14
Abr
11

Salud y República

El 14 de abril se ha celebrado, un año más, la conmemoración de la proclamación de la II República española, que se instauró en 1931, pocos meses después de la caída de la dictadura del general Primo de Rivera. La monarquía, representada entonces por Alfonso XIII, carecía de todo apoyo social y la clase trabajadora le responsabilizaba, con razón, de liderar la opresión y los valores de la derecha. Sin duda alguna, el 14 de abril habría de ser en el Estado un día de homenaje y reconocimiento a los nuevos valores y principios que impulsó la II República e interrumpió cinco años más tarde el alzamiento fascista, que dio paso a una guerra civil, después a una dictadura y más tarde a una transición tutelada por los poderes fácticos.

El hecho de que una efemérides como ésta no merezca la atención de nuestras instituciones, ni formaciones políticas más representativas, bajo la excusa de no reabrir viejas heridas, pone de manifiesto su falta de voluntad para liderar un proceso de reconciliación, basado en parámetros de verdad, justicia y reparación. La II República no es sólo un periodo más de nuestra historia reciente; constituye una etapa de cambio, transformación y modernización, que marcó un hito en ámbitos tan relevantes como son el acceso a la educación, la igualdad legal entre sexos, el reconocimiento de la pluralidad del Estado, la apuesta por la laicidad y el compromiso sincero con la actividad pública y social.

Cabría preguntarse en este sentido por las razones que se esconden tras el manto de oscurantismo con el que formaciones ideológicamente tan distantes como son PSOE o PP, e incluso PNV y CIU, legitiman al unísono el silencio institucional que mantienen en relación con un régimen avalado en las urnas por la ciudadanía. Poco o nada importa que la II República amparara, por primera vez, los derechos políticos y civiles de las mujeres, o impulsara el sufragio universal. La Constitución de 1931 avaló el salto del Estado español a una democracia real, que definió un marco de bienestar social, aprobó los primeros estatutos de autonomía y renunció a la guerra como instrumento de política internacional.

La libertad. la justicia, el federalismo, la conciencia crítica y los derechos humanos fueron, de hecho, sus señas de identidad. La II República perseguía, de algún modo, un sueño de fraternidad y solidaridad, en el que el futuro quedaba en manos de las personas, incluidos los trabajadores y trabajadoras, a quienes se dio un gran protagonismo. No se trata de caer en la nostalgia, ni tampoco de idealizar el pasado, pero es necesario admitir que la II República, merece, cuando menos, ser tomada en consideración. Lamentablemente, el poder surgido de la transición, que impuso una monarquía heredada del franquismo, no quiere mirar atrás porque sabe que ha dejado caer en el olvido a quienes defendieron, en su día, un régimen legítimo y democrático.

Es seguro que esta actitud responde a un sentimiento de vergüenza y traición por parte de quienes fueron adalides de la II República y hoy son aliados de la monarquía y cómplices de su proximidad con las políticas económicas y sociales más reaccionarias. Habrá quienes intenten disimular, definiéndose como juancarlistas, pero es sólo una trampa más porque en el futuro serán felipistas. La monarquía es un régimen antidemocrático, incompatible con una sociedad activa y participativa, a la que no se le puede hurtar el derecho a elegir a su jefe de Estado. Las nuevas generaciones tienen la opción de implantar la III República. Claro que para ello deberían conocer antes nuestra historia, justo aquella que muchas y muchos quieren borrar de la memoria.

Anuncios

7 Responses to “Salud y República”


  1. 1 ORCA
    14/04/2011 en 8:07 am

    A mi provecta edad ya puedo echar la vista atrás y ver en qué hemos quedado, dónde hemos llegado. Por eso, me pregunto qué nos ha pasado.
    En mi jueventud pensé que al terminar la dictadura -por muerte del dictador, más que otra cosa-un mundo de posibilidades se nos abría. Cierto que la democracia no es la panacea de todos los males, pero ¿quién quiere vivir en una dictadura que no sea el dictador, familia y allegados?
    Pensé que tocamos muchas cosas con las manos, entre ellas, caminabámos hacía una nueva República, sin familia monárquica, en un país laico, más igualitario económica y socialmente.
    En fin, que nos queda mucho camino por andar, no perdamos la ilusión.
    La República puede ser una UTOPIA, nuestra Utopia, en la que sigo creyendo. HOY, MÁS QUE NUNCA, SALUD Y REPÚBLICA

  2. 3 Fiorella
    14/04/2011 en 8:15 am

    Quien quiera un Rey, que se lo tenga, a mí que no me lo venda.
    ¡Por favor¡ quién puede, en su sano juicio, querer vivir, en el siglo XXI, bajo la égida de un REY o REINA.
    Quién quiere legar a las generaciones futuras la subordinación a una familia REAL.

  3. 5 JAVIER SORIA
    14/04/2011 en 6:41 pm

    Salud. Estoy contigo.

  4. 6 mitxel
    14/04/2011 en 9:09 pm

    joé, paseate por internet y verás el juego que me está dando esto de tu “moderación”.

    y espera, que las curvas que vienen no las enderezan tres padrenuestros y el propósito de enmienda.

    saludos.

  5. 7 Christine
    14/04/2011 en 9:17 pm

    Tres padres nuestros y amen


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Quién soy

Nací en Riaño, Cantabria, el 12 de Agosto de 1960; cuando tenía un año de edad mis padres se trasladaron a Bilbao, y desde entonces vivo en el barrio de Rekalde. He sido parlamentario de Ezker Batua_Berdeak entre 1994 y 2001, y Consejero de Vivienda y Asuntos Sociales del Gobierno Vasco entre 2001 y 2009. Ahora, trabajo como Profesor de Filosofía, Ética y Ciudadanía en un Instituto de Bilbao.

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 109 seguidores

discursos y artículos de opinión
Add to Technorati Favorites
Este blog es parte de Buzzear (ES)
Bitacoras.com
directorio de blogs
directorio de blogs

directorio de weblogs. bitadir
Directorio de Enlaces
directorio y promoción de blogs
Vótame en Cincolinks.com
Directorio de Blog
Venta de Casas

Directorio de Blogs

directorio de blogs
Directorio Webs
Catablogo: Catálogo y directorio de blogs
Mi Ping en TotalPing.com

A %d blogueros les gusta esto: