18
Ene
11

Invierno tropical en Euskadi

Euskadi está viviendo este mes de enero un invierno tropical, con temperaturas que superan los 20 grados e invitan a pasar más tiempo en la calle, compartir conversaciones en una terraza y disfrutar, en definitiva, de un clima benigno, que aunque sea por poco tiempo nos hace olvidar el pesimismo que invade nuestras vidas, gracias a las reformas de Zapatero, que, en realidad, son órdenes del mercado que el presidente del Gobierno acata y cumple como un alumno aventajado que quiere agradar al profesor para sacar buena nota. 

Sólo espero que las centrales sindicales no le sigan el juego, ni den cobertura a sus atropellos, enmarañados en una presunta negociación que es toda una imposición. Zapatero lo tiene claro: entre consensos y reformas se queda con éstas últimas, sin importarle que las mismas atenten contra derechos sociales y laborales conquistados tras largos años de lucha.  Sospecho que las centrales sindicales no están por la labor de convocar una nueva huelga general a nivel del Estado, pero si son coherentes no les quedará más alternativa.  Zapatero ha elegido trinchera y ésta no es otra que el neoliberalismo. No nos engañemos.

Anuncios

12 Responses to “Invierno tropical en Euskadi”


  1. 18/01/2011 en 8:25 am

    Sí compañero tu análisis es totalmente correcto: Zp ha elegido el neoliberalismo como ideología y praxis políticas y está dándole una vuelta “radical” y vaciando al en otros tiempos llamado estado del bienestar, con sus reformas al dictado del capital, como bien dices, está devaluando y expropiando los derechos históricos del movimiento obrero conquistados con el esfuerzo de todos. Es un “pesonaje” agradecido a sus padrinos los Sarkozy, Merkel, FMI… por una silla de invitado preferente a las reuniones del del G-8, G-20 y demás foros donde se meriendan sin el menor escrúpulo los esfuerzos de los trabajadores. Comparto contigo la preocupación por la presencia sindical en las reuniones con el ministro de trabajo de turno y la patronal, pues no creo que sea el momento de reeditar pactos de antaño, pactos que siempre se han traducido en pérdidas de derechos de los trabajadores. Si los sindicatos mayoritarios sacrifican tantos esfuerzos colectivos lo único que conseguirán es menor aceptación entre los trabajadores, más bajas en sus filas, indiferencia, desmovilización…, y todos perderemos, ojalá estuviera equivocado en mi conclusión, pero lo cierto es que nuestros sindicatos dan bandazos y pocas explicaciones a sus bases, o ¿solo estamos para votar en las elecciones sindicales, y cotizar?. El sindicalismo, sin duda, es otra cosa, ¡que pena que la vida y el transcurrir del tiempo nos haya privado de líderes como Marcelino!

    • 18/01/2011 en 9:24 am

      Comparto tu análisis.Es momento para tener las ideas claras y poner pie en pared.Si seguimos negociando las miserías nos harán complices de su estrategia de aniquilación del llamado Estado del Bienestar.Hay que dejar al psoe sólo frente a su espejo y su realidad.Qué padezca las consecuencias de sus decisiones.Saludos javi

  2. 18/01/2011 en 10:28 am

    Viví de niño las huelgas de marzo de 1976 en Vitoria-Gasteiz, mucho se negoció y muchas reuniones y mucha asamblea pero tambien mucha lucha en la calle y muertos tambien hubo muertos, por la represión ordenada por el inclito Fraga. Si pensamos, todos, que con reuniones y reuniones vamos a sacar algo vamos mal. La fuerza de los sindicatos radica en la asamblea, asamblea de trabajadores en el sindicato, en las empresas, en las universidades, en la calle. Somos una sociedad comoda que prefiere que luche otro para conseguir bienestar, que sean los dirigentes que para eso cobran. No hemos entendido todo el poder del capital con sus movimientos y sus sinergias, ellos luchan contra nosotros los trabajadores y sus conquistas sociales, es el momento de reinventarnos y luchar antes de que sea tarde. Estoy a favor de la huelga general es el paso pacifico y reivindicativo hacia tanto atropello. Se echa de menos la fuerza de la asamblea.
    Saludos Javi.

  3. 5 boira
    18/01/2011 en 10:54 am

    No hagas demagogia Javier. No estoy con las reformas de Zapatero y ya lo sabes, pero el mundo funciona asi y no lo podemos cambiar. Las reformas aún siendo muy duras e injustas, son las que nos obligan a cumplir. ZP se ha visto obligado a cumplirlas SI o SI.
    Cuaquier gobierno se hubiera visto obligado a llevarlas a cabo, no hacerlo hubiera sido mayor ddesastre.
    Si el gobierno fuera de IU pasaria tres cuartos de lo mismo, no manipulemos y engañemos.
    No hagamos demagogia. Las cosas son así mal que nos pese o no nos guste. Aver si nos entra de una vez la sensated. Todo el mnndo camina hacias el capitalismo, hasta China, la antigua URRS etc.

  4. 18/01/2011 en 11:04 am

    quosque tandem abutere zapatero patientia nostra…

  5. 8 boira
    18/01/2011 en 2:08 pm

    La calentura
    La violencia política surge siempre de la demonización del adversario. Es urgente enfriar la fiebre trincherista
    IGNACIO CAMACHO Día 18/01/2011TODA violencia política surge de un contexto de agresividad que demoniza al adversario en un clima de sectarismo hostil en el que los más exaltados encuentran la justificación para el ataque físico. La responsabilidad penal de una agresión es sólo de los que la llevan a cabo y en su caso de los instigadores directos, pero existe una escala de responsabilidad moral que alcanza a quienes amparan, justifican o exculpan los actos de brutalidad, y una responsabilidad política que afecta a los que inspiran el clima de enfrentamiento civil capaz de propiciar la barbarie. Por eso resulta una inaceptable enormidad culpar a los socialistas y sindicalistas murcianos de la autoría intelectual de la paliza al consejero Cruz, pero algunos de sus dirigentes más inmoderados deberían replantearse hasta qué punto han contribuido a generar o minimizar el contexto de crispación y señalamiento ad hominem en el que se ha producido esta embestida cavernaria.
    Llueve sobre mojado. El episodio murciano tiene características de atentado político, incluidas la premeditación y la animadversión extremista, pero su aspecto más inquietante es que no se trata de un hecho aislado. En los últimos años hemos visto repetidos actos violentos en mítines y conferencias, casi siempre con víctimas del PP o de colectivos disidentes del nacionalismo y con autores de signo ultraizquierdista, nacionalistas radicales o antisistema. Da igual porque nada se parece más a un fanático que otro fanático. El problema es que estas noches de cristales rotos no han generado el rechazo suficiente en una sociedad política dominada por la calentura sectaria; antes al contrario, siempre ha habido una cierta indiferencia oportunista cuando no directas coartadas exculpatorias. En vez de estrechar la solidaridad imprescindible entre los agentes de la política democrática se han dado actitudes ventajistas que trataban de aprovechar la intimidación del rival. Y si la dirigencia pública no levanta barreras tajantes ante la crecida de la violencia no puede extrañar que parte de la opinión pública incube el virus de hostilidad banderiza que es perceptible en las redes sociales y otros foros de internet donde el anonimato se convierte en amparo para una repugnante modalidad de guerracivilismo.
    Esa furiosa fiebre trincherista hay que enfriarla antes de que sea demasiado tarde. La línea entre la discrepancia y el exabrupto, entre el antagonismo y la belicosidad, entre el rival y el enemigo, entre la legítima confrontación y la contienda espuria, la tiene que trazar la clase dirigente sin una sola concesión a los casuismos, a las justificaciones y a las disculpas. Sin fisuras que sólo sirven para que se cuelen por ellas los demonios goyescos de nuestro sempiterno cainismo. En Murcia no le han partido la cara sólo a un miembro del PP; han apaleado los fundamentos de la convivencia democrática.

  6. 10 fernando
    18/01/2011 en 10:21 pm

    Si los senadores quieren traductores que se los paguen de su sueldo
    Audio desgarradoe….http://nohayquienvivaasi.blogspot.com/2011/01/si-los-senadores-quieren-traductores.html

  7. 12 boira
    18/01/2011 en 10:41 pm

    Los cinganillos de oro

    No tenemos para pan y gastamos en estampitas, un país de pandereta.

    ¿De estos gastos superfluos e innecesarios no dice nada la izd?


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Quién soy

Nací en Riaño, Cantabria, el 12 de Agosto de 1960; cuando tenía un año de edad mis padres se trasladaron a Bilbao, y desde entonces vivo en el barrio de Rekalde. He sido parlamentario de Ezker Batua_Berdeak entre 1994 y 2001, y Consejero de Vivienda y Asuntos Sociales del Gobierno Vasco entre 2001 y 2009. Ahora, trabajo como Profesor de Filosofía, Ética y Ciudadanía en un Instituto de Bilbao.

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 109 seguidores

discursos y artículos de opinión
Add to Technorati Favorites
Este blog es parte de Buzzear (ES)
Bitacoras.com
directorio de blogs
directorio de blogs

directorio de weblogs. bitadir
Directorio de Enlaces
directorio y promoción de blogs
Vótame en Cincolinks.com
Directorio de Blog
Venta de Casas

Directorio de Blogs

directorio de blogs
Directorio Webs
Catablogo: Catálogo y directorio de blogs
Mi Ping en TotalPing.com

A %d blogueros les gusta esto: