Archive for the 'Inmigración' Category

07
nov
13

Inmigración y extrema derecha

Artículo de opinión. Javier Madrazo Lavín publicado el CORREO, 6 Noviembre de 2013

“La historia demuestra que, en coyunturas críticas, reconocer las reclamaciones del inmigrante acaba ampliando los derechos formales de los ciudadanos. Tratar a estas personas como a seres humanos ilegales acaba devaluando la ciudadanía misma”. Se podrá decir más alto, pero no más claro. La autora de esta sentencia es Saskia Sassen, Premio Príncipe de Asturias de Ciencias Sociales 2013, en su obra “Inmigrantes y Ciudadanos”. Catedrática de Sociología en la Universidad de Columbia, recoge en esta obra una reflexión profunda y bien razonada, que pone el dedo en la llaga cuando afirma que “vivimos un momento delicado en el ámbito de la integración, lo que afecta no sólo a los inmigrantes, sino también a unos ciudadanos cuyos derechos se han visto recortados y degradados”. Saskia Sassen cita como ejemplos concretos a España y Países Bajos, pero podría haber ampliado su análisis al conjunto de países de la Unión Europa.

La política neoliberal, impuesta en todos ellos nombre de la austeridad, tiene como consecuencias directas para la población local la reducción de las prestaciones sociales, la precarización laboral, la privatización de servicios públicos y la pérdida de calidad de vida. El empobrecimiento de la clase media coincide en el tiempo con el impulso de normas y leyes restrictivas que no sólo aspiran a limitar el fenómeno de la inmigración sino también a criminalizarlo. Los Gobiernos de la Unión Europea aplican la misma “mano dura” tanto para su propia ciudadanía como para quienes llaman a nuestras puertas, buscando una oportunidad que no encuentran en sus lugares de origen. No deja de ser una ironía cruel que África mire a España o Italia como única alternativa, aunque el viaje suponga la muerte, mientras miles de jóvenes nacidos aquí se ven forzados a emigrar a otros países o continentes -Australia, América Latina…- si quieren acceder a un empleo.

Saskia Sassen sostiene, y así es, que las políticas de inmigración tienen, en nuestro entorno, un carácter cíclico. La historia pone de manifiesto que Europa ha vivido etapas de gran demanda de flujos migratorios, en realidad cuando ha sido necesaria mano de obra, a las que han sucedido periodos de persecución, órdenes de expulsión y penalización social, coincidiendo siempre con las crisis económicas inherentes al modelo de desarrollo capitalista. Ahora, nos encontramos en una de estas últimas. El discurso dominante pretende hacernos creer, y lamentablemente lo está consiguiendo, que el inmigrante constituye una amenaza a nuestro futuro porque nos roba el empleo, accede con mayor facilidad a una vivienda social y es el culpable de los recortes sociales a los que nos vemos sometidos sin remisión. Sin duda alguna, una gran mentira que a fuerza de ser repetida termina por ser asumida como una verdad incuestionable.

Este pensamiento queda desmontado en la investigación realizada por la Premio Príncipe de Asturias de Ciencias Sociales 2013, cuya conclusión es tajante cuando se refiere al tratamiento dado a lo largo de la historia al fenómeno de la inmigración, concretamente en los periodos más receptivos: “Incorporar al recién llegado -sostiene la autora en alusión a los años veinte y cincuenta- contribuyó a ampliar los derechos formales de los ciudadanos y a hacer de Europa una sociedad abierta”. El rechazo al inmigrante, por tanto, lejos de reportar beneficios a la población local, como quiere hacernos creer el discurso dominante, contribuye a perjudicar sus intereses. La mejor prueba la estamos viviendo ahora en primera persona. El drama de los naufragios en el Mediterráneo coincide con una etapa en la que recesión económica es utilizada como coartada tanto para blindar Europa como para desmantelar el llamado Estado del Bienestar.

La tragedia vivida en Lampedusa ha sacudido las conciencias de los mismos gobiernos que penalizan y criminalizan la inmigración, impulsando para ello directrices tan reaccionarias que son conocidas como “directivas de la vergüenza”. Tratamos como criminales a quienes sólo pretenden sobrevivir, huyendo de países que en su día fueron colonias a las que robamos sus riquezas, condenándoles a la miseria. Esta actitud también tendrá repercusiones para nosotros y no sólo en el ámbito económico y social. Si pensamos en algún momento que mirar hacia otro lado nos salvaría, estábamos equivocados. La extrema derecha gana adhesiones en Europa día a día y la razón de este hecho no hay que buscarla sólo en la crisis, sino sobre todo en el odio al inmigrante. Las encuestas destacan el auge del Frente Nacional en Francia, con una intención de voto que roza el 25 por ciento; increíble pero cierto.

El país vecino se suma así al camino emprendido por Grecia, Austria, Reino Unido, Dinamarca o Finlandia. La derecha democrática, la socialdemocracia y el llamado socialismo han cometido el error de asumir el discurso xenófobo para evitar fugas de voto hacia las filas populistas, y hoy, que gran paradoja, éstas se saben más consolidadas que nunca. Millones de personas confían en estas formaciones, que han dejado de ser marginales para transformarse en opciones de gobierno. Sus mensajes calan con fuerza ante el descrédito de los partidos tradicionales, incapaces de defender los principios de igualdad, justicia social y profundización democrática. Nos han hecho creer que la inmigración ponía en peligro nuestros empleos y calidad de vida, exculpando así al capitalismo de los males que ahora padecemos. Sólo una izquierda valiente, libre y concienciada puede actuar como contrapoder frente la extrema derecha y a quienes por haberse sometido a ella también son, de algún modo, sus víctimas.

27
nov
10

Ataque racista en el metro

En ocasiones, siento vergüenza de pertenecer al mismo género humano de quienes golpearon el pasado martes en el metro de Bilbao a una mujer de origen paraguayo, a la  insultaron y vejaron, llamándola  “protituta, como todas las inmigrantes“.  Imagino la cara de susto de la mujer, de 32 años de edad y residente en Sarriko, ante la violencia racista y xenófoba ejercida por una pareja de  jóvenes, que empezaron recriminándole  por hablar por teléfono con una amiga en guaraní; cuando la mujer se defendió,  pasaron a las humillaciones y a la  agresión directa, al grito de  “muerta de hambre, que viene a quitarnos el trabajo”. ¿Por qué no os pondrán a todos los inmigrantes una bomba en el culo”, llegaron a exclamar.   

Los hechos son, sin duda alguna, constitutivos de delito y confío en que la justicia actúe con celeridad. De todos modos, no dejo de preguntarme por el silencio y la indiferencia de las personas que viajaban en el mismo compartimento del metro.  Es cierto, que a priori no han cometido ninguna falta, ni su pasividad puede ser condenada por un Tribunal, pero aún así su actitud les hace cómplices, aunque sólo sea por omisión y negación de auxilio. No sé que clase de sociedad estamos construyendo, ni cuáles son los valores que mueven hoy el mundo. Sin embargo, sí sé que no me gustan.  

La mujer agredida no estaba en el paro, ni vivía de las ayudas sociales. Trabaja como limpiadora, se gana dignamente su sueldo y paga sus impuestos.  Sin duda alguna, al igual que la mayoría, por mucho que nos intenten vender una imagen equivocada, que asocia inmigración con inseguridad, delincuencia y abuso de las prestaciones sociales. Las formaciones políticas no son ajenas a esta realidad. Hay quienes las alimentan para ganar votos -el Partido Popular- y quienes callan ante el discurso racista para no perderlos -el resto, con la única excepción de Izquierda Unida-.    

Os adjunto un vídeo, que refleja la realidad de la inmigración y su contribución a nuestro bienestar. Forma parte de una campaña de concienciación y sensibilización, promovida por el anterior Departamento de Vivienda y Asuntos Sociales del Gobierno vasco para contribuir a superar prejuicios, desterrar mentiras y fomentar la convivencia. El lema lo dice todo: “Gracias a la inmigración, nuestro país avanza”.  Una gran verdad, aunque hoy los tiempos corren justo en la dirección opuesta;  el reacismo y la xenofobia se imponen con fuerza frente al respeto y la tolerancia.    

   

12
nov
10

Gracias a la inmigración

Gracias a la inmigración, nuestro país avanza“.  Este fue, hace aproximadamente tres años, el lema de una campaña institucional, promovida por el anterior Departamento de Vivienda y Asuntos Sociales del Gobierno vasco, con el objetivo de reconocer y poner en valor el trabajo que realizan las personas llegadas a Euskadi, después de verse obligadas a abandonar sus países de origen, sus familias y sus raíces,  para intentanr ganar un salario y poder mejorar sus condiciones de vida.  Ya entonces estaba calando en la sociedad vasca un discurso perverso, promovido intencionadamente, que asocia inmigración con delincuencia, inseguridad ciudadana y abuso de las políticas sociales.
La crisis económica ha contribuido a reforzar estas posiciones, que están, a su vez,  en el origen de un sentimiento racista, que me preocupa y me inquieta porque incentiva la insolidaridad y amenaza la convivencia.  He escuhado en más de una ocasión que las personas inmigrantes nos “roban” el trabajo y quienes sostienen estas afirmaciones olvidan que una mujer llegada de otro país es quien atiende a sus padres y madres, cuida de sus hijas e hijos y se ocupa, en definitiva, de sus hogares. Y todo ello por 600 euros, sin contrato y, por supuesto, sin seguridad social.
Vivimos en una sociedad hipócrita que en su día también tuvo que emigrar por razones políticas y económicas, aunque hoy mire con supicacia a quienes hacen lo mismo que nosotras y nosotros hicimos en otros tiempos más negros de nuestra historia.  Como Consejero de Vivienda y Asuntos Sociales del Gobierno vasco entendí hace tres años que las instituciones debíamos romper una lanza a favor de quienes llaman a nuestra puerta y realizan tareas y funciones que hemos rechazado por mal pagadas y mal consideradas.  
Ahora queda constatada la necesidad de campañas de sensibilización y concienciación como la liderada entonces por el Ejecutivo autónomo, dado el avance de los prejuicios contra las personas inmigrantes.  El racismo y la xenofobia son una realidad, que se alimenta y alimentamos sin tomar en consideración las consecuencias de esta política.  El paro no es responsabilidad de la inmigración, sino del modelo de desarrollo capitalista; el recorte de las ayudas sociales tampoco es imputable a la inmigración, sino a las imposiciones del Fondo Monetario Internacional. Y, por lo que respecta a la inseguridad y a la violencia, no creo que podamos dar lecciones a nadie cuando cada día asistimos a casos de asesinatos y maltrato contra las mujeres. 
Un estudio realizado por el Observatorio Vasco de la Inmigración constata que la ciudadanía vasca es cada día “más crítica, menos tolerante y más restrictiva con la población extranjera“.  El 68,8 por ciento piensa que este colectivo  se benefician excesivamente del sistema de protección social y el 61,4 por ciento afirma que afecta negativamente a la seguridad ciudadana.  Este es el caldo de cultivo que después da lugar a mensajes racistas y xenófobos como son los que lanza el  Partido Popular en Catalunya.  Su líder, Alicia Sánchez-Camacho, defiende la expulsión de las personas inmigrantes sin empleo y si este discurso suma votos en las urnas, Mariano Rajoy lo hará suyo en el conjunto del Estado. Claro que el PSOE no se queda atrás. Zapatero levanta muros en Ceuta y Melilla, al tiempo qua apoya a Sarkozy en su cruzada contra la población gitana arraigada en Francia. Se que este post implica nadar contracorriente, pero no me importa.  Alguien debe dar la cara por la inmigración, entendida como un derecho humano de ciudadanía. Si no lo hacemos, la extrema derecha llegará al poder, tal y como esta ocurriendo en Europa,  y ese día nos lamentaremos, pero ya será tarde.
20
jul
10

Coherencia en materia de inmigración

Leo en la edición digital del diario El Correo unas declaraciones del lehendakari López, en las que afirma rotundo que Euskadi necesitará en los próximos 20 años incorporar 500.000 personas inmigrantes para poder garantizar el sistema de pensiones y el crecimiento económico. No sé si esta cifra responde a un estudio riguroso o se trata de un cálculo a ojo de buen cubero, pero si sé, en cambio, que el futuro de Europa en su conjunto pasa necesariamente por la llegada de mano de obra de terceros países. Nuestra población envejece y el número de nacimientos se mantiene bajo mínimos, pese a las ayudas de la Administración que, por otra parte, no bastan para efectiva la tan ansiada conciliación familiar.

Pués bien, en esta ocasión, y sin que sirva de precedente, estoy de acuerdo con el lekendakari López. Por ello, le pido que sea coherente con sus declaraciones e inste al Departamento de Empleo y Asuntos Sociales a que de marcha atrás en relación con el cierre de Heldu. Parece obvio concluir que si Euskadi aspira a poder recibir 500.000 inmigrantes en un plazo de 20 años será preciso mantener operativo un servicio de atención socio-jurídica que responda a las demandas de este colectivo.  La Administración debe ser previsora y si las palabras del lehendakari López son sinceras en sus manos está imponer un mínimo de cordura y permitir a Heldu continuar desarrollando su trabajo con la misma eficacia y profesionalidad que lo ha hecho hasta el pasado 15 de julio.

    

17
jul
10

Desde Cuba, con Heldu

Escribo este post de pie, después de seis largas horas de recorrido a caballo por el Parque de Topes de Collantes, la segunda cordillera más alta de Cuba. En su cima el dictador Batista ordenó construir un sanatorio para  su mujer enferma. Hoy es un hospital militar. La excursión ha sido dura y agotadora, pero ha merecido la pena. Nos ha permtido conocer el llamado Valle de los Ingenios, en el que se ubicaban en un pasado todavía reciente las antiguas plantas de producción de caña de azúcar. Actualmente es un área en declive, aunque sus habitantes se sienten optimistas porque China, el gran coloso de Asia, ha empezado a comprar caña de azúcar, lo que permite augurar un mejor futuro a toda la comarca. 

Nos hemos alojado en la ciudad de Trinidad, una auténtica joya colonial con calles empedradas, patios interiores y bandas de música en sus plazas. Pasamos la noche en la casa particular de un médico retirado, que prestó servicio en la guerra de Angola. Su jubilación, aproximadamente 12 euros,  a duras penas le llega para sobreviviry alquila habitaciones para lograr unos ingresos extras. Ha trabado 36 años en el servicio cubano de salud y ha sido jefe de pediatría en el Hospital Central de Matanzas.  Un hombre amable, cercano y cálido, que como el conjunto de la población tiene que buscarse la vida para poder cubrir sus necesidades. Los salarios son bajos y permiten comer, pero no mucho más.

Cuando estoy a punto de dar por terminado este post, recibo un sms de un buen amigo, que me invita a participar en la concentración covocada hoy en Bilbao en defensa de la continuidad del servicio de atención socio-jurídica a la población inmigrante, Heldu. Lamentablemente, no podré estar en este acto, pero quiero hacer un llamamiento a todas las personas con sensibilidad social para que acudan al llamamiento de las trabajadoras y trabajadores de Heldu. Merecen todo nuestro apoyo ante el cierre de una servicio clave en el proceso de regularización e integración de la población inmigrante. No deja de ser curioso que la decisión del Gobierno PPSOE coincida en el tiempo con la agresión en Lantarón contra cuatro senegales, al grito “voy a matar a esos negros“,  y el hecho de que cuatro de cada diez jóvenes piensen que hay demasiados inmigrantes en Euskadi. Son hechos preocupante que nos obligan, sin duda alguna, a reflexionar sobre el modelo de sociedad que estamos creando. 

02
jul
10

Un cierre anunciado

Comparto la preocupación del colectivo de profesionales adscritos al servicio Heldu, ante el cierre anunciado por el Gobierno vasco para el próximo 15 de julio.  Entiendo su inquietud y su malestar, no sólo por la pérdida de 23 puestos de trabajo, sino también, y sobre todo, por el desamparo jurídico y social al que se condena a la población inmigrante en Euskadi. Como impulsor de este proyecto, tan necesario como útil y justificado, sólo puedo lamentar la decisión del Departamento de Trabajo y Asuntos Sociales, que implica la paralización de la tramitación de aproximadamente 34.000 expedientes de asesoramiento legal a otros tantos inmigrantes.

Una vez más, queda constatado que el recorte de prestaciones sociales recae siempre sobre la población más vulnerable e indefensa, que pierde derechos legítimos, ante la intransigencia y la intolerancia de una Administración pública, sumisa  ante el capital y el mercado e insensible y déspota ante los sectores más débiles y desprotegidos.  Heldu ha cumplido ocho años desde su creación en 2002 y ha demostrado, en este periodo,  eficacia, eficiencia y profesionalidad.  Ha sido un referente para las personas inmigrantes y las ONG,s que trabajan en este ámbito, pero también para los Ayuntamientos que recurrían a sus servicios para orientar a un colectivo, que sobrevive, en gran parte,  en situación de irregularidad administrativa.  

HELDU nace con un doble objetivo: por un lado, brindar  asesoramiento jurídico-social a las personas inmigrantes extranjeras que viven en  nuestra comunidad; por otro,  colaborar con los servicios sociales de base para que éstos puedan atender con mayores garantías a las personas inmigrantes extranjeras que sufren grave riesgo de exclusión por carecer de documentación. Heldu ha informado y tramitado de forma gratuita solicitudes de permisos de residencia, o residencia y trabajo, que ahora quedarán en manos privadas, en algunos casos más interesadas en el lucro personal que en la vocación de servicio público. Todo ello por no hablar de las mafias, de las que hemos conocido más de un caso.  

La pregunta es obvia: quién dará a partir de ahora respuesta a los menores no acompañados, a los jóvenes que estén bajo la supervisión reeducativa de justicia juvenil del Gobierno Vasco, a las mujeres inmigrantes extranjeras víctimas de maltrato y a su unidad familiar,…  ¿A qué puerta llamarán los servicios de los Ayuntamientos y las propias ONG,s? Siento una profunda decepción por el cierre de Heldu y me apena profundamente esta medida, que lesiona derechos fundamentales, perjudica la convivencia y  no ayuda en nada a la integración y a la inclusión social de las personas inmigrantes. Creo que todavía hay tiempo para rectificar, aunque me temo que falta voluntad.

El PSOE debería mostrar más sensibilidad y humanidad en este tema.  Se empieza por no reconocer a la población inmigrante no regularizada y se termina por detenerles como si fueran  delincuentes,  aunque sean trabajadores y. en muchos casos, víctimas de la explotación laboral.  Arizona, en Estados Unidos,  es el mejor ejemplo de esta forma de actuar, que convierte en sospechosa a toda la población hispana, que puede acabar en la cárcel y ser expulsada, sin que importe que lleve toda una vida residiendo en el país de la democracia y las libertades (¿?).  La policía  está autorizada a interceptarles en la calle si su vestimenta no les parece lo suficientemente yanqui o muestran nerviosismo ante la presencia de las Fuerzas de Seguridad.  Su crimen, carecer de papeles.   

21
ene
10

Cabemos todos

Leo en la prensa de hoy las declaraciones del Presidente Zapatero, en relación con la negativa del Ayutamiento de Vic a empadronar en este municipio catalán a las personas extranjeras sin papeles, y sólo puedo denunciar su hipocresía y cinismo en una materia tan sensible como son los derechos humanos.  Afirma el secretario general del PSOE que “el país que presido no va a permitir que por un truco de un Ayuntamiento haya seres humanos que se queden sin asistencia sanitaria  o sin poder ir a la escuela”.  A continuación añade lo siguiente: “Hemos luchado durante décadas para que no nos pasara eso cuando teníamos que ir fuera”.

¿Cómo se puede mentir de esta manera? El PSOE respaldó con su voto favorable, en junio de 2008, la Directiva de Retorno, aprobada por el Parlamento Europeo, en virtud de la cual las personas inmigrantes sin papeles podrán ser detenidas y recluidas hasta 18 meses en centros de internamiento, mientras se tramita su expulsión.  Los jóvenes menores de 18 años de edad también podrán ser retenidos y a posteriori repatriados a sus países de origen.  Pués bien, el PSOE dijo sí a estas medidas, y lo hizo por decisión del Presidente Zapatero.  ¿Con qué legitimidad habla ahora de derechos inalienables para todas las personas?

El PSOE apoyó en su integridad la Directiva de Retorno junto al Grupo Popular Europeo, cuando pudo posicionarse en contra, siguiendo el ejemplo de Izquierda Unida. Sólo 32 representantes del Grupo Socialista Europeo avalaron con su voto esta propuesta y de ellos la mitad fueron del PSOE. Josep Borrell y Raimon Obiols rompieron la disciplina impuesta desde Ferraz y optaron por el “no”.  Otro europarlamentario del PSC, Martí Grau, se abstuvo. El PSOE calificó entonces esta actitud como una “postura individual”, dejando claro su compromiso con la Directiva de Retorno.  

El presidente de Bolivia, Evo Morales, en alusión a esta iniciativa, señalaba, en una Cumbre de Mercosur,  que “antes nos decían que los indios no teníamos alma; y yo me pregunto ahora dónde está el alma europea”.  Le acompaña toda la razón.  Zapatero, en su papel como Presidente rotatorio de la Unión Europea, tiene una oportunidad única para ser coherente con sus palabras de ayer y reabrir el debate sobre la Directiva de Retorno, que entrará en vigor en julio de este año.  Tras esta propuesta se esconde un discurso tan racista y xenófobo como el que se ha impuesto en Vic o el que pretende  justificar el muro que el Gobierno del PSOE levanta en Ceuta y Melilla contra inmigrantes no deseados.     




Quién soy

Nací en Riaño, Cantabria, el 12 de Agosto de 1960; cuando tenía un año de edad mis padres se trasladaron a Bilbao, y desde entonces vivo en el barrio de Rekalde. He sido parlamentario de Ezker Batua_Berdeak entre 1994 y 2001, y Consejero de Vivienda y Asuntos Sociales del Gobierno Vasco entre 2001 y 2009. Ahora, trabajo como Profesor de Filosofía, Ética y Ciudadanía en un Instituto de Bilbao.

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 108 seguidores

discursos y artículos de opinión
Add to Technorati Favorites
Este blog es parte de Buzzear (ES)
Bitacoras.com
directorio de blogs
directorio de blogs

directorio de weblogs. bitadir
Directorio de Enlaces
directorio y promoción de blogs
Vótame en Cincolinks.com
Directorio de Blog
Venta de Casas

Directorio de Blogs

directorio de blogs
Directorio Webs
Catablogo: Catálogo y directorio de blogs
Mi Ping en TotalPing.com

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 108 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: