Archive for the 'Crisis' Category

02
oct
13

Frente amplio de izquierda contra la crisis

Artículo de opinión EL CORREO. 30 septiembre 2013
Javier Madrazo

España se tambalea. La ciudadanía vive entre perpleja, indignada e impotente ante el periodo histórico más oscuro desde la Transición democrática. Los valores y los principios en los que entonces quisimos creer hoy se han derrumbado. La corrupción sistemática, organizada y amparada por los poderes del Estado, ha quebrado la confianza en aquellas instituciones que precisamente deberían de ser el ejemplo de honradez, sobriedad y transparencia. Leer la prensa, escuchar la radio o ver los informativos de televisión se han convertido en un auténtico vía crucis para el ánimo. Parece evidente que el dinero todo lo pervierte y quienes tienen acceso fácil a él nunca se dan por satisfechos.
En realidad esta es la lógica del capitalismo: la acumulación del mayor número de recursos en el menor número de manos posible, mientras se impone como consecuencia el empobrecimiento de la población. El llamado “caso Urdangarín”, que alcanza de lleno a la Infanta Cristina y la propia Corona, amenaza la estabilidad y el futuro de la Casa Real, que no ha encontrado el respiro mediático que esperaba tras el escándalo Bárcenas y de los ERE. Siempre nos contaron que el monarca Juan Carlos I era un monarca sin fortuna, a quien ayudaron a subsistir un grupo de fieles a la causa. Ahora sabemos que tiene fondos suficientes para prestar a su hija, 1.200.000 euros, que con toda seguridad serán calderilla en sus cuentas personales. Por supuesto nunca sabremos cual es el patrimonio del Rey, ni tampoco conoceremos su origen. La futura Ley de Transparencia, poco más que un eufemismo, quedará en papel mojado sino incluye la obligatoriedad de hacer públicos con carácter anual los bienes y propiedades de los miembros de la Casa Real que cobran el erario público.
La crisis de legitimidad alcanza de lleno a la monarquía con el misma virulencia que al Partido Popular o al PSOE, La corrupción sistemática, organizada y planificada, parece tan enraizada en el sistema que apelar a regeneración suena a utopía, máxime si son los responsables de estas prácticas delictivas quienes pretenden enarbolar esta bandera en un intento por exonerar sus culpas, pasar página y mantener en un futuro sus mismos privilegios y statu quo tras un lavado de cara. Nadie duda a estas alturas de los poderes del Estado-Ejecutivo, Legislativo y Judicial- han sido conocedores, cuando no partícipes por acción u omisión, de actitudes reprobables, en lo que bien parece un complot orquestado para propiciar el enriquecimiento de las élites dirigentes, en las que se incluyen la Corona, las cúpulas de los partidos políticos y la banca.

Hay razones fundadas para la indignación, cuando no para la ira, pero en honor a la verdad debemos admitir que la sociedad española está dando muestras de una paciencia infinita, que también puede ser interpretada como muestra de impotencia. Sólo así se explica que en un contexto como el actual, en el que el desempleo, los recortes y las privatizaciones de los servicios públicos condenan a millones de personas a una situación de extrema vulnerabilidad, el descontento no estalla en nuestras ciudades. Es más, la respuesta ciudadana cuando surge, es siempre pacífica, caso del Movimiento 15M o las Mareas Ciudadanas, por ejemplo, y sus reivindicaciones se centran en la profundización de la democracia, la participación y la justicia social. Esta actitud cívica es el contrapunto a los abusos cometidos por quienes han ejercido el poder desde la prepotencia, pensando en el bien personal y no en el interés general.
Todas las encuestas coinciden en constatar la desconfianza ciudadana en relación con las instituciones más representativas del Estado y de la pérdida de credibilidad de la política y quienes se dedican a ella. Sin embargo, una vez más, la sociedad española, dando muestra de una gran madurez, no busca salidas falsas a esta crisis de legitimidad sino que apela a la defensa del compromiso público, y la corresponsabilidad, la solidaridad, y el respeto a los valores y principios que se presuponen a una democracia avanzada, aunque en nuestro caso, estos hayan sido vulnerados. En este escenario la izquierda, y no hablo de siglas, sino de ideología, se presenta como una alternativa, no sólo viable sino deseable. Izquierda Unida presenta una importante tendencia al alza, pero sus dirigentes no generan ni el discurso ni la ilusión que cabría esperar. Sus expectativas de voto tienen su origen en el descrédito ajeno y no en los méritos propios.
Es preciso avanzar hacia la constitución de un frente amplio que aglutine a las fuerzas y movimientos sociales que representen hoy a la izquierda alternativa y ciudadana en el Estado, poniendo especial atención en las personas más jóvenes, en los colectivos más comprometidos y en los más afectados por la ofensiva neoliberal. Izquierda Unida tiene un papel muy importante que jugar en esta dirección, pero para ello tiene que actuar con voluntad sincera de diálogo y generosidad suficiente para compartir espacio, planteando convocatorias abiertas y no excluyentes, es decir, no sólo a los de su “órbita”. Si su dirección, hoy copada por el “aparato” del Partido Comunista de España, no renuncia al intento de monopolizar ese proceso de convergencia, se podrán obtener mejores resultados electorales, pero se estará perdiendo una ocasión histórica de debilitar seriamente el bipartidismo y de hacer de la izquierda anticapitalista, ecosocialista y plurinacional, una verdadera alternativa de lucha y de gobierno. Son muchas las voces que reivindican un acuerdo de esta naturaleza, que conecta además, con el sentir de una parte importante de la población que demanda referentes políticos éticos, que tengan por bandera la integridad, fiabilidad y vocación social.

20
feb
13

Verdades como puños

Comparto con todos vosotros este vídeo que me han envíado. Verdades como puños.

16
ene
13

No les dejemos ganar esta batalla

Artículo publicado en Noticias Obreras. Enero 2013. Javier Madrazo Lavín

La detención de Gerardo Díaz Ferrán expresidente de la CEOE y excopropietario de Viajes Marsans, ha puesto de manifiesto, una vez más, la hipocresía y la doble moral no sólo de la cúpula empresarial española, sino también del modelo de desarrollo neoliberal que nos imponen el Fondo Monetario Internacional y el Banco Central Europeo. Ahora sabemos que quien reclamaba como “respuesta” ante la evidencia de la crisis económica “trabajar más y cobrar menos”, es, cuando menos, “presunto” responsable de alzamiento de bienes y blanqueo de dinero.

Sin duda alguna, Gerardo Díaz Ferrán no es el único “delincuente” de guante blanco, que se declara insolvente para decretar la suspensión de pagos en sus empresas, solicitar un concurso de acreedores y despedir a sus empleados sin más compensación que la frustración y la desesperanza que supone inscribirse sine die en las largas listas del paro. Son muchos quienes han actuado así en el pasado, lo hacen aún en el presente y lo continuarán haciendo en el futuro. Es, de hecho, una práctica amparada por el poder e incluso por la legislación.

Se presentan ante la sociedad como “hombres de negocios” y son, en realidad, defraudadores y evasores a cuentas cifradas, ocultas en paraísos fiscales. Hoy centramos toda la atención en quien fuera el jefe de la Patronal española, pero no debemos olvidar que como Gerardo Díaz Ferrán hay miles de dueños y directivos de empresas reconocidas en el mundo entero, en muchos casos consideradas un ejemplo de solvencia y un modelo a imitar, que entre todas ellas hurtan al erario, es decir a la comunidad, más del 20 por ciento del PIB.

No deja de ser una ironía que quienes hacen de la corrupción su seña de identidad y de la apropiación ilícita de fondos públicos la base de fortunas personales de escándalo, sean, al mismo tiempo, quienes nos impongan recortes en sanidad, educación, pensiones y prestaciones sociales. El arresto y la entrada en prisión de Gerardo Díaz Ferrán puede ser una buena noticia, pero no tendrá ningún valor efectivo mientras no avancemos hacia un modelo de desarrollo alternativo que evite abusos como los cometidos por el copropietario de Viajes Marsans.

Hay razones para la impotencia y el descontento ciudadano. El malestar que se manifiesta en nuestras calles es mayor cada día que pasa y exige una respuesta adecuada por parte de unas instituciones sometidas a la presión y el control de los mercados, que corren el riesgo de quedar desautorizadas por las mismas personas a quienes deberían representar, en lugar de dejarlas abandonadas a su suerte ante un panorama desolador. En honor a la verdad, no hay espacio para el optimismo. Sólo nos queda apelar a la revolución pacífica y democrática.

La política está tan desprestigiada como lo están quienes la ejercen. Sin embargo, este hecho no debe hacernos olvidar que la política, bien entendida, puede ser un instrumento de transformación social. Necesitamos compromiso, convicciones y organización. Es preciso recuperar los principios de lucha y resistencia de la izquierda anticapitalista, que nos harán más fuertes y nos liberarán de la tiranía neoliberal, que hoy nos atenaza, mediante la extensión del miedo para bloquearnos y paralizarnos. No les dejemos ganar esta batalla.

16
ene
13

Compromis contra la crisis. Joan Baldoví

compromis

18
jul
12

que se jodan ellos

 

28
jun
12

Nos están dejando en pelotas

27
jun
12

Con la lucha minera

21
jun
12

Manifiesto Unidad de la Izquierda contra la crisis

Os dejo El Manifiesto “Unidad de la Izquierda contra la Crisis” en el que se recogen las aportaciones de militantes de Ezker Batua-Berdeak y de varios independientes. En este manifiesto se contemplan varias propuestas de salida de la crisis fruto del análisis de la situación actual.

MANIFIESTO UNIDAD DE LA IZQUIERDA CONTRA LA CRISIS

En medio de la crisis más profunda del capitalismo, que destruye Empleo y Derechos, cuyos efectos venimos sufriendo la gran mayoría de ciudadanos, es preciso frenar a los poderes económicos y extender los Derechos Humanos a toda la ciudadanía, con especial atención a los más vulnerables.

Manifestamos una profunda alarma ante las medidas que se están aplicando frente a la crisis económica, que lejos de contribuir a su superación bajo parámetros de igualdad y reparto más equitativo de la riqueza, están provocando recortes de derechos sociales y laborales.

Pareciera que el objetivo oculto de la crisis es crear un shock social que agarrote a la ciudadanía, un miedo que paralice, una sociedad sumisa para acabar con las conquistas sociales del siglo XX y llevarnos al XIX.

Somos conscientes de que los grandes actores del Mercado están saqueando las arcas públicas y llevándonos a la catástrofe. Desahucian a quien no puede pagar la hipoteca de su casa, mientras rescatan a los que han especulado con el dinero de todas y todos. Quieren hacernos creer que es cuestionable el Estado de Bienestar, y que sin embargo el capitalismo debe permanecer.

¿Hará falta una catástrofe sin paliativos para que haya alguna acción política real que vaya más allá de los rescates a los bancos?  Con esa catástrofe acercándose, desmovilizados y desunidos, pareciera que aún tenemos mucho que perder.

Hemos de unirnos para ofrecer razones en pro de esa movilización, para darle un sentido, para dotarle de un por qué, para negarnos a aceptar esta realidad como destino, como una penitencia inevitable. Mejor contemplarla como un desafío que nos invita al cambio, a resistir, a rebelarnos. El miedo no debe ser más fuerte que los Derechos Humanos, más fuerte que el altruismo, ni más fuerte que la verdad.

Contra la división crónica de la izquierda y todo el movimiento sindical, hace falta una izquierda social fuerte, más unida que nunca. Es el tiempo de trenzar alianzas de lucha, destacando lo que nos une frente a lo que nos separa. Frente al cataclismo tiene que haber un lugar para la esperanza. Podemos salir de esta crisis, pero será con nuestras propias fuerzas, con la pedagogía y la creatividad del esfuerzo compartido. Nada haremos si permanecemos desunidos. Ese es el reto diferencial que debemos poner en marcha.

Después vendrá un catálogo de alternativas irrenunciables elaborado de manera colectiva, a favor de que la gente conserve sus derechos, la sanidad, la educación, sus viviendas, el reparto del trabajo; de que mantengamos las conquistas sociales que tanto esfuerzo costaron. Pero antes de nada debemos propiciar esta honesta Convocatoria. Hay otra manera de vivir.

21
jun
12

Capitalismo “ciego”

El escritor uruguayo Eduardo Galeano sentenciaba tiempo atrás, en referencia al modelo de desarrollo capitalista, que el sistema que condiciona el futuro de la humanidad  “está ciego”.  Cuánta verdad en tan pocas palabras.  La crisis económica y las propuestas impulsadas para hacer frente a sus consecuencias han puesto de manifiesto la crueldad de la política neoliberal.  Millones de personas están siendo condenadas sin remisión a la pobreza y a la pérdida de derechos humanos fundamentales -el empleo, la sanidad y la educación son tres ejemplos-, al tiempo que se resquebrajan las reglas de juego de la democracia, que para ser real ha de sustentarse en la soberanía popular y no en la decisión exclusiva del poder financiero.  

Las personas, sus necesidades y sus demandas han dejado de ser el eje de la acción pública para convertirse en víctimas de actuaciones no sólo ajenas a su voluntad sino incluso contrarias a la misma y a sus aspiraciones legítimas. Los gobiernos se han convertido en meros ejecutores de las directrices de los mercados y legislan en función de las estrategias del Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional y la Unión Europea. Carecen de margen de maniobra efectiva para poder liderar propuestas alternativas a las que les son impuestas porque desde un primer momento se han sometido a las órdenes recibidas. En este sentido,  en el Estado español, no hay diferencias sustanciales entre las actuaciones del PSOE y el PP, como tampoco las habrá en Francia entre Nicolás Sarkozy y Francoise Hollande.

El sistema neoliberal no deja espacio a la disidencia. Controla todos los resortes del poder, incluido el pensamiento, que ha dejado de ser libre para estar adocenado por la manipulación de la información e incluso el uso del lenguaje. Las voces críticas con la política económica dominante pasan desapercibidas en los grandes medios de comunicación, que les cierran sus puertas, salvo en contadas ocasiones, en las que son utilizadas como coartada para reivindicar una supuesta pluralidad, que evidentemente nunca es tal. El ejercicio de la actividad política está tan desprestigiado, fruto de la corrupción sistemática y el abuso de la autoridad, que estas prácticas ni tan siquiera generan ya  el rechazo y la condena que merecen.

La banca, ahora rescatada con fondos europeos, es la misma que durante años ha acumulado beneficios multimillonarios, que se han evaporado a modo de sueldos de escándalo, jubilaciones doradas, fondos en paraísos fiscales y otros tantos atropellos, que ni podemos imaginar. Por supuesto, nadie asume ninguna responsabilidad en esta debacle y los mandamases de la banca hacen gala de su prepotencia, ajenos al daño causado, sin importarles cuál es el resultado de sus tropelías y menos aún la impotencia y la frustración de quienes debemos pagar los platos rotos. Se saben impunes y este hecho, unido a su falta de ética personal y profesional, les libera de todo remordimiento y sentimiento de culpa.  La justicia, evidentemente, mira hacia otro lado y las denuncias ciudadanas en estos casos terminan siempre siendo archivadas.                    

Nos estamos acostumbrando a que nuestros representantes políticos nos mientan una y otra vez con promesas incumplidas, declaraciones falsas y comparecencias en las que no se admiten preguntas para evitar explicaciones e impedir de facto el ejercicio del periodismo libre e independiente. Las pruebas son tantas, que resulta imposible enumerarlas todas. Donde nunca habría recortes, hoy no queda ya dónde meter la tijera, aunque más pronto que tarde asistiremos a nuevas restricciones. Tampoco habría subidas de impuestos para la llamada clase media, cada día más empobrecida por efecto de la crisis, y los ha habido, mientras el Gobierno Rajoy impulsaba una amnistía fiscal para quienes más dinero han defraudado al Estado. Del mismo modo, la economía española jamás sufriría un rescate dada su solvencia; hoy, en cambio, por mucho que se quiera maquillar nuestro nombre se inscribe en la lista negra de países intervenidos, junto a Grecia, Irlanda y Portugal.

La caída del Muro de Berlín supuso el fin del comunismo y la pérdida de un contrapoder al capitalismo, que en las últimas décadas se ha sentido dueño del mundo, imponiendo sus reglas de juego sin ninguna cortapisa.  Nos han vendido como un logro de la modernidad el discurso maniqueo sobre la muerte de las ideologías para legitimar así la dictadura del poder financiero. El dinero se ha convertido en el único motor que mueve el sistema y los ideales de solidaridad y justicia social se han perdido en el camino,  Incluso el socialismo y la socialdemocracia europeas sucumbieron a la fuerza de las leyes del mercado, en la falsa creencia de que era el único modelo válido, aunque ello conllevara aparcar principios como la conquista de la igualdad.  No queda mucho lugar para la esperanza en un país, en el que más pronto que tarde nos incrementarán el IVA, retrasarán de nuevo la edad de jubilación, aumentarán el desempleo y con el los desahucios, y poco o nada quedará en pie del estado del bienestar. .       

Sin embargo, en un panorama marcado por la incertidumbre y la falta de horizontes, aún cabe confiar en la rebeldía de la juventud como motor de transformación.  La frustración es un estado de ánimo que nos invade y nos paraliza, pero un día estalla y fuerza sino una revolución si un cambio profundo de modelo, que es exactamente lo que ahora necesitamos.  ¿Qué son las personas de carne y hueso?, se preguntaba Eduardo Galdeano en un artículo titulado “Los invisibles”.  “Para los economistas más notorios, -se respondía él mismo- números. Para los banqueros más poderosos, deudores. Para los tecnócratas más eficientes, molestias. Y para los políticos más exitosos, votos”.  Este pensamiento está en el origen no sólo de la crisis económica que padecemos sino también de la crisis moral que nos atenaza. 

05
jun
12

Julio Anguita; sobre la crisis y la república

Os dejo unos vídeos de Julio Anguita sobre la crisis y la república. Como siempre merece mucho la pena escucharle y reflexionar. Buen día a tod@s.




Quién soy

Nací en Riaño, Cantabria, el 12 de Agosto de 1960; cuando tenía un año de edad mis padres se trasladaron a Bilbao, y desde entonces vivo en el barrio de Rekalde. He sido parlamentario de Ezker Batua_Berdeak entre 1994 y 2001, y Consejero de Vivienda y Asuntos Sociales del Gobierno Vasco entre 2001 y 2009. Ahora, trabajo como Profesor de Filosofía, Ética y Ciudadanía en un Instituto de Bilbao.

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 106 seguidores

discursos y artículos de opinión
Add to Technorati Favorites
Este blog es parte de Buzzear (ES)
Bitacoras.com
directorio de blogs
directorio de blogs

directorio de weblogs. bitadir
Directorio de Enlaces
directorio y promoción de blogs
Vótame en Cincolinks.com
Directorio de Blog
Venta de Casas

Directorio de Blogs

directorio de blogs
Directorio Webs
Catablogo: Catálogo y directorio de blogs
Mi Ping en TotalPing.com

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 106 seguidores

%d personas les gusta esto: