Archive for the 'Estados Unidos' Category

12
feb
11

Egipto gana a Mubarak

El pueblo egipcio, al que sometió a su voluntad durante tres décadas, le ha echado, por fin,  del poder y le ha obligado a huir, tras dieciocho largos días de protesta. Imagino que el todopoderoso Hosni Mubarak, el aliado de Estados Unidos y Europa en el norte de África, nunca sospechó que éste sería su final. Amante de las armas  y la carrera militar, logró salir ileso de doce tentativas de atentado contra su persona, pero, aunque lo ha intentado, no ha podido contra una revuelta pacífica, que tiene su origen en treinta años de represión, violación sistemática de los derechos humanos y corrupción institucionalizada.  Dicen de él que es el hombre más rico del mundo, con un patrimonio que podría rondar los 55.000 millones de euros, sin duda alguna robados a su pueblo, cada vez más pobre y con un índice de paro galopante y una protección social nula.

No sé lo que ocurrirá ahora en Egipto, y desconozco si las revueltas que se iniciaron en Túnez se sucederán en Argelia, Jordania, Yemen u otros países del norte de África. Es posible que así sea y llegado el momento nadie podrá impedirlo. La juventud, más concienciada y comprometida, especialmente quienes viven en la ciudad y tienen acceso a internet,  reivindican su lugar y sus derechos, y la razón les asiste. Han pasado de ser sujetos pasivos, víctimas de regímenes despóticos, a iderar una revolución democrática, un estallido de fuerza y libertad, que ha pillado desprevenidos a los gobiernos de todo el mundo y ha demostrado, una vez más, que del mismo modo que el FMI y el Banco Mundial fueron incapaces de intuir la crisis económica, los servicios de inteligencia ni tan siquiera detectaron el malestar y la ira contenida contra Mubarak en Egipto o contra Ben Ali en Túnez. 

Me sorprende, en cualquier caso, la incapacidad de la justicia para exigir responsabilidades a los tiranos, que pasan de ser dictadores a exiliados de lujo, sin que tengan que responder de sus actos.  Mubarak, como Ben Ali, ha sido un líder autoritario, que ha cometido atropellos y atrocidades, con el beneplácito de Estados Unidos y Europa, que incluso le ha acogido como miembro de la Internacional Socialista,  con la coartada de actuar como escudo contra el radicalismo islámico.  En Egipto el Ejército tiene ahora el control y el vicepresidente Suleiman se mantiene como poder fáctico, posiblemente con el apoyo de la CIA e Israel, más interesados en preservar el statu quo actual que en promover reformas políticas, económicas y sociales, que permitan instaurar la democracia, generar empleo, repartir la riqueza y acabar con la corrupción. El tiempo escribirá el futuro, pero no me siento muy optimista.   

03
feb
11

La ceguera del poder

No hay más ciego que el que no quiere ver.  Hosni Mubarak se aferra al poder sin darse cuenta de que su tiempo ha tocado definitivamente a su fin.  No supo intuir, ni detectar el deseo de democracia y libertad que corre por las calles de El Cairo y ahora no sabe decir adiós, ni escuchar la voz de su pueblo.  Los Gobiernos de Yemen y Jordania, temerosos ante el efecto dominó que tiene este estallido por el cambio, han dado unos pasos hacia adelante, tan tibios como testimoniales, ante el convencimiento de que después de lo ocurrido en Túnez y Egipto más pronto que tarde también les llegará su turno.
 
La incapacidad de Hosni Mubarak para asumir su derrota sólo es equiparable al papelón que le está tocando jugar a la diplomacia internacional; han pasado de negar la mayor, a reconocer que debe haber movimientos en los Gobiernos corruptos del norte de África y sólo ante la evidencia de la catástrofe han defendido la necesidad de una transición.  Por supuesto, ninguna embajada ha sido capaz de captar el sentimiento de desesperanza y frustración que durante años se ha ido consolidando en países que consideraban controlados por Gobiernos amigos, que incluso eran miembros de la Internaci0nal Socialista, entre ellos Mubarak y Ben Alí, en Túnez.
Es cierto que ahora les han expulsado de este selecto club, pero es igualmente cierto que durante años les han protegido, como si fueran hermanos en lugar de denunciarles por dictadores y corruptos.  Estados Unidos y Europa nunca han sabido elegir bien sus alianzas fuera del llamado mundo occidental y han optado siempre por gobiernos poco sensibles a los principios de democracia y la libertad.  No es fácil ver cuando se cierran lo ojos ante la evidencia y esta afirmación es tan válida para lo que ocurre en el norte de África como en España. La imagen de Zapataro, firmando el mal llamado pacto social con la patronal y las centrales UGT y CC.OO el mismo día en el hemos sabido que en enero más de 130.000 personas han perdido su empleo, es, cuando menos, poco afortunada. Están perdiendo la credibilidad y la confianza de la ciudadanía, a la que no pueden engañar con falsas promesas sobre las bondades de la reforma del sistema de pensiones o la reforma del mercado laboral aprobada hace unos meses.  
01
dic
10

Llamazares, “un tipo con sentido común”

Gracias a Wikileaks sabemos hoy cuál es el opinión de Alfredo Pérez Rubalcaba sobre Gaspar Llamazares.  “Un buen tipo con mucho sentido común, a pesar de sus tendencias de izquierda“.  La descripción del vicepresidente y ministro de Interior está recogida en uno de los miles de documentos filtrados a los medios de comunicación y fue realizada en enero de 2010 en el transcurso de una entrevista que mantuvieron entonces, en Madrid, Alfredo Pérez Rubalcaba y el embajador de Estados Unidos en España, Alan Solomont.  El objetivo del encuentro eran las relaciones bilaterales entre sus países respectivos, pero dió la casualidad que la reunión coincidió en el tiempo con la difusión de una imagen de Osama Bin Landen que, en realidad, era una fotografía de Gaspar Llamazares manipulada por el FBI.   

Solomont se disculpó ante el  ministro de Interior, intuyo que con poca convicción y obligado por la cortesía, alegando que era un hecho fortuito, sin “motivación política“.    Hasta aquí todo dentro de los cauces de la más estricta diplomacia-hipocresía. Lo mejor estaba todavía por llegar.  La respuesta de Alfredo Pérez Rubalcaba ante el el embajador de Estados Unidos tiene mucho de sumisión, pero más aún de cobardía y traición a la izquierda y al propio socialismo. “Llamazares, a pesar de sus tendencias de izquierdas, es un buen tipo con mucho sentido común“,  resumió el ministro de Interior. Toda una declaración de principios.  De las palabras del ahora vicepresidente y ministro de Interior se deduce que ser de izquierdas es una amenaza, incompatible con ser un buen tipo o tener sentido común.  Afortunadamente, Gaspar Llamazares, a su juicio, sería una excepción.

Alfredo Pérez Rubalcaba queda perfectamente retratado en una sola frase. Su discurso me suena rancio, reaccionario, retrógrado e incluso un pelín fascista.  Para un socialista de verdad “ser de izquierdas” debería ser un motivo de orgullo, máxime ante un representante de Estados Unidos.  Gaspar Llamazares es un buen tipo por muchas cosas, pero entre ellas, en un lugar preferente, está precisamente ser de izquierdas. Habrá también buenos tipos en la derecha y con sentido común, pero con seguridad menos que en la izquierda. Ser un buen tipo y tener mucho sentido común choca con aprobar la reforma laboral,  retrasar la edad de jubilación, recortar las prestaciones sociales o reducir el déficit a costa de negar derechos y servicios públicos. Por eso, no tengo ninguna duda: quien no es un buen tipo es Alfredo Pérez Rubalcaba. Claro que Estados Unidos piensa diferente. Para su embajador es “encantador“.      

 

 

 

30
nov
10

Wikileaks y la transparencia necesaria

La participación ciudadana real en la vida pública y la transparencia en las decisiones y actuaciones de los Gobiernos son, al día de hoy, los dos retos más importantes que debe abordar la democracia si quiere generar adhesión social.  En caso contrario, perderá todo su valor y será sustituida por la dictadura del capital y las grandes multinacionales, que son quienes,  en verdad, mandan, imponen sus programas y obligan a los Gobiernos del mundo y a sus instituciones a cumplir sus dictados al pie de la letra.

Los documentos sacados a la luz por Wikileaks revelan hechos y datos que ya sabíamos o, al menos, intuiamos: la diplomacia estadounidense, como todas, ejerce su labor recurriendo  al espionaje, a la corrupción, a la compra y pago de favores, al abuso de poder, al chantaje, a la extorsión y a la amenaza. Sus prácticas son comunes a las empleadas por la mafia y grupos organizados de delincuentes al más alto nivel.  Hasta la fecha han contado con un gran aliado: la impunidad. El secreto de estado ha sido una salvaguarda para legitimar presuntos actos delictivos, que antes o después habrán de ser juzgados por la historia.    

Las redes sociales están haciendo un buen trabajo y es necesario que estos hechos se conozcan. Imagino que en el futuro se andarán con más tiento, aunque lejos de aprender la lección pretenden matar al mensajero y para ello aplicarán toda su artillería legal o no legal contra Wikileaks y sus responsables.  Dice ahora Hillary Clinton, en un alarde de cinismo e hipocresía,  que esta última revelación es un ataque a la comunidad internacional.  La secretaria de Estado norteamericana miente más que habla.  Espiar a la ONU si es un ataque a una institución que se supone inviolable.  Lástima que hasta la fecha sólo se haya filtrado información made in USA. Espero con interés el día en que podamos leer los informes de la inteligencia española. Ojalá sea pronto.  

04
nov
10

El ocaso de Obama

Obama, en horas bajas

Obama, en horas bajas

La sociedad estadounidense ha castigado con su voto al primer presidente negro de su historia.  No sé cuáles son las razones para explicar cómo en sólo dos años Barack Obama ha perdido gran parte de su atractivo y popularidad hasta el punto de retroceder significativamente en unas elecciones clave, en las que el Partido Demócrata ha cedido el bastón de mando en el Congreso al Partido Republicano.

La expectación que en su día levantó Barack Obama se ha tornado en una profunda decepción, que los conservadores han sabido capitalizar.  Los analistas apuntan a la persistencia del desempleo, que ronda el diez por ciento, y a la reforma del sistema sanitario, emprendida por la Casa Blanca, como las causas que están en el origen de esta debacle.  Personalmente, creo que la sociedad norteamericana más progresista esperaba mucho más de su presidente.

Barack Obama ha pretendido salvar el capitalismo, dándole un barniz más humanista, pero manteniendo, al mismo tiempo, el poder de Wall Street. Y, como le está ocurriendo a Zapatero, el mercado devora a sus propios hijos, por mucho que éstos se quieran hacer perdonar, actuando como adalides  del modelo de desarrollo neoliberal con el mismo celo que pone en ello la derecha económica.

Muchas personas pensaron que Barack Obama iba a liderar una revolución contra la banca y el sistema, y ahora se sienten frustradas.  Su presidente está tan maniatado como Zapatero a los dictados del Fondo Monetario Internacional y su margen de maniobra es poco o ninguno. Al capitalismo, o se le vence o te vence.  Barack Obama lo está viviendo en primera persona y Zapatero haría bien en tomar ejemplo de quien ha sido su referente.

Tampoco podemos obviar una realidad inquietante. En Estados Unidos el poder de FOX Televisión y los Think Tanks ha logrado hacer creer a la opinión pública que Barack Obama es musulmán, comunista y antiamericano.  En un país en el que sitúan a España en Lationamérica, confunden el cambio climático con una enfermedad tropical  y piensan que Dios creó primero al hombre y después a la mujer con una costilla de Adán, es fácil manipular y engañar a una ciudadanía descontenta, que ve amenazado su bienestar básico -empleo, vivienda, educación y sanidad- cuando siempre le dijeron que eran los amos del mundo.  En este caos, el Tea Party sólo puede crecer.        

 

27
oct
10

El verdadero rostro del Tea Party

La extrema derecha siempre me ha dado miedo; apela a conceptos como seguridad y libertad para legitimar su intolerancia y su fanatismo.  Sus dirigentes y sus seguidores piensan que hay una sola verdad y ésta  es la suya.  La rama ultra del Partido Republicano, conocida como Tea Party, es un buen ejemplo de este nuevo patriotismo que recurre Estados Unidos,  apelando al individualismo y el nacionalismo más reaccionario. Hacen bandera de la religión, pero rechazan la solidaridad, el reparto justo de la riqueza, los servicios públicos y  las prestaciones sociales.  Y por si todo ello fuera poco, además,  fomentan el odio a la multiculturalidad y a la inmigración.     

Se presentan ante la sociedad como modelos de personas responsables, amantes del orden y la familia, buenos vecinos y mejores trabajadores. Sin embargo, les gusta llevar armas en la guantera de sus coches, guardarlas en el salón de sus casas y, llegado el caso, utilizarlas con la excusa de la defensa propia y la salvaguarda de sus propiedades.  Por supuesto, piensan que la guerra es necesaria para enseñar al mundo quién manda  y cuando algo o alguien les incomoda la emprenden a golpes.  Lauren Valle, militante demócrata, acudió a protestar pacíficamente en un acto electoral del candidato republicano al Senado por Kentucky, Rand Paul. Le recibieron a empujones, le tumbaron en el suelo y hubo quien le pisoteó.  Lo dicho: dan miedo.

23
oct
10

Wikileaks y la verdad sobre Irak

Julian Assange, fundador de Wikikeaks

Julian Assange, fundador de Wikikeaks

La publicación de más de 390.000 documentos secretos sobre la guerra de Irak ha situado, una vez más, en el ojo del huracán al portal web Wikileaks, gestionado por The Sunshine Press, una organización no gubernamental sin ánimo de lucro, integrada por periodistas de investigación, abogados, activistas de derechos humanos,… que tiene como objetivo la divulgación de información reservada para su conocimiento por parte de la ciudadanía.  Todas sus publicaciones han generado una gran polémica a nivel mundial, pero, en realidad, no desvelan nada que no supiéramos o, al menos, nada que no intuyéramos.     

Wikileaks ha constatado con pruebas  que el Gobierno de Estados Unidos permitió, cuando no alentó,  casos de abusos, tortura, violación y asesinatos de civiles durante el conflicto de Irak.  Daños colaterales les llaman algunos.  La Administración norteamericana, como todas,  apela siempre a la seguridad para legitimar el secreto sobre sus actuaciones, pero lo que busca es la impunidad porque sabe que sus dirigentes son responsables, por acción u omisión, de crímenes de lesa humanidad, que nadie persigue, juzga o condena.

Decía ayer Julian Assange, fundador de Wikileaks, que “la primera víctima de una guerra es la verdad“, y tiene toda la razón.  Hoy, los medios de comunicación no informan sobre los conclictos que supuestamente cubren; se limitan a enviar mensajes y consignas que les dictan quienes deciden cuándo, dónde, cómo y para qué llevar a cabo una  intervención militar.  Los Estados no quieren testigos incómodos; tienen miedo a la transparencia y a la verdad porque no les gusta ver su imagen reflejada en el espejo.  

Ahora nos confirman que 15.ooo civiles han sido asesinados en Irak;  conocemos sus nombres y las historias de dolor y sufrimiento que han vivido. Cuando salimos a las calles a denunciar la intevención militar en ese país lo hicimos porque éramos conscientes de que esto ocurririría. Bush también lo sabía, al igual que Blair y Aznar, aunque a ellos poco o nada les importaba.  Los datos difundidos por Wikileaks son esenciales para esclarecer la verdad, pero a mi me gustaría que fueran útiles para depurar responsabilidades y evitar así que hechos como éstos se repitan en el futuro.

Un Gobierno democrático, en lugar de arremeter contra esta información, debería ser el primer interesado en esclarecer actuaciones de esta naturaleza e investigarlas hasta sus últimas consecuencias. Confío en que las pruebas aportadas por Wikileaks permitan hacer justicia, aunque me confieso pesimista. Hay muchos intereses en negar la verdad y su poder alcanza incluso a los tribunales. Se puede dar la paradoja de que los investigadores de Wikileaks sean procesados por espionaje, mientras los inductores y los responsables de abusos, torturas, violaciones  y asesinatos de civiles  escapan a la acción de la justicia. Increíble, pero cierto.    




Quién soy

Nací en Riaño, Cantabria, el 12 de Agosto de 1960; cuando tenía un año de edad mis padres se trasladaron a Bilbao, y desde entonces vivo en el barrio de Rekalde. He sido parlamentario de Ezker Batua_Berdeak entre 1994 y 2001, y Consejero de Vivienda y Asuntos Sociales del Gobierno Vasco entre 2001 y 2009. Ahora, trabajo como Profesor de Filosofía, Ética y Ciudadanía en un Instituto de Bilbao.

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 111 seguidores

discursos y artículos de opinión
Add to Technorati Favorites
Este blog es parte de Buzzear (ES)
Bitacoras.com
directorio de blogs
directorio de blogs

directorio de weblogs. bitadir
Directorio de Enlaces
directorio y promoción de blogs
Vótame en Cincolinks.com
Directorio de Blog
Venta de Casas

Directorio de Blogs

directorio de blogs
Directorio Webs
Catablogo: Catálogo y directorio de blogs
Mi Ping en TotalPing.com

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 111 seguidores

%d personas les gusta esto: