¡INDÍGNESE USTED!.

Javier Madrazo Lavín. Enero 2011.

La contratación de José María Aznar por la compañía Endesa, que coincide en el tiempo con el anuncio del “fichaje” de Felipe González por Gas Natural, ha reabierto el debate sobre la compatibilidad entre las pensiones que los ex presidentes del Estado reciben de los Presupuestos Generales y los ingresos que les reportan sus actividades privadas, generalmente ligadas a su presencia en Consejos de Administración de grandes compañías, que operan en sectores estratégicos. Éste es, de hecho, el caso que afecta a José María Aznar y Felipe González, que suman ingresos de la Administración y la empresa, en un acto que podrá ser legal, en virtud de la normativa vigente pero, en cambio, resulta reprobable desde una perspectiva ética.

Actuaciones como éstas contribuyen, sin duda alguna, a profundizar aún más la división  existente entre la ciudadanía y quienes se dedican a la política, que ha dejado de ser una ocupación reconocida para ser denigrada y percibida como un problema. No quiero caer en la demagogia y el populismo, negando el derecho de quienes han servido al Estado a disfrutar de una pensión digna cuando abandonen sus responsabilidades,  pero resulta obvio concluir que éstas sólo tienen razón de ser cuando se trata de su única fuente de ingresos y su papel y protagonismo quedan restringidos a representar y a defender los intereses generales del país. Comparto, en este sentido, la prioridad de modificar con urgencia el reglamento que  rige el estatus de los ex presidentes.

Nos encontramos ante un privilegio, difícilmente justificable en un contexto de crisis económica y recortes sociales, que incluso podría rozar el tráfico de influencias y el conflicto de intereses en aquellos supuestos en los que la empresa contratante pueda haberse beneficiado directa o indirectamente de decisiones políticas adoptadas por quienes después se convierten en sus asesores. Cabe preguntarse, igualmente, por las razones de fondo que se esconden tras los “fichajes” de José María Aznar y Felipe González, quienes a priori centrarán su actividad en América Latina. Parece razonable deducir que los contactos y vínculos establecidos cuando ejercieron como presidentes del Gobierno de España han sido claves para que Endesa y  Gas Natural decidan ahora incorporarles a su nómina como nuevos consejeros.

No hay que ser muy suspicaz ante situaciones como éstas para intuir presuntos pagos por servicios prestados y trato de favor, prácticas legalmente difíciles de demostrar, que tanto daño hacen a la política con mayúsculas y a quienes se dedican a ella con vocación sincera de servicio público.  Vivimos tiempos difíciles, marcados por recortes drásticos en el ámbito de los derechos sociales y laborales, que condicionan negativamente la vida de millones de personas, a quienes se les exigen grandes esfuerzos y renuncias que chocan irremediablemente con las prebendas de aquellos que, como José María Aznar y Felipe González,  han hecho de su paso por el Gobierno una fuente de ingresos millonarios.  Su actitud es, a todas luces, insolidaria, e incluso cabría añadir que ofensiva. 

Me sorprende, en este sentido, la complicidad del PSOE y el Partido Popular con sus compañeros de siglas, a quienes han defendido, demostrando hasta dónde puede llegar la hipocresía de quienes legitiman  estas prácticas mientras imponen, sin pudor, el retraso de dos años en la edad de jubilación y la ampliación del periodo de cotización para poder cobrar la pensión máxima, muy alejada, por cierto, de la que perciben José María Aznar y Felipe González. Soy plenamente consciente de que la democracia debe proteger a quienes han sido sus máximos representantes, pero también ha de reclamarles unos principios morales incompatibles con el hecho de recibir una remuneración pública junto a los sueldos y dietas que les abonan empresas privadas que  velan por sus intereses particulares. 

Tengo la convicción de que la sociedad española condena estos excesos, aunque su nivel de desconcierto le impide levantar la voz contra ellos.  La crisis actual nos ha sumido en una apatía preocupante, fruto de la impotencia que sentimos ante el desmantelamiento, por parte de una formación que se define de izquierdas, de los avances promovidos por la socialdemocracia en aras a la profundización del llamado estado del bienestar. Nuestra seguridad en el futuro se tambalea y con ella nuestra fuerza.  Hemos perdido la capacidad de enfadarnos ante los abusos del poder y nos hemos convertido en seres vulnerables, a los que se puede convencer en un mismo día tanto de la debilidad del sistema público de pensiones como de la legitimidad de pagar 80.000 euros anuales como retiro dorado a José María Aznar y Felipe González.

Habrá quien entienda, entre ellos los propios afectados y sus respectivas formaciones políticas,  que ambas posiciones no resultan contradictorias, pero en mi opinión deberían ser, cuando menos,  causa de una rebelión pacífica, en coherencia con el discurso de Stéphane Hessel, ex diplomático francés y co-redactor de la Declaración de los Derechos Humanos, que ha publicado con notable éxito en Francia un libro de  treinta folios titulado “Indignez Vous” (“Indígnese”).   Hessel, que ha cumplido ya 93 años de edad, llama en su obra a la movilización contra la dictadura del mercado,  que, en sus palabras, “amenaza la paz y la democracia”.  El poder financiero actúa, de facto, como una apisonadora, controla la política y compra a quienes se dedican a ella;  la libertad es hoy una quimera y la participación de la ciudadanía en la vida pública un sueño imposible. Sólo tenemos una alternativa: la indignación ante los atropellos y  la prepotencia de Gobiernos rehenes de un mercado insaciable.   

 


3 Responses to “¡Indígnese Usted!”


  1. 30/01/2011 en 10:11 pm

    Me ha gustado mucho este artículo, y el encabezamiento…hace abrir los ojos. Yo percibo esta apatía en la ciudadanía y pienso que no es bueno, hay que salir a la calle a exigir nuestros derechos desde el respeto y la tolerancia, y no dejar…ni por parte de políticos ni de ciudadanos que esa apatía termine “explotando en la calle” en una sinrazón.
    Invito a los desempleados a romper esa apatía y exigir el derecho al trabajo.

  2. 3 Christine
    14/04/2011 en 9:25 pm

    Me indigno, digo: MERDE!!!


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Quién soy

Nací en Riaño, Cantabria, el 12 de Agosto de 1960; cuando tenía un año de edad mis padres se trasladaron a Bilbao, y desde entonces vivo en el barrio de Rekalde. He sido parlamentario de Ezker Batua_Berdeak entre 1994 y 2001, y Consejero de Vivienda y Asuntos Sociales del Gobierno Vasco entre 2001 y 2009. Ahora, trabajo como Profesor de Filosofía, Ética y Ciudadanía en un Instituto de Bilbao.

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 110 seguidores

discursos y artículos de opinión
Add to Technorati Favorites
Este blog es parte de Buzzear (ES)
Bitacoras.com
directorio de blogs
directorio de blogs

directorio de weblogs. bitadir
Directorio de Enlaces
directorio y promoción de blogs
Vótame en Cincolinks.com
Directorio de Blog
Venta de Casas

Directorio de Blogs

directorio de blogs
Directorio Webs
Catablogo: Catálogo y directorio de blogs
Mi Ping en TotalPing.com

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 110 seguidores

%d personas les gusta esto: