25
feb
11

El ERE de Babcock Wilcox

La crisis sigue cebándose sobre las trabajadoras y trabajadores, mientras el Gobierno Zapatero persiste en salvar los privilegios del mercado. Ayer supimos que la empresa de bienes de equipo Babcock Power ha presentado un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) para la extinción de los contratos de más de 350 personas. Imagino la desolación de este colectivo, que asiste impotente al cierre de la planta de Sestao (Bizkaia).  Sin embargo, en este caso, como en otros muchos, no todas las trabajadoras y trabajadores se enfrentan al mismo futuro. En virtud de un acuerdo alcanzado en 2008 entre  la SEPI  y  la antigua plantilla de Babcock Wilcox, para dar luz verde a la privatización de la empresa, quienes estaban ya contratados en ese momento podrán acceder a prejubilaciones a los 52 años y quienes aún no han cumplido esa edad  serán recolocados en tres meses o indemnizados. Son aproximadamente 220 personas las que se encuentran en esta situación, frente a 130 que quedan abocadas al desempleo. Todo un drama, que compartirán con más de un 10 por ciento de la población activa en Euskadi, y ello sin contar a quienes tienen un trabajo, pero éste es precario, mal pagado y sin derechos laborales. Gracias Zapatero.  

About these ads

9 Responses to “El ERE de Babcock Wilcox”


  1. 1 independentzia
    25/02/2011 en 8:57 am

    y dicen que el trabajo dignifica, nos están abocando a vidas grises y a trabajos mal pagados y a perder, gota a gota, sin darnos cuenta, los derechos que creiamos nuestros; y el miedo nos atenaza, las responsabilidades nos paralizan y como consecuencia, vivimos en una sociedad que silencia lo justo y vocifera los desmanes como notas importantes en el curriculum de mandatarios de reunión y de enfrentamiento con los propios, sin saber, ni querer saber que piensa el resto. Esos señores nos gobiernan, nos imponen y nosotros ante un futuro gris y triste, no somos capaces de luchar para que salga el sol y recuperar nuestros derechos BÁSICOS. Creo que tenemos que atrevernos y estar seguros de que no podemos perder más, hay que actuar YA.

    • 26/02/2011 en 8:35 am

      Comparto tu opinión.No podemos esconder la cabeza debajo del ala.O nos enfrentamos al sistema y a las políticas neoliberales, o nos pasará la apisonadora, destruyendo todos nuestros derechos sociales y laborales conquistados tras décadas de lucha.Besos,javi

  2. 3 mitxel
    25/02/2011 en 10:25 am

    Moliere debió inspirarse en un personaje como tú para escribir el Tartufo. Es increíble que tú, que has enviado al paro a compañeros tuyos con una mano delante y otra detrás vengas hoy criticando el ERE de una empresa en crisis desde hace muchos años.

    Tú, que has recolocado a familiares y amigos con prácticas de dudosa honradez, no estás capacitado para dar lecciones a nadie. Un mínimo de vergüenza te haría callar la boca.

    Todo se va a saber y estos posts hipòcritas solo te hacen daño, tanto como le dañan a los trabajadores silenciosos su falta de solidaridad, porque mañana EB se va a enfrentar a otro ERE y o bien se van al paro sin un puto duro o bien EB tendrá que hacer frente a muchas viejas indemnizaciones.

    Ala, ten buen fin de semana y a seguir engordando a tus niños con lo que le has quitado a los nuestros.

    • 4 Rosa
      26/02/2011 en 6:32 pm

      Muy valiente Mitxel! A mí me censuró de este blog por menos.
      Helene
      P.D: Javi, también he usado los nombres de Christine e Itxaso.
      Hasta pronto compañero.

  3. 5 marta Lopez
    01/03/2011 en 10:10 pm

    Y EL CIERRE PREMEDITADO LO VENIAMOS DENUNCIANDO… O SI NO PORQUE LOS DIRECTIVOS DE BABCOCK COBRAN DEL ORDEN DE 18000 EUROS/MES +PLUSES?? NO CREO QUE SEA POR CONSEGUIR CONTRATOS O FINANCIACION, PORQUE A LOS HECHOS NOS REMITIMOS. BONITA MANERA DE PRIVATIZAR UNA EMPRESA.

    Después de más de tres años de paz social, desde el pasado mes de mayo 2010, la Plantilla de Babcock Power España, anteriormente denominada Babcock Wilcox Española, con su Comité de Empresa al frente y los Sindicatos en él representados, venimos realizando una campaña de movilizaciones, con el objetivo de llamar la atención de las Instituciones y los responsables políticos en particular y de la opinión pública en general, sobre la grave situación por la que atraviesa Babcock, como consecuencia de los reiterados incumplimientos de los compromisos industriales asumidos.

    Las trabajadoras y los trabajadores de Babcock, asistimos desde que se inició este mal llamado “proceso de privatización”, hace casi una década, a un lento pero constante proceso de descapitalización industrial de nuestra empresa; humana, financiera, tecnológica, y comercial. Ni los alemanes de la Borsig, que lejos de apostar por Babcock presuntamente robaron más de 21 M € de Ayudas de Estado, destinadas para el relanzamiento de la empresa, ni los austriacos de A-Tec. Industries / AE&E, anteriormente ATB, han demostrado interés por su relanzamiento industrial. Todo lo contrario, y SEPI lo ha consentido.

    En 2001 se aprobó, por las Autoridades Comunitarias y el Gobierno, un Plan Industrial dotado de ingentes cantidades de Ayudas de Estado, que tenía que llevar a cabo el Grupo alemán Babcock Borsig AG, al que SEPI transfirió las acciones de Babcock y sobre el que debía realizar el preceptivo seguimiento.

    Este Grupo, “un gigante con pies de barro”, que ya se encontraba en quiebra en 2001, tal y como reconoció el Administrador Judicial, entró en insolvencia en julio de 2002; a los escasos nueve meses de su entrada en Babcock. En 2004, después de que las acciones de Babcock estuvieran cerca de dos años en manos de un Administrador Judicial en Alemania, SEPI autoriza la transferencia de las acciones a favor de ATB, hoy denominado A-Tec. Industries, un grupo austriaco que no ha cumplido ni uno solo de sus compromisos industriales para el desarrollo de Babcock, y el Gobierno aprueba entonces una subrogación a favor de los austriacos. La Comisión Europea aprueba la operación. SEPI le ha entregado más de 100 M € de Ayudas de Estado, sin haberle exigido a cambio el cumplimiento de sus compromisos. En febrero de 2004 el accionista nombra a un Consejero Delegado de nacionalidad austriaca. En 2007, tras una nefasta gestión, nombra a una Dirección española; que desgraciadamente continúa hoy día, y que como se verá más adelante ha hecho “buena” a la anterior.

    El 1 de agosto 2008 se aprobó, en Consejo de Ministros una nueva modificación del Plan, de la que no existe resolución pública aprobatoria de la C.E.. Sin embargo, dicha modificación, que se hace para “garantizar el futuro y la viabilidad de Babcock”, o como afirmó el propio Gobierno: “Los compromisos adicionales de naturaleza industrial, tecnológica, financiera, comercial y laboral adquiridos por BPE y su titular en el acuerdo que hoy se autoriza contribuyen a reforzar el objetivo de viabilidad a medio plazo de BPE”.
    tampoco se han cumplido; como lo demuestran las enormes pérdidas acumuladas entre 2008 y 2009 , cerca de 50 M€, y la prácticamente nula cartera de pedidos; y esto a pesar de la crisis económica en unos años en los que el negocio de Bienes de Equipo ha experimentado una demanda sin parangón en el conjunto del Estado, así como en los países emergentes.

    En la actualidad están en vigor unos acuerdos, suscritos en 2008, hasta mayo de 2011, que se basan en la referida modificación, que podemos denominar como “nuevo plan industrial”, que conllevó un recorte de plantilla de 111 trabajadores, y nos encontramos con un accionista que no sólo no satisface mínimamente sus compromisos, sino que tiene para Babcock diseñado un plan de liquidación más allá de aquella fecha; una SEPI que irresponsablemente se lo consiente, y una Dirección que ha perdido toda autoridad y credibilidad entre la Plantilla.

    Evidentemente la responsabilidad máxima de todo este fracasado “proceso de privatización” es de SEPI; de A-Tec. Industries y de la Dirección como brazo ejecutor. A todos ellos les une el mismo interés; a la SEPI deshacerse de un problema que ha generado con sus desafortunadas y erróneas decisiones, a A-Tec. Industries liquidar la empresa; para después tratar de dar un “pelotazo” inmobiliario con los muchos metros cuadrados de terrenos que tiene la Babcock; y a la Dirección porque pretende, a partir de un cierre de la empresa hacerse con el control de los restos que queden.

    Cualquier observador imparcial, de todo este despropósito de “privatización” fallida, se preguntaría ¿cómo es posible que una empresa que pierde tanto dinero haya supervivido a este proceso liquidacionista tanto tiempo?. La respuesta es más sencilla que la pregunta: No ha habido apuesta industrial para el fortalecimiento de Babcock; porque el eje de decisión de los Bienes de Equipo había que desplazarlo fuera de Vizcaya, y en consecuencia ha “pervivido” gracias a las aportaciones de SEPI. En el momento que SEPI dejó de aportar, y sin proyecto industrial, la Babcock entra en picado hacia su liquidación. Este no ha sido un proceso sobrevenido ni imprevisto; ha sido premeditadamente diseñado y ejecutado.

    Ejemplo de lo anterior lo constituye la actual Dirección. Al frente han situado a un Consejero Delegado que se empecina en demostrar permanentemente que carece de las más mínimas habilidades directivas; que no sólo ha perdido autoridad entre la gran mayoría de la plantilla, sino que además no tiene la más mínima credibilidad a nivel bancario, institucional, político y empresarial. A su lado tiene a una conocida liquidadora; que sólo sabe, y no mucho más que cualquier contable, de números; de recortar, de reducir; que no sabe construir ni crear, y que además por su total desconocimiento en materia de recursos humanos, aunque es también la Directora de estas tareas, ha puesto la gestión de las relaciones laborales en manos de un conocido bufete de Bilbao, Garrigues, que cobra una minuta anual en torno a los cien mil euros, y con el que ya contó para liquidar la anterior empresa de la que la echaron.

    Además esta Dirección que falta a la verdad de manera patológica, no entiende lo que significa “el principio de buena fe” que debe presidir las relaciones laborales, y busca sacar provecho particular con un victimismo grotesco para justificarse a si misma ante los que tiene que rendir cuentas. Niega la realidad para no tener que asumir responsabilidades; y esto le viene muy bien tanto a SEPI como al accionista.

    La “gestión” de esta Dirección se resume en lo siguiente:

    q Incumplir los Planes Industriales diseñados por ellos mismos. Lo que en 2008 eran compromisos adquiridos con los trabajadores y trabajadoras, con la SEPI y con el accionista, ahora son “objetivos” que no se han podido alcanzar, y sin embargo afirman que el Plan se está cumpliendo, cuando las Cuentas de Resultados salvadas con Prestamos Participativos (de dudosa legalidad) la Cartera de Pedidos, y las relaciones laborales demuestran justo lo contrario.

    q Incumplir el Convenio Colectivo en cuestiones tan sensibles como las salariales, (a los trabajadores de convenio se les quita todos los meses el 10% de su salario, y las tablas salariales en 2010 están como las de 2007). Aplican a rajatabla aquellos capítulos que más benefician a sus intereses; como por ejemplo el IGA (Indice General de Absentismo). La ley del embudo es la única que respetan fielmente. Jamás, en la historia de Babcock, una Dirección tuvo tantos litigios en los Tribunales y la Inspección de Trabajo como la actual. Pero es lógico, hay que justificar la minuta de Garrigues. Cuanto más litigiosidad más factura este Bufete. ¿Tendrá participación en el negocio la propia Dirección?.

    q Incumplir la ley laboral vigente en el Estado: El Estatuto de los Trabajadores.

    q Despreciar, de manera reiterativa con muy mal estilo y una falta absoluta de educación a las trabajadoras y trabajadores, y a su Representación Legal; es decir al Comité y a los Sindicatos a todos los niveles.

    q Tensionar permanentemente a la Plantilla; alterando, de manera unilateral con razones infundadas, como el tiempo ha puesto en evidencia, los calendarios laborales, las vacaciones de los trabajadores y trabajadoras, los horarios, etc..

    q Dar de baja a la Babcock de Asociaciones como, por ejemplo, la principal Asociación Empresarial de Euskadi, la Federación Vizcaina de Empresas del Metal, (FVEM), con más de 1300 empresas asociadas y cerca de 40.000 trabajadores, para “ahorrarse” poco más de 600 € al mes. Además darse de baja de esta Asociación supone de inmediato no pertenecer ni a la Confederación Empresarial de Bizkaia ni a la Confederación Vasca. Total “¿para qué?”, como suelen afirmar.

    q Dañar la imagen de Babcock ante las Instituciones vascas, la Inspección de Trabajo y los Tribunales de Justicia; al despreciar apoyos institucionales, engañar y tergiversar respectivamente.

    q Manifestar abierta e irresponsablemente, ante grupos de empleados, que la situación de Babcock es por culpa de la Plantilla y su Comité.

    q Premiar con horas gratis pagadas, con cafelitos y vermuts incluidos, a los mandos que no secundan las movilizaciones a las que acude mas del 95% de la Plantilla. En algo se han de diferenciar siempre los esquiroles.

    q Desmotivar a la Plantilla con actitudes vejatorias, intimidatorias, propias de tiempos felizmente superados, atentando contra la dignidad personal de muchos trabajadores y trabajadoras de Babcock.

    q Mantener una subactividad laboral por su demostrada incapacidad para traer trabajo a la Babcock. Así como traer pedidos con pérdidas.

    q Eliminar Líneas de Negocio; como la División de Energía, incluida su ingeniería, y reducir a la mínima expresión la de Válvulas, así como auspiciar la deslocalización del producto gasificación, del que Babcock era líder a nivel mundial hasta hace tres años; justo el tiempo que lleva esta Dirección en el cargo.

    q Suprimir las ayudas que durante más de dos décadas existían en Babcock, y que están reguladas, en apoyo al aprendizaje del Euskera por parte de las trabajadoras y trabajadores, como idioma autóctono en Euskadi, y para cubrir el expediente tratar de sustituirlas por unos cursos rígidos, como si la empresa fuera una academia, que en el pasado se demostraron ineficientes.

    q Afirmar ante el Comité de Empresa que el accionista no confía en Babcock; que no contamos para nada en el grupo, y que “en 2004 ATB era una cuadrilla de chatarreros”.Además asegurar que el accionista no va a traer un solo contrato a Babcock, porque mucho antes se los daría a otras empresas del grupo que también están encajadas en Fabricación dentro del grupo.

    q Culpabilizar a la Plantilla de la no llegada del contrato de Energía Solar, primero alegando que nuestra mano de obra es muy cara y posteriormente apelando a la falta de normalidad laboral, y resulta que ese contrato es adjudicado a una empresa de Burgos, con una oferta un millón de euros más cara que la nuestra con una absoluta paz social en Babcock. En este contrato la Dirección ha dado su auténtica talla de “negociadores”. Unos lumbreras.

    q Realizar contratos laborales fraudulentos engañando al afectado, al Comité de Empresa y a la Autoridad laboral, lo que supuso en 2010 dos sanciones a la empresa de la Inspección de Trabajo de Vizcaya de más de 1000 €. Recientemente, no han renovado el contrato al trabajador afectado, al que se le había formado y que ha demostrado una enorme valía profesional, reconocida, en su paso por Babcock. Esto no es apostar por el futuro.

    q Mantener durante dos años, 2008-2010, falsedades en los informes de los dos accidentes mas graves que hemos tenido en los últimos años en Babcock. Asumiendo esta decisión personalmente Iñaki Abellanal y Teresa Palomera en reunión con el Comité de Empresa. Teniendo que intervenir la Inspección de Trabajo para conseguir que se recogiera en los informes lo realmente sucedido, y apercibir a la empresa por lo reflejado en documentos oficiales.

    q Consentir que de manera permanente roben y asolen instalaciones que la propia Dirección ha abandonado, desprotegido y quitado las más mínimas medidas de seguridad, también para “ahorrar”, haciendo caso omiso a las reiteradas demandas del Comité de Empresa para evitar este tipo de actos. Para justificarse así misma la Dirección ha llegado a manifestar al Comité cosas como las siguientes: “que nos roben todo de una puta vez”,o “¿robos?, ¿robos?, ¡si roban en todos los sitios!”, ¿y qué queréis que hagamos?. El abandono del Laboratorio, del que el Consejero Delegado es el máximo responsable, ha supuesto la muerte por electrocución de una persona ajena a la empresa, y actos vandálicos que han convertido uno de los mejores laboratorios industriales del País en una auténtica ruina; por la dejación, y la falta de gestión empresarial.

    q Faltar a la verdad a las Autoridades policiales de Euskadi, a la SEPI y al accionista respecto a que el Comité de Empresa organizó un manifestación ante el domicilio particular del Consejero Delegado. Esto es radicalmente falso, y el propio Consejero lo sabe. El Comité ha organizado marchas por todos los municipios de la Comarca en la que se encuentra Babcock , y ha recabado y obtenido de todos los Ayuntamientos, (Trápaga, Ortuella, Sestao, Portugalete, Santurtzi, Barakaldo, Gallarta, y Abanto y Zierbena), y por unanimidad de todos los grupos políticos, un apoyo explicito a las justas reivindicaciones de la Plantilla. Es evidente que esta patética actitud del Consejero Delegado obedece a la necesidad de sacar partido interesado y particular, ante SEPI y el accionista, utilizando un victimismo impropio de alguien que ostenta, al menos en teoría, una responsabilidad de dirección.

    q Demostrar tener un odio visceral hacia todo lo que significa el ámbito sindical, la representación de las trabajadoras y los trabajadores; porque ello les impide ejercer “el ordeno y mando”. No saben negociar, ni con el Comité ni con los clientes , ni con los proveedores; porque para esta Dirección negociar es igual a imponer. Es más, ante el Comité, el propio Consejero Delegado ha llegado a reconocer que lleva una vena fascista dentro que a veces le sale fuera. Por su parte la Directora que está a su lado manifestó, también ante el Comité, que para ella el modelo de relaciones laborales preferido es el de los Estados Unidos. Lo que no alcanzamos a entender es por que ha venido a una empresa de Bizkaia.

    q Esta Dirección ha colaborado muy activamente en la descapitalización sobre todo humana, comercial, tecnológica y financieramente, de la Babcock.

    Después de este breve resumen del papelón que esta Dirección está desempeñando en Babcock, no tenemos más remedio que transmitir la enorme falsedad que, también de manera interesada, manifiesta a todo aquel que le quiere escuchar, que por cierto cada vez son menos.

    Dice la Dirección: “El Comité de Empresa quiere cerrar la empresa para que se activen unas garantías y se vean ellos beneficiados”. Miente el Consejero y el lo sabe, y además se contradice porque a renglón seguido añade. “Es imposible que las garantías se activen antes de mayo de 2011”. ¿En qué quedamos?. Si es imposible es imposible. ¿Cómo vamos a querer cerrar nosotros la empresa para luego conseguir algo imposible?. El Consejero Delegado considera, como así ha manifestado en reuniones con mandos de la empresa, que todos los miembros del Comité son poco menos que imbéciles. Pero lo más esperpéntico es acusar al Comité de querer cerrar la empresa quien ha sido seguramente una de las direcciones más nefasta de Babcock en sus más de noventa años de existencia.

    Precisamente lo que se está exigiendo es todo lo contrario, y por ello las movilizaciones programadas por el Comité, así como la acción institucional que está desplegando van en esa dirección. Exigimos un FUTURO para Babcock y la Plantilla. La Dirección ha manifestado ante mandos de la empresa que en junio de 2011 se liquida la compañía. Curiosa manera de apostar por su futuro. No favorecen en nada este tipo de afirmaciones.

    En cualquier caso ¿Desde cuándo las movilizaciones de trabajadoras y trabajadores para exigir un futuro industrial que se pretende arrebatar son contrarias a los intereses de ese mismo futuro?. En todo caso, lo serán hacia quienes anteponen intereses espurios a los de la Plantilla y el propio futuro industrial de la empresa.

    Y esta Dirección que ha perdido, si es que alguna vez la tuvo, la más mínima dignidad que se debe exigir a quien dirige una empresa tiene la desvergüenza de acusar a la Plantilla y al Comité de lo que ellos tienen en su agenda encomendado por sus superiores. Evidentemente necesitan recurrir a la falsedad para ocultar sus verdaderas intenciones.
    Matizar que cuando nos referimos a la Dirección estamos aludiendo fundamentalmente al Consejero Delegado I.Abellanal, y a su Directora T.Palomera; porque realmente, con su visión anticuada y desfasada de cómo se debe gestionar actualmente una empresa, centralizan todo “el poder” en sus personas, impidiendo con ello que la empresa funcione de manera descentralizada, ágil y eficazmente. En Babcock no se compra ni un bolígrafo sin que lo firme el Consejero Delegado, y así no se puede funcionar.

    Para toda la Plantilla esta Dirección, que no es más que el brazo ejecutor de las decisiones que toman desde SEPI y A-Tec. Industries, es el ejemplo de modelo de empresa que tenemos, un modelo que se ha demostrado agotado; porque se carece de proyecto industrial, de gestión empresarial, y de unas relaciones laborales normalizadas.

    Pero no nos engañemos, el problema no es sólo la Dirección, es parte importante del problema que tenemos, porque son los ejecutores de decisiones tomadas en Madrid y en Viena, y por ello no pueden ser parte de la solución que se pueda dar a esta empresa. Si el accionista, según SEPI, apuesta por el futuro de Babcock lo disimula muy bien, porque si eso fuera cierto, entre otras cosas, no contaríamos con este “equipo directivo”.

    No se trata de quitar a unos para poner a otros para que nada cambie; se trata de construir un proyecto industrial creíble dirigido por quienes tengan suficiente capacidad y liderazgo para llevarlo a cabo; sabiendo dirigir y crear un equipo humano, que no avasalle con sus decisiones, sino que convenza, y tenga la suficiente templanza para dar la necesaria seguridad interna y externamente.

    Por todo esto exigimos que se abra de inmediato una mesa de negociación entre todas las partes implicadas: SEPI, el accionista, y la Parte Social, no solamente para conocer que opinión le merece a SEPI, como es su obligación, el grado de “cumplimiento” de los compromisos que el accionista asumió, sino fundamentalmente para entre todos buscar la mejor solución posible que impida que una empresa como Babcock, que genera más de mil puestos de trabajo entre directos e inducidos termine desapareciendo en una Comarca como la Margen Izquierda-Zona Minera / Ezkerraldea ya de por si muy castigada por los sucesivos procesos de reconversión que ha sufrido.

    • 01/03/2011 en 11:46 pm

      Impresionante testimonio sobre esta empresa !.Muy ilustrativo.Esta empresa es uno de los iconos de nuestro País .Lamentablemente el Psoe ha sido el encargado de aniquilar toda la industria de la margen izquierda sin plantear alternativas industriales.Saludos,javi

  4. 7 Marta Lopez
    31/03/2011 en 7:15 pm

    Lo que ha pasado en Babcock no ha pasado en ningun sitio. Mañana 258 prejubilados del ERE 2004 se reincorporarán a la plantilla de Babcock, a una empresa en fase de liquidación. Una situación kafkiana derivada de una privatización vergonzosa. Solo l@s que venimos denunciando el cierre premeditado de la empresa desde el momento cero de la privatización podemos sentir la impotencia que sentimos en estos momentos. Esto es terrorismo industrial y no concibo que no tenga delito cerrar una empresa de esta manera dejando en la calle a tantas familias maxime cuando se ha dilapidado ingentes cantidades de dinero publico. SEPI responsable y culpable con el gobierno del PSOE y del PP previamente.

    Bss

    • 31/03/2011 en 10:22 pm

      Completamente de acuerdo con lo que dices.Espero que el 22 de Mayo, toda la margen izquierda castigue a los responsables del cierre de Babcock, de una manera eficaz.Osea, con el voto.Saludos,javi


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Quién soy

Nací en Riaño, Cantabria, el 12 de Agosto de 1960; cuando tenía un año de edad mis padres se trasladaron a Bilbao, y desde entonces vivo en el barrio de Rekalde. He sido parlamentario de Ezker Batua_Berdeak entre 1994 y 2001, y Consejero de Vivienda y Asuntos Sociales del Gobierno Vasco entre 2001 y 2009. Ahora, trabajo como Profesor de Filosofía, Ética y Ciudadanía en un Instituto de Bilbao.

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 106 seguidores

discursos y artículos de opinión
Add to Technorati Favorites
Este blog es parte de Buzzear (ES)
Bitacoras.com
directorio de blogs
directorio de blogs

directorio de weblogs. bitadir
Directorio de Enlaces
directorio y promoción de blogs
Vótame en Cincolinks.com
Directorio de Blog
Venta de Casas

Directorio de Blogs

directorio de blogs
Directorio Webs
Catablogo: Catálogo y directorio de blogs
Mi Ping en TotalPing.com

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 106 seguidores

%d personas les gusta esto: