Mi intervención en el Homenaje a la República, 14 de Abril 2010, Parque de Doña Casilda, Bilbao

Egun on denoi, Amigas, Amigos,
Lagun Guztiok, Buenos días eta eskerrik asko etortzegatik 

Nos hemos reunido hoy, en Bilbao, junto a la escultura de Néstor Basterretxea, levantada en homenaje a todas las víctimas de la guerra civil y la dictadura franquista, para reivindicar la legitimidad y la dignidad de la República. El 14 de Abril de 1931, hace ahora 79 años, miles de hombres y mujeres hicieron realidad un sueño:

Constituir una República de trabajadoras y trabajadores en un Estado, gobernado por Alfonso XII, la iglesia y los poderes más reaccionarios,  que negaban la democracia, la libertad y la justicia social.

La República trajo consigo grandes avances sociales, que hicieron historia y cambiaron las vidas de muchas personas: reconoció el voto femenino y la igualdad de género, puso en marcha la Seguridad Social, impulsó el primer estatuto de autonomía, apostó por la paz frente a la guerra,….     

Fueron aquéllos años de compromiso y lucha; fueron tiempos en los que se hacía política de verdad y no politiqueo; se pensaba en las personas y en sus problemas y no en el enriquecimiento fácil y el abuso de poder, que son la antesala de la corrupción y la financiación ilegal.

La República abrió, en definitiva, un tiempo de esperanza que no gustó a quienes añoraban el ordeno y mando, la mano dura, la represión y la intolerancia. El alzamiento fascista puso fin a un proyecto de progreso y sustituyó una República legítima, fruto de la voluntad popular, por una dictadura ilegítima, fruto de una guerra civil.

Treinta años más tarde la dictadura dio el relevo a la monarquía y al capitalismo, dos males que aún nos acompañan y condicionan nuestras vidas. La República representa nuestra memoria y nuestro pasado más reciente, es verdad, pero debe representar también nuestro futuro.     

Ezkertiarrok errepublika hartu behar dugu aldaketaren sustatzailetzat

Actos como éste no deben llevarnos a la nostalgia; la añoranza no es buena consejera si no viene acompañada de vocación y voluntad de transformación. Podemos mirar hacia la II República, y valorar sus aciertos, pero no nos servirá de nada si no somos capaces de trabajar, al mismo tiempo, e incluso con más énfasis todavía, por la III República.

Las gentes de izquierda, y hablo tanto de la izquierda política como de la izquierda sindical o social, tenemos que hacer bandera de la República, pero no como una reliquia que se saca a pasear cada 14 de Abril, sino como un motor de cambio, unido a la superación del capitalismo y a la participación de las personas en la gestión de la vida pública. La lucha por la República corre paralela a la lucha por el socialismo y la profundización democrática de la política y sus instituciones.

Estamos en contra de la monarquía, pero también del mercado neoliberal, la banca y la patronal,… Y también estamos en contra, por qué no decirlo, de una Ley Electoral, que nos quiere sacar del terreno de juego para hacer de las instituciones cotos cerrados a la izquierda y opacos a la ciudadanía. Creemos en la República porque creemos en el socialismo y en el respeto a la voluntad popular.  

Quienes apuntalan la monarquía, incluso con el silencio cómplice, me da igual partidos, patronal o quien sea, apuntalan, al mismo tiempo, y lo saben, el capitalismo y el control del poder político, económico y judicial en manos de una minoría frente a la mayoría. Así, mantienen intactos todos sus privilegios, aumentan sus beneficios, se blindan ante la sociedad y sólo responden ante sí mismos y entre ellos mismos.

Ezkerreko politikak, Unibertsitateak eta kulturaren munduak indarrak bateratu behar dituzte, pentsaera bakarraren aurrean itxaropena berreskuratzeko.

La monarquía española es una institución conservadora, incluso reaccionaria diría yo, como conservador y reaccionario es el capitalismo. No hemos elegido al rey, pero tampoco hemos elegido a los presidentes de los grandes bancos y las grandes empresas, y, sin embargo, mandan y mandan mucho; incluso más que los partidos políticos y los gobiernos.

La monarquía, como la jerarquía eclesiástica, el ejército y el dinero, estuvieron del lado de la dictadura y no del lado del pueblo; hoy, poco más o menos, ocurre igual; el capitalismo da órdenes  y el resto obedece consignas, esté en la Zarzuela, en el Congreso de los Diputados o en la Moncloa.

Por todo ello, es importante y es, sobre todo, necesario avanzar hacia la III República. La izquierda, política, la universidad, el mundo de la cultura, la ciudadanía,… tenemos que sumar fuerzas para recuperar la ilusión y la esperanza frente al pensamiento único, la apatía y el individualismo.  

Y éste es el momento; Los poderes fácticos actuales, poco más o menos, los mismos que en la dictadura se han unido para salvar el capitalismo, al igual que han hecho para impedir que la justicia investigue las desapariciones forzosas durante el franquismo. Su obsesión por el silencio y el olvido  les ha llevado a movilizar todos los resortes de la  justicia para sentar en el banquillo de los acusados a Baltasar Garzón.

Sabéis que he sido crítico con gran parte de sus actuaciones al frente de la Audiencia Nacional y siempre he desconfiado de los jueces estrella, pero en este caso concreto tiene mi apoyo y mi solidaridad; las víctimas de la dictadura merecen justicia, verdad y reparación, aunque sea tarde.

Los crímenes de lesa humanidad no prescriben nunca y la justicia tiene la obligación democrática y ética de llegar hasta el final. Baltasar Garzón es víctima de una conspiración político-judicial por querer levantar el manto de la impunidad, y también por haber destapado la trama Gürtel.

Garzón konspirazio politiko eta judizialaren biktima da. Izan ere, historia ukatzea eta, biktimen eskubideei barik, borreroen pribilegioei eustea da helburu nagusia.

Hay tanta corrupción hoy en la política como la hay, de algún modo, en la justicia. En la política el objetivo de esta práctica es la avaricia y la financiación irregular; en la justicia, en cambio, es la defensa de ideas y proyectos, que casualidad, vinculados siempre a la derecha o a la extrema derecha.

Lo hemos visto en el caso Egunkaria, donde el uso del euskera como vehículo de comunicación fue la coartada para cerrar un diario, condenar al desempleo a su plantilla y detener, torturar y acusar de terroristas a sus directivos, sin ninguna razón ni argumento. Ahora, se quiere retirar del camino a Baltasar Garzón, en una operación de acoso y derribo contra su persona, para negar la historia y preservar los privilegios de los verdugos sobre los derechos de las víctimas. Inaudito, pero cierto; y a esto le llaman transición ejemplar.          

Los verdugos nunca se han arrepentido de sus crímenes y quienes mandaron en la dictadura todavía mandan, entre ellos Juan Carlos I y los promotores de la querella contra el juez de la Audiencia Nacional, que no son otros que Manos Limpias, Libertad e Identidad y Falange Española de las JONS.

Amigas, amigos, no vamos a dejarles que ganen. Ezker Batua-Berdeak impulsó, desde el Gobierno vasco, el respeto y el reconocimiento a la memoria y la dignidad de quienes padecieron represión, cárcel y exilio, e incluso muerte, por defender ideas e ideales de paz, justicia, igualdad y democracia.

Esta escultura, obra de Nestor Basterretxea, es nuestra contribución a su lucha y a su recuerdo. Nadie antes lo había hecho y ahora que Ezker Batua-Berdeak ya no está se ha dejado de hacerlo o, al menos, se hace muy poco por no decir que no se hace nada.

Eusko Jaurlaritza lehena izan beharko litzateke diktaduraren biktimentzako egia, justizia eta kalte-ordaina eskatzen. Horrez gain, Egunkaria ixteagatiko erantzukizunak eskatu beharko lituzke. Hala ere, ez du halakorik egingo, PSOEk ez duelako nahi eta PPk urrats hori ematen utziko ez diolako.

El Gobierno vasco actual tendría que ponerse a la cabeza en la exigencia de verdad, justicia y reparación para las víctimas de la dictadura, del mismo modo que debería exigir responsabilidades a la justicia por el cierre de un diario en euskera, patrimonio cultural de nuestra Comunidad.

Sólo así ganaría la credibilidad y la confianza que la ciudadanía y las encuestas le niegan.  Lamentablemente, no lo hará porque ni el PSOE tiene interés real en ello ni el Partido Popular le dejaría dar ese paso.

Defender con convicción y hasta el final los derechos de las víctimas de la dictadura implica en la práctica defender la República frente a la monarquía, y el socialismo frente al capitalismo. Y en este viaje, el PSOE ha elegido como compañero al Partido Popular, al Rey, a la patronal y a la banca. 

Reivindicar en España el derecho a elegir a un jefe de Estado (y una ley electoral justa) es simbólicamente tan importante como la denuncia de la corrupción, los paraísos fiscales y la degradación de la Justicia. A los padres de la Transición se les puede reconocer su trabajo. Los españoles tienen derecho a pensar en el futuro. Hoy ya no existe un ejército golpista.

Existe, por el contrario, la amenaza de una degradación alarmante de la economía, las condiciones laborales y el Estado. Existe también un deseo de hablar y discutir sobre la igualdad en aquellos ámbitos tradicionalmente negados a la política (la familia, el dinero, la Corona). Nadie debiera extrañarse de un esfuerzo tricolor por cambiar la Constitución para dignificar las reglas públicas de la convivencia”.

No son palabras mías, sino del poeta granadino Luis García Montero, que suscribo en su integridad y hoy comparto con vosotras y vosotros para cerrar este acto. SALUD Y REPÚBLICA


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Quién soy

Nací en Riaño, Cantabria, el 12 de Agosto de 1960; cuando tenía un año de edad mis padres se trasladaron a Bilbao, y desde entonces vivo en el barrio de Rekalde. He sido parlamentario de Ezker Batua_Berdeak entre 1994 y 2001, y Consejero de Vivienda y Asuntos Sociales del Gobierno Vasco entre 2001 y 2009. Ahora, trabajo como Profesor de Filosofía, Ética y Ciudadanía en un Instituto de Bilbao.

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 109 seguidores

discursos y artículos de opinión
Add to Technorati Favorites
Este blog es parte de Buzzear (ES)
Bitacoras.com
directorio de blogs
directorio de blogs

directorio de weblogs. bitadir
Directorio de Enlaces
directorio y promoción de blogs
Vótame en Cincolinks.com
Directorio de Blog
Venta de Casas

Directorio de Blogs

directorio de blogs
Directorio Webs
Catablogo: Catálogo y directorio de blogs
Mi Ping en TotalPing.com

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 109 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: