Archive for the 'Despido Libre' Category

28
mar
12

El derecho a la huelga general

Quiero creer que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy,  no se había fijado como objetivos prioritarios, cuando aprobó la reforma del mercado laboral, empobrecer al conjunto de la  ciudadanía, ni tan siquiera condenar a millones de personas a la precarización, la inestabilidad y la inseguridad, pero lo cierto es que lo ha logrado. Su obsesión por defender los intereses de la patronal y obedecer los dictados impuestos por el mercado, nos convierten a todos en víctimas de una política económica reaccionaria y neoliberal, que lejos de crear empleo lo destruye, al tiempo que reduce las prestaciones sociales y consagra la desigualdad y la injusticia, con serias amenazas a la viabilidad de servicios públicos como la sanidad y la educación.

Vivimos tiempos convulsos, con una mayoría absoluta del Partido Popular, que terminará la legislatura reduciendo a cenizas los pilares de un incipiente estado del bienestar, que ha dejado de serlo cuando aún estaba en fase de construcción. Conozco a personas en mi entorno más cercano que hace dos años disfrutaban de un puesto de trabajo estable y un horizonte de desarrollo profesional prometedor, que hoy han agotado el desempleo, han puesto a la venta su vivienda y han buscado cobijo en el hogar familiar, donde conviven padres, hijos y nietos con la pensión de los más mayores. No es mi intención caer en la demagogia, pero ésta no es una realidad aislada.

Es un drama humano que no queremos ver porque nos duele, pero que está presente en nuestro día a día. Por todo ello, tengo la convicción plena de que el próximo 29 de marzo las personas progresistas, con conciencia social, acudiremos a una cita obligada en las calles de todas las ciudades del Estado. La huelga general no es sólo un derecho legítimo, reconocido en la propia Constitución; es también un modo de lucha y especialmente en situaciones críticas como la actual. La reforma laboral, impulsada por el Gobierno Rajoy sin diálogo ni negociación con las centrales sindicales, ni debate en las instituciones, constituye un atropello, que consolidará en el corto plazo un modelo de sociedad excluyente, en el que el capital y el mercado establecerán las reglas de juego en detrimento de las personas que tienen un empleo o aquellas que lo están buscando. La reforma laboral no es sólo un mecanismo legal para determinar el marco de relaciones entre la empresa y sus trabajadores.  Es mucho más. Determina nuestro futuro e incluso condiciona conceptos como ciudadanía, bienestar y democracia.

Mariano Rajoy ha dado un paso hacia adelante para construir un Estado más dual e insolidario, en el que el poder y los recursos se concentran en quienes mueven los hilos del mercado y bien podemos llamar el capital sin “alma”. La flexibilidad, la inseguridad y los bajos salarios marcarán las vidas de las nuevas generaciones, que serán cada vez más vulnerables a la toma de decisiones ajenas a sus intereses y a sus propios derechos como ciudadanas y ciudadanos. La reforma laboral se suma así a los recortes en los servicios públicos, al copago en la sanidad o a la pérdida de calidad en la educación.

La derecha sabe muy bien manipular el significado de las palabras y disfraza todas estas actuaciones con términos como austeridad, que se asocia a valores positivos, o bien justifica sus acciones con afirmaciones como “hemos vivido por encima de nuestras posibilidades”. Es decir, por un lado nos hace responsables de la crisis y sus consecuencias y, por otro, reviste sus políticas de conceptos que generan y transmiten ideas de buena gestión, cuando en realidad ocultan perniciosas estrategias. Así se explica que la ciudadanía premie después con su respaldo en las urnas a quienes gestionan su voto en contra de sus derechos. La conclusión es evidente: hay razones sobradas para la huelga general y las hay todavía más para continuar con la movilización activa. Y entre todas ellas, una especialmente grave, que ha pasado desapercibida. El presidente de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), Joan Rosell, reivindica ahora, en una vuelta de tuerca más del capitalismo neoliberal, “regular el derecho de huelga”.

Nos encontramos ante un nuevo eufemismo para ocultar un atropello democrático, que lesiona la propia democracia en un capítulo sustancial. Rosell entiende que una huelga general no puede paralizar el país y propone, por no decir “dicta”, una reforma que en caso de ser aprobada dejará a las trabajadoras y trabajadores sin un instrumento de lucha fundamental.  Nos han inoculado el “virus” del miedo para neutralizar la crítica y la capacidad de respuesta. No nos rindamos.

01
oct
10

Gracias, Zapatero

El drama del desempleo tiene nombres y apellidos, aunque no siempre seamos conscientes de ello. Las cifras, en ocasiones, no nos dejan ver la realidad y olvidamos que tras la estadística se esconden seres humanos, que se enfrentan en solitario a situaciones críticas, que arruinan su presente y les niegan  el futuro.  Los números son fríos y los datos carecen de rostro, pero cuando hablamos de más de cuatro millones y medio de personas sin empleo, estamos hablando de una emergencia nacional, a la que ni podemos, ni debemos dar la espalda.
Ayer mismo un vecino de Portugalete,  que hace dos días, se subió a una grúa en el campus universitario de Leioa para evitar el desahucio de su vivienda, fue trasladado al Hospital de Cruces a causa de una hipotermia. Su caso ha logrado hacerse un hueco en los medios de comunicación, aunque hay otros muchos como el suyo.  Sólo conozco su nombre y su edad.  Se llama Fernando Fernández y tiene 37 años.  Su historia es, con toda seguridad, una más de miles y miles que existen y de las que poco o nada sabemos porque no merecen la atención de los medios de comunicación.  
Sin embargo, están ahí y cada vez son más y más las personas sin ingresos. Fernando Fernández sólo quiere negociar con el banco la hipoteca que pesa sobre su vivienda y su vida como una losa.  Quienes llamaron, en su día, a la puerta del Estado para que les salvara de la quiebra son precisamente quienes ahora van a embargarle un piso que quiere pagar pero no puede. Una amiga muy cercana, sin trabajo desde hace dos años, ha puesto su casa en alquiler para hacer frente al crédito; ha regresado al hogar de sus padres y ha suprimido las actividades extraescolares de su hija por falta de medios económicos.
Combate la angustia con medicación, se ofrece como asistenta a domicilio por horas y las ojeras se adueñan de su cara, dejando en ella la huella del sufrimiento. Ha perdido la confianza en si misma, ha olvidado lo que significa la palabra autoestima y no ve ninguna alternativa a su solución ni a corto, ni a madio plazo. Sabe que necesita terapia y ayuda, pero sabe también que le resulta imposible porque necesita ese dinero para comer. Es un caso más, al igual que el de Fernando Fernández, pero, aunque queramos no pensar en ello, son muchos más, conviven a nuestro lado y debemos asumir que nadie está libre de cruzar la línea. Basta con recibir la carta de despido.  Cada vez más barato, más fácil y más numeroso. Gracias, Zapatero, por llevarnos a la ruina para que la patronal y la banca sean más ricas, fuertes y poderosas.            
30
jul
10

Despido a la carta

Aprovechando el paréntesis veraniego y la operación salida, PSOE, CiU y PNV nos la han metido doblada. Si la reforma laboral propuesta por el Gobierno Zapatero era ya, en su origen, un atropello sin precedentes a los derechos de las trabajadoras y trabajadores, el Congreso de los Diputados avaló ayer como causa de despido objetivo “la previsión de pérdidas y la disminución persistente del nivel de ingresos“.  ¿Y a esto le llaman socialismo?  Increíble, pero cierto.

El PSOE está haciendo el trabajo sucio a la derecha, mientras la patronal se frota las manos porque nunca pensó que encontraría en Zapatero un lacayo tan sumiso como leal.  CiU y PNV, por su parte, juegan al gato y al ratón, sirviéndose de la soledad del Gobierno para presionarle, pero eso sí nunca pensando en el bienestar de la ciduadanía sino en sus propios intereses.  Se escudan en la abstención, pero en bambalinas negocian y pactan apaños, cuya letra pequeña desconocemos.  La tramitación por vía de urgencia evita, además, el debate en pleno y fomenta cierto oscurantismo, que queda reforzado, además,  por la fecha elegida, 29 de julio.    

La reforma laboral es, en cualquier caso,  una amenaza real, que tendrá graves consecuencias sobre miles de personas, que podrán perder su trabajo, con una indemnización de sólo 20 días, si su empresa argumenta posibles pérdidas o mermas de ingresos. Se abre de este modo un auténtico coladero, que nos deja en la más absoluta indefensión.  Un día negro el de ayer para la ciudadanía, que nos obliga a dar la batalla en la calle, con más fuerza si cabe,  en la Huelga General del 29 de septiembre.  No nos dejan más salida que las barricadas.      

 




Quién soy

Nací en Riaño, Cantabria, el 12 de Agosto de 1960; cuando tenía un año de edad mis padres se trasladaron a Bilbao, y desde entonces vivo en el barrio de Rekalde. He sido parlamentario de Ezker Batua_Berdeak entre 1994 y 2001, y Consejero de Vivienda y Asuntos Sociales del Gobierno Vasco entre 2001 y 2009. Ahora, trabajo como Profesor de Filosofía, Ética y Ciudadanía en un Instituto de Bilbao.

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 108 seguidores

discursos y artículos de opinión
Add to Technorati Favorites
Este blog es parte de Buzzear (ES)
Bitacoras.com
directorio de blogs
directorio de blogs

directorio de weblogs. bitadir
Directorio de Enlaces
directorio y promoción de blogs
Vótame en Cincolinks.com
Directorio de Blog
Venta de Casas

Directorio de Blogs

directorio de blogs
Directorio Webs
Catablogo: Catálogo y directorio de blogs
Mi Ping en TotalPing.com

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 108 seguidores

%d personas les gusta esto: