de medir del PP

Hay ocasiones en las que sobran las palabras. Por ello, os adjunto un enlace a la Proposición no de Ley, presentada por Ezker Batua-Berdeak en el Parlamento Vasco, instando a la desaparición de las corridas de toros en nuestra Comunidad; las primeras respuestas a esta iniciativa ya están llegando y, a priori, no invitan al optimismo. En el segundo enlace podéis acceder a una nota de prensa del Partido Popular, en la que pide que las corridas de toros se declaren Bien Cultural en Euskadi. Lo dicho, sobran las palabras. Os mantendré puntualmente informadas e informados de este debate, que antes o después terminaremos ganando porque la razón está de nuestra parte y la sensibilidad y la concienciación sobre los derechos de los animales suman adhesiones día a día.   

 http://www.ppvasco.com/sitio/NOTICIAview.asp?ID_NOTICIA=6726




Quién soy

Nací en Riaño, Cantabria, el 12 de Agosto de 1960; cuando tenía un año de edad mis padres se trasladaron a Bilbao, y desde entonces vivo en el barrio de Rekalde. He sido parlamentario de Ezker Batua_Berdeak entre 1994 y 2001, y Consejero de Vivienda y Asuntos Sociales del Gobierno Vasco entre 2001 y 2009. Ahora, trabajo como Profesor de Filosofía, Ética y Ciudadanía en un Instituto de Bilbao.

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 107 seguidores

discursos y artículos de opinión
Add to Technorati Favorites
Este blog es parte de Buzzear (ES)
Bitacoras.com
directorio de blogs
directorio de blogs

directorio de weblogs. bitadir
Directorio de Enlaces
directorio y promoción de blogs
Vótame en Cincolinks.com
Directorio de Blog
Venta de Casas

Directorio de Blogs

directorio de blogs
Directorio Webs
Catablogo: Catálogo y directorio de blogs
Mi Ping en TotalPing.com

A %d blogueros les gusta esto: