Marzo 2002. Diario Crítico

El devastador terremoto del que ha sido víctima Afganistán pone de manifiesto, una vez más, que las desgracias y las catástrofes se ciernen siempre sobre los países más castigados y las personas más débiles. Las miles de personas muertas a consecuencia del seísmo en Afganistán se suman así al sufrimiento y al dolor de un pueblo que ha sido víctima de sucesivos conflictos armados en las dos últimas décadas. Nadie sabe a ciencia cierta cuántas personas han perdido la vida en este periodo, ni cuántas más se han visto obligadas a huir de la guerra, el hambre y la enfermedad.

Las cifras, en cualquier caso, no reflejan jamás la realidad. Recientemente, visité, en representación del Gobierno vasco, los campamentos de personas afganas refugiadas en Pakistán. Allí no había ningún varón que superase los cuarenta años de edad; o bien habían muerto en una u otra guerra, o bien estaban combatiendo con las fuerzas talibanes en el interior del país. Las niñas y niños difícilmente llegan a la adolescencia, y cuando lo hacen carecen de futuro y expectativas.  Los campamentos que acogen a las personas refugiadas son la imagen misma de la desolación;  sólo la ingente labor social de  ACNUR y distintas ONG,s desplegadas en la zona garantizan un mínimo de dignidad a quienes han perdido toda esperanza.

El terremoto que ha arrasado Nahirn es una nuevo escollo para el Gobierno de Hamid Karzai, que se muestra incapaz de cohesionar a un pueblo dividido en etnias enfrentadas -pastunes, tayicos, azaras, uzbekos, etcétera- Los llamados señores de la guerra se han hecho más fuertes, si cabe, con las armas y el dinero recibidos de Estados Unidos por los servicios prestados en la ofensiva contra los seguidores de Bin Laden. En este escenario, al que hay que sumar la carencia de infraestructuras, la destrucción de las fuentes de riqueza, los terrenos plagados de minas antipersona, la inseguridad ciudadana, la falta de libertad, o las dificultades para poder distribuir la ayuda humanitaria, resulta comprensible el temor de las personas refugiadas a retornar a su país de origen.

Así las cosas, el seísmo dificulta aún más el futuro de Afganistán. En los campos de Haji, Shalman o Katcha Gahri, todos ellos en la zona frontera con Pakistán, comprobamos in situ que las personas refugiadas son plenamente conscientes del riesgo que conlleva la repatriación. Por un lado, ansían volver a su patria, y, por otro, saben que allí no tienen futuro. Concretamente son las mujeres las más reacias al regreso; la experiencia les ha demostrado que las repercusiones de la violencia se ceban preferentemente en ellas. No confían en el Gobierno de Hasim Karzai porque éste incluye en su seno a antiguos dirigentes de la Alianza del Norte, que son, al igual que los talibanes,  responsables directos de la violación sistemática de sus derechos fundamentales.

De esta preocupación se han hecho eco tanto RAWA (Asociación de Mujeres Revolucionarias) como HAWCA (Asociación de Ayuda Humanitaria),  que reclaman a la Comunidad Internacional, y más concretamente a Naciones Unidas y a la Unión Europea, un papel más activo en la reconstrucción económica y social de Afganistán, y también, cómo no, en la democratización real y efectiva del país. Estas dos agrupaciones se han responsabilizado en los  últimos veinte años de organizar una red social sin precedentes, que ha ofrecido a las personas refugiadas asistencia en educación, sanidad y alimentación. Resulta significativo comprobar que han sido precisamente las mismas mujeres perseguidas por los sucesivos Gobiernos de la Alianza del Norte y los Talibanes las que han mantenido vigentes las señas de identidad de  su  pueblo.

¿Tiene futuro Afganistán?  En honor a la verdad hay que decir que la respuesta no deja espacio al optimismo, al menos en el corto plazo. La única solución viable se sustenta en la cooperación internacional, que está política y éticamente obligada a destinar tanto dinero a la reconstrucción económica y social de Afganistán como el que se ha destinado a la intervención militar. Otro punto vital se centra en  la prioridad de promover la democratización real y efectiva del país, que sólo será factible tras la ratificación de una Constitución laica, que garantice la presencia y la participación de las mujeres en pie de igualdad legal. Naciones Unidas y la Unión Europea deben promover, en el ámbito de sus competencias, acciones concretas que velen por el cumplimiento efectivo del derecho de la mujer afgana al voto, a la educación, a la sanidad, al empleo y a la cultura, así como a su potestad para poder decidir y vivir sin injerencias ni  imposiciones.

Resulta obvio constatar que el camino a seguir no es fácil, pero sólo a través del diálogo se podrá asentar un modelo de convivencia normalizado. Afganistán logrará salir adelante porque en medio del caos son muchas las mujeres que han decidido dar la cara y dejar su piel en un esfuerzo ingente para poder legar a sus hijas e hijos un país en paz, en el que todas y todos tengan un mismo espacio de igualdad y libertad. En esta tarea, contarán con el respaldo pleno del Departamento de Vivienda y Asuntos Sociales del Gobierno vasco, que ha firmado un Protocolo de Colaboración, en virtud del cual se compromete con la Asociación Revolucionaria de Mujeres Afganas a prestarles apoyo político, jurídico y económico para poder denunciar ante el Tribunal Internacional de la Haya a los responsables del genocidio continuado sobre una país que no puede reconstruirse sobre la impunidad de los responsables de los Gobiernos de la Alianza del Norte y los Talibanes. 

 Javier Madrazo Lavín. Consejero de Vivienda y Asuntos Sociales del Gobierno Vasco


0 Responses to “¿Tiene Futuro Afganistán?”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Quién soy

Nací en Riaño, Cantabria, el 12 de Agosto de 1960; cuando tenía un año de edad mis padres se trasladaron a Bilbao, y desde entonces vivo en el barrio de Rekalde. He sido parlamentario de Ezker Batua_Berdeak entre 1994 y 2001, y Consejero de Vivienda y Asuntos Sociales del Gobierno Vasco entre 2001 y 2009. Ahora, trabajo como Profesor de Filosofía, Ética y Ciudadanía en un Instituto de Bilbao.

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 111 seguidores

discursos y artículos de opinión
Add to Technorati Favorites
Este blog es parte de Buzzear (ES)
Bitacoras.com
directorio de blogs
directorio de blogs

directorio de weblogs. bitadir
Directorio de Enlaces
directorio y promoción de blogs
Vótame en Cincolinks.com
Directorio de Blog
Venta de Casas

Directorio de Blogs

directorio de blogs
Directorio Webs
Catablogo: Catálogo y directorio de blogs
Mi Ping en TotalPing.com

A %d blogueros les gusta esto: