Archive for the 'Xenofobia' Category

29
may
11

racismo en la red

No sé si la palabra correcta para explicar mi estado de ánimo es anonadado o enojado, posiblemente ambas sean acertadas, pero en cualquier caso debo denunciar el contenido racista y xenófobo de los comentarios anónimos que se vierten en los medios de comunicación, siempre que se habla o bien de mi persona o bien de otras y otros representantes de Ezker Batua-Berdeak.   Ahora les toca el turno a Julia Madrazo y a Jon Sustatxa. El pasado viernes se despidieron públicamente como concejales del Ayuntamiento de Bilbao y esta noticia ha sido la excusa para dar rienda suelta a una cadena de comentarios anónimos en los medios de comunicación, en los que se les acusa de regalar pisos a las personas inmigrantes, ofrecerfles ayudas sociales millonarias e incluso se vincula su trabajo con el asesinato de un anciano en Santutxu, presuntamente por un hombre de origen colombiano.  Se trata de una sarta de falsedades porque las ayudas sociales a las personas inmigrantes y a las personas residentes en Euskadi no las han gestionado ni Julia, ni Jon, del mismo modo que tampoco lo hice yo cuando fui consejero en el  Gobierno vasco.  Evidentemente, tampoco han regalado pisos a las personas llegadas de otros países primero porque  no está en sus manos y, además,  porque todas las adjudicaciones se rigen por una reglas y unos mecanismos públicos de control y transparencia  Tengo la convicción de que estos comentarios anónimos, que difunden la mentira, manipulan las conciencias y atentan contra la verdad y el derecho a la imagen de las personas, no son obra de la ciudadanía, mucho más concienciada, solidaria y comprometida,  sino de una estrategia planificada, no sé por quién, pero sí sé para qué. Para desprestigiar a la izquierda y  beneficiar a la derecha, aunque corren el riesgo de que finalmente sea la ultraderecha más racista y xenófoba quien se benefice de estos mensajes. Una lástima, en cualquier caso, que espacios que nacen para la participación, la interacción y el diálogo, se convirtan en un lugar común para el insulto y la ofensa personal, faltando a la verdad, a la ética y el respeto.  Pienso, y seguirñe haciéndolo , que internet y las redes sociales son conversaciones, aunque haya personas, también ocurreo en la vida real, que lo confunden con descalificaciones.

27
nov
10

Ataque racista en el metro

En ocasiones, siento vergüenza de pertenecer al mismo género humano de quienes golpearon el pasado martes en el metro de Bilbao a una mujer de origen paraguayo, a la  insultaron y vejaron, llamándola  “protituta, como todas las inmigrantes“.  Imagino la cara de susto de la mujer, de 32 años de edad y residente en Sarriko, ante la violencia racista y xenófoba ejercida por una pareja de  jóvenes, que empezaron recriminándole  por hablar por teléfono con una amiga en guaraní; cuando la mujer se defendió,  pasaron a las humillaciones y a la  agresión directa, al grito de  “muerta de hambre, que viene a quitarnos el trabajo”. ¿Por qué no os pondrán a todos los inmigrantes una bomba en el culo”, llegaron a exclamar.   

Los hechos son, sin duda alguna, constitutivos de delito y confío en que la justicia actúe con celeridad. De todos modos, no dejo de preguntarme por el silencio y la indiferencia de las personas que viajaban en el mismo compartimento del metro.  Es cierto, que a priori no han cometido ninguna falta, ni su pasividad puede ser condenada por un Tribunal, pero aún así su actitud les hace cómplices, aunque sólo sea por omisión y negación de auxilio. No sé que clase de sociedad estamos construyendo, ni cuáles son los valores que mueven hoy el mundo. Sin embargo, sí sé que no me gustan.  

La mujer agredida no estaba en el paro, ni vivía de las ayudas sociales. Trabaja como limpiadora, se gana dignamente su sueldo y paga sus impuestos.  Sin duda alguna, al igual que la mayoría, por mucho que nos intenten vender una imagen equivocada, que asocia inmigración con inseguridad, delincuencia y abuso de las prestaciones sociales. Las formaciones políticas no son ajenas a esta realidad. Hay quienes las alimentan para ganar votos -el Partido Popular- y quienes callan ante el discurso racista para no perderlos -el resto, con la única excepción de Izquierda Unida-.    

Os adjunto un vídeo, que refleja la realidad de la inmigración y su contribución a nuestro bienestar. Forma parte de una campaña de concienciación y sensibilización, promovida por el anterior Departamento de Vivienda y Asuntos Sociales del Gobierno vasco para contribuir a superar prejuicios, desterrar mentiras y fomentar la convivencia. El lema lo dice todo: “Gracias a la inmigración, nuestro país avanza”.  Una gran verdad, aunque hoy los tiempos corren justo en la dirección opuesta;  el reacismo y la xenofobia se imponen con fuerza frente al respeto y la tolerancia.    

   

09
oct
10

Racismo y xenofobia

La presencia de la extrema derecha en el Gobierno de Holanda coincide en el tiempo con la presentación en Madrid del libro “Sin mordaza y sin velo“, escrito por Josep Anglada, líder de la Plataforma per Catalunya y candidato a las próximas elecciones al Parlament de esta Comunidad autónoma. Tengo la convicción de que este personaje, que basa su campaña en el odio a los musulmanes, al igual que hizo en Holanda Geert Wilders, presidente del Partido por la Libertad (¿?), cosechará un estrepitoso fracaso, pero aún así no puedo negar mi preocupación por el auge de un discurso racista y xenófobo, que se propaga por Europa a ritmo de vértigo.      

Las elecciones al Parlamento de Estrasburgo, celebradas en junio de 2009, marcaron un punto de inflexión y permitieron constatar la fuerza y la implantación de la ultraderecha en lugares tan dispares como los Países Bajos, Bélgica, Dinamarca, Hungría, Austria, Bulgaria, Italia, Finlandia, Rumanía, Grecia, Francia, Reino Unido y  Eslovaquia. No se trata de una fiebre pasajera. El racismo y la xenofobia han venido para quedarse, y la crisis económica y social que padecemos contribuye, sin duda alguna, a fomentar la intolerancia, la insolidaridad y el fanatismo. ¿Qué mejor caldo de cultivo para la extrema derecha, tan populista como demagoga y tan intransigente como fascista?   

Países que mi generación siempre identificó como exponentes de tolerancia, respeto y libertad cuentan hoy con representantes de la ultraderecha en sus Parlamentos respectivos. No son ni uno, ni dos, ni tres. Suecia ha sido el último en sumarse a este club, pero otros muchos -Países Bajos, Italia, Dinamarca, Austria,…- pueden dar fe de que el auge de la extrema derecha no es un hecho puntual, que se pueda ignorar. Su lema es el odio al diferente, la supremacía de la raza blanca, el rechazo a la multiculturalidad y la negación de la libertad.  Sus mitines y sus proclamas son, en muchos casos, un alegato claro a la violencia, que los Gobiernos y los partidos convencionales no denuncian por temor a perder votos, e incluso porque en el fondo comparten parte del discurso racista y xenófobo. Ahí están las deportaciones dictadas por  Sarkozy contra la población gitana, que Zapatero ha respaldado públicamente.  

La complicidad del sistema con el rebrote del fascismo es, por tanto, evidente. El desempleo, el recorte de las prestaciones sociales, la precariedad, la inseguridad ante el futuro despiertan miedos, recelos, angustia,…. sentimientos que encuentran un cauce de expresión en la ultraderecha. Quienes abrazan el neoliberalismo también tienen mucho que ver con todo esto y sus políticas están en el origen de la crisis de ética y de valores, que hace posible que en lugar de responsabilizar de la situación a sus verdaderos responsables,  traslademos las culpas a quienes son víctimas de la pobreza en sus países de origen, la falta de oportunidades en sus lugares de acogida, los trabajos menos remunerados y el odio feroz ante su cultura y su religión. 

Corremos el riesgo de aceptar e integrar en la vida política e institucional el racismo y la xenofobia como si fueran prácticas democráticas: Sólo cabe echarse a temblar.  Decia Josep Anglada en Madrid, ante un auditorio de más de 300 personas, que a “los valientes nos tocará expulsar a los musulmanes de nuestro pais“.  Alguien debería responderle que antes habría que expulsar del mundo ideas como las suyas.  Sin embargo, sus seguidores, mientras le jaleban, puntualizaban. “Y los sudacas también fuera”.  Pueden parecen grupos y gentes extremistas, pero no lo son tanto. Como responsable de Inmigración del Gobierno vasco, en más de una ocasión, tuve que escuchar críticas e insultos por defender los derechos de la población inmigrante en Euskadi.  Un discurso incomprensible, pero real, que no podemos negar, aunque nos duela.   




Quién soy

Nací en Riaño, Cantabria, el 12 de Agosto de 1960; cuando tenía un año de edad mis padres se trasladaron a Bilbao, y desde entonces vivo en el barrio de Rekalde. He sido parlamentario de Ezker Batua_Berdeak entre 1994 y 2001, y Consejero de Vivienda y Asuntos Sociales del Gobierno Vasco entre 2001 y 2009. Ahora, trabajo como Profesor de Filosofía, Ética y Ciudadanía en un Instituto de Bilbao.

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 106 seguidores

discursos y artículos de opinión
Add to Technorati Favorites
Este blog es parte de Buzzear (ES)
Bitacoras.com
directorio de blogs
directorio de blogs

directorio de weblogs. bitadir
Directorio de Enlaces
directorio y promoción de blogs
Vótame en Cincolinks.com
Directorio de Blog
Venta de Casas

Directorio de Blogs

directorio de blogs
Directorio Webs
Catablogo: Catálogo y directorio de blogs
Mi Ping en TotalPing.com

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 106 seguidores

%d personas les gusta esto: