Marzo de 2002. El CORREO

Coincidiendo con el recrudecimiento de los enfrentamientos armados entre miembros de Al-Qaeda y tropas de la llamada coalición antiterrorista, el Departamento de Vivienda y Asuntos Sociales del Gobierno vasco ha realizado  una visita oficial a Pakistán para conocer in situ la situación y problemática de las personas afganas refugiadas en este país. Hemos constatado, en primer lugar, la grave crisis humanitaria que padece este colectivo, víctima de sucesivos conflictos armados, que han obligado a más de cinco millones de hombres, mujeres, niñas y niños a huir de una guerra continua, que no tiene fin.

Los campamentos que acogen a las personas refugiadas son la imagen misma de la desolación, que se cierne igualmente sobre quienes han permanecido, por una razón u otra,  en Afganistán; sólo la ingente labor social de  ACNUR y distintas ONG,s desplegadas en la zona garantizan un mínimo de dignidad a quienes han perdido toda esperanza. Mientras el Gobierno de Hamid Karzai se muestra incapaz de cohesionar a un pueblo dividido en etnias enfrentadas –pastunes, tayicos, azaras, uzbekos, etcétera-, los llamados señores de la guerra se han hecho más fuertes, si cabe, con las armas y el dinero recibidos de Estados Unidos  por los servicios prestados en la ofensiva contra los seguidores de Bin Laden.

En este escenario, al que hay que sumar la carencia de infraestructuras, la destrucción de las fuentes de riqueza, los terrenos plagados de minas antipersona, la inseguridad ciudadana, la falta de libertad, o las dificultades para poder distribuir la ayuda humanitaria, resulta comprensible el temor de las personas refugiadas a retornar a su país de origen; en los campos de Haji, Shalman o Katcha Gahri, todos ellos en la frontera con Afganistán,  pudimos comprobar como hombres, mujeres, niñas y niños son plenamente conscientes del riesgo que conlleva la repatriación. Por un lado, ansían volver a su patria, y, por otro, saben que allí no tienen futuro. De hecho, una inmensa mayoría siente que sus raíces pertenecen ya a Pakistán.

Concretamente son las mujeres las más reacias al regreso; la experiencia les ha demostrado que las consecuencias de la violencia se ceban preferentemente en ellas. No confían en el Gobierno de Hasim Karzai porque éste incluye en su seno a antiguos dirigentes de la Alianza del Norte, que son, al igual que los talibanes,  responsables directos de la violación sistemática de sus derechos fundamentales. Esta preocupación nos ha sido transmitida por portavoces de RAWA (Asociación de Mujeres Revolucionarias) y  HAWCA (Asociación de Ayuda Humanitaria),  que reclaman a la Comunidad Internacional, y más concretamente a Naciones Unidas y a la Unión Europea, un papel más activo en la reconstrucción económica y social de Afganistán, y también, cómo no, en la democratización real y efectiva del país.

Estas dos agrupaciones se han responsabilizado en los  últimos veinte años de organizar una red social sin precedentes, que ha ofrecido a las personas refugiadas asistencia en educación, sanidad y alimentación. Resulta significativo comprobar que han sido precisamente las mismas mujeres perseguidas por los sucesivos Gobiernos de la Alianza del Norte y los Talibanes las que han mantenido vigentes las señas de identidad de un pueblo, sumido en la barbarie por la ceguera de unos dirigentes tan fanáticos como crueles. Orzala Ashraf, premio Sabino Arana 2001, Fatana Gailani, premio Príncipe de Asturias 1998, y la dirección de RAWA, junto a miles de mujeres  anónimas, han trabajado y trabajan aún en la clandestinidad, brindado un atisbo de solidaridad a una población, a la que se le ha arrebatado manu militari durante más de dos décadas su libertad.

¿Tiene futuro Afganistán? Esta pregunta la hemos planteado, una y otra vez, a todas y a todos nuestros interlocutores en Pakistán. En honor a la verdad hay que decir que la respuesta no deja espacio al optimismo, al menos en el corto plazo La única solución viable se sustenta en la cooperación internacional, que está política y éticamente obligada a destinar tanto dinero a la reconstrucción económica y social de Afganistán como el que se ha destinado a la intervención militar. En este punto hemos detectado tanta unanimidad como la que se registra en la prioridad de promover la democratización real y efectiva del país, que sólo será factible tras la ratificación de una Constitución laica, que garantice la presencia y la participación de las mujeres en pie de igualdad legal.

Para ello,  resulta preciso a priori que Naciones Unidas y la Unión Europea promuevan, en el ámbito de sus competencias, acciones concretas que velen por el cumplimiento efectivo del derecho de la mujer afgana al voto, a la educación, a la sanidad, al empleo y a la cultura, así como a su potestad para poder decidir y vivir sin injerencias ni  imposiciones. Resulta obvio constatar que el camino a seguir no es fácil, pero sólo a través del diálogo se podrá asentar un modelo de convivencia normalizado. Afganistán logrará salir adelante porque en medio del caos son muchas las mujeres que han decidido dar la cara y dejar su piel en un esfuerzo ingente para poder legar a sus hijas e hijos un país en paz, en el que todas y todos tengan un mismo espacio de igualdad y libertad.

 Javier Madrazo Lavín. Consejero de Vivienda y Asuntos Sociales del Gobierno Vasco


0 Responses to “Afganistán tiene nombre de mujer”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Quién soy

Nací en Riaño, Cantabria, el 12 de Agosto de 1960; cuando tenía un año de edad mis padres se trasladaron a Bilbao, y desde entonces vivo en el barrio de Rekalde. He sido parlamentario de Ezker Batua_Berdeak entre 1994 y 2001, y Consejero de Vivienda y Asuntos Sociales del Gobierno Vasco entre 2001 y 2009. Ahora, trabajo como Profesor de Filosofía, Ética y Ciudadanía en un Instituto de Bilbao.

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 110 seguidores

discursos y artículos de opinión
Add to Technorati Favorites
Este blog es parte de Buzzear (ES)
Bitacoras.com
directorio de blogs
directorio de blogs

directorio de weblogs. bitadir
Directorio de Enlaces
directorio y promoción de blogs
Vótame en Cincolinks.com
Directorio de Blog
Venta de Casas

Directorio de Blogs

directorio de blogs
Directorio Webs
Catablogo: Catálogo y directorio de blogs
Mi Ping en TotalPing.com

A %d blogueros les gusta esto: