El pacto de legislatura alcanzado entre PSOE y PNV tiene una dimensión política que va más allá del ámbito estrictamente presupuestario. Sus consecuencias más obvias son la estabilidad del Gobierno Zapatero, que garantiza su permanencia en el poder hasta el año 2012, y el anuncio del traspaso a Euskadi de veinte transferencias y 112 millones de euros en inversiones. En este sentido, no hay nada que objetar. La formación nacionalista ha sabido sacar ventaja de la situación de extrema debilidad del presidente Zapatero y ha forzado una negociación que sabía ganada de antemano.

El secretario general del PSOE se encuentra en sus horas más bajas; la izquierda le ha abandonado por su giro a la derecha y CiU no podía ofrecerle su apoyo a poco más de un mes de las elecciones autonómicas catalanas. Zapatero transmite la imagen de un presidente en apuros, cuestionado por su propia base social y una parte de la cúpula de su partido, que se resiste a dar por buenas propuestas tan impopulares como son la rebaja de los salarios en la Administración, la congelación de las pensiones, la reforma laboral y la modificación de las condiciones para acceder a una jubilación digna.

En este contexto, el respaldo del PNV resulta vital para Zapatero. El presidente necesitaba un balón de oxígeno para cerrar el debate sobre un posible adelanto electoral, acallar en el PSOE las voces sobre el postzapaterismo y ganar tiempo para intentar dar la vuelta a las encuestas, que vaticinan una debacle a la formación en el gobierno y permiten al Partido Popular acariciar el sueño de la mayoría absoluta. Es conocido el optimismo de Zapatero y resulta fácil deducir que confía en una recuperación económica en el medio plazo para poder presentarse a los comicios generales de 2012.

Tengo la convicción de que el presidente desea optar a un tercer mandato y el pacto de legislatura suscrito con el PNV le brinda esta posibilidad. Otra cosa bien distinta es que sus cálculos se cumplan y sus políticas contribuyan a crear empleo, y la sociedad perciba un cambio de rumbo a mejor. No parece probable en menos de dieciocho meses. Me consta también que en sus previsiones Zapatero contempla el fin de la violencia como un hecho a rentabilizar, pero en la práctica podría actuar en su contra debido a la instrumentalización y beligerancia del Partido Popular.  

Todas estas razones explican que en dos semanas haya sido posible alcanzar un acuerdo en materia estatutaria, que pone fin a una situación de bloqueo que tiene su origen en la aprobación de la LOAPA, un año después del golpe de estado de 1981. Creo que el traspaso de un paquete importante de competencias es positivo y sólo cabe felicitarse por ello. Ahora bien, se hace imprescindible una autocrítica serena sobre el porqué del parón vivido durante tres décadas cuando ha quedado constatado que si hubiera habido voluntad el Estatuto no sería hoy un texto devaluado por tantos incumplimientos acumulados.

Alguien debería reconocer que no se ha jugado limpio con el autogobierno; las instituciones tienen la obligación de respetar las aspiraciones de la ciudadanía, en lugar de boicotearlas como ha ocurrido en este caso. El acuerdo alcanzado entre PSOE y PNV llega tarde y no genera la ilusión que cabía esperar. Han sido muchos años de espera y las prioridades sociales ahora son otras. En el ámbito político, el reconocimiento del derecho a decidir no recibe respuesta adecuada y la consolidación de un Estado Federal constituye una tarea aún pendiente. 

Es posible que me equivoque, pero no percibo un sentimiento de satisfacción ante el compromiso de impulsar el Estatuto de Autonomía. Tal vez, porque no terminemos de creer en la palabra de Zapatero, o bien porque intuimos que resultará imposible cumplir en pocos meses lo que nos han negado durante treinta años,… Y también, por qué no decirlo, porque en este momento nos preocupa más el drama que genera el desempleo, las consecuencias de la aplicación de la reforma laboral y el retraso de la edad de jubilación a los 67 años.   

Recuerdo, en este sentido, que el Estatut de Catalunya sólo movilizó en las urnas, en el año 2006, al 49,4 por ciento del censo; el respaldo fue mayoritario -el 73,9 por ciento de los votos fueron favorables-, pero no despertó la adhesión que cabía imaginar. De algún modo, hemos perdido la fe en el Estado de las Autonomías porque somos conscientes de los recelos de PSOE y Partido Popular ante el avance del autogobierno y no compartimos la concepción de las competencias como un intercambio de cromos supeditado a las premuras del Gobierno central.

Las nuevas generaciones, que nacieron con el Estatuto de Gernika vigente, viven ajenas a sus vaivenes, aunque sean para bien. Sus inquietudes caminan en otra dirección y tienen poco que ver con el traspaso de una o veinte competencias. En ocasiones, la acción política no coincide con las demandas ciudadanas y éste puede ser un ejemplo. Tal vez, la sociedad vasca se sintiera hoy más expectante si el pacto con el PNV hubiera incorporado un diálogo sobre la revisión de la política económica, el consenso con los agentes sociales o la negativa a reformar el sistema de pensiones.

El gran beneficiado del acuerdo de legislatura es Zapatero. Ha pasado de ser un cadáver político a ser un enfermo crónico, que aspira a revivir en 2012.  El PNV, a su vez, se ha apuntado un tanto y ha dejado tocado al lehendakari López, nuevamente desautorizado. La ciudadanía, por su parte, continúa inmersa en sus mismos problemas, sin que perciba ningún cambio sustancial en sus vidas. Queda por conocer el contenido de la entente PSOE-PNV ante el fin de la violencia, el regreso de la izquierda abertzale a las instituciones y las alianzas que garantizarán entonces la gobernabilidad de las mismas. ¿Se hará pública la letra pequeña del  pacto?  

Javier Madrazo Lavín. Octubre 2010


2 Responses to “TIEMPO DE DESCUENTO”


  1. 26/10/2010 en 7:27 pm

    Completamente de acuerdo con el análisis. Es un acuerdo a la medida de un Zapatero rendido al neoliberalismo. Ganan los mercados, pierde la ciudadanía. Hace unos días ya reflejé mi opinión sobre el asunto en mi blog:

    http://lister-lageslos.blogspot.com/2010/10/zp-del-pacto-la-remodelacion.html

    Salud y República ,-)

    • 26/10/2010 en 9:15 pm

      Completamente de acuerdo con lo que señalas en tu comentario y en tu blog.Mucha cosmética y poca política.Me gusta lo que planteas en torno a la refundación de la izquierda.Lo comparto plenamente.Abrazos javi


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Quién soy

Nací en Riaño, Cantabria, el 12 de Agosto de 1960; cuando tenía un año de edad mis padres se trasladaron a Bilbao, y desde entonces vivo en el barrio de Rekalde. He sido parlamentario de Ezker Batua_Berdeak entre 1994 y 2001, y Consejero de Vivienda y Asuntos Sociales del Gobierno Vasco entre 2001 y 2009. Ahora, trabajo como Profesor de Filosofía, Ética y Ciudadanía en un Instituto de Bilbao.

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 108 seguidores

discursos y artículos de opinión
Add to Technorati Favorites
Este blog es parte de Buzzear (ES)
Bitacoras.com
directorio de blogs
directorio de blogs

directorio de weblogs. bitadir
Directorio de Enlaces
directorio y promoción de blogs
Vótame en Cincolinks.com
Directorio de Blog
Venta de Casas

Directorio de Blogs

directorio de blogs
Directorio Webs
Catablogo: Catálogo y directorio de blogs
Mi Ping en TotalPing.com

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 108 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: