¿Dónde está la izquierda?

EL CORREO, Septiembre 2011, Javier Madrazo Lavín
Tenemos razón, la razón que asiste a quien propone que se construya un mundo mejor antes de que sea demasiado tarde, pero o no sabemos transmitir lo que es substantivo en nuestras ideas, o chocamos con un muro de desconfianzas, de prejuicios ideológicos o de clase que, si no logran paralizarnos completamente, acaban, en el peor de los casos, por suscitar  dudas, perplejidades, esas sí paralizadoras. Si el mundo alguna vez consigue ser mejor, solo habrá sido por nosotros y con nosotros. Que se pronuncie alto la palabra Izquierda. Para que se oiga y para que conste”.

Estas palabras, reivindicando el orgullo y el papel de la izquierda en la historia de la humanidad, fueron escritas por José Saramago en una carta pública de apoyo a Ezker Batua-Berdeak, con motivo de las elecciones autonómicas celebradas en 2009. Recuerdo este texto mientras pienso en la incapacidad de la izquierda para compartir su espacio y arriesgar en la búsqueda de alianzas, que le ayuden a ser más atractiva, más convincente y sobre todo mucho más fuerte. Bildu ha logrado en Euskadi dar un paso hacia la unidad y, como era de esperar, el éxito le ha acompañado.  

Me consta que han sabido hacer de la necesidad virtud y sé también que  en  unas ocasiones las sumas sólo restan y, en otras, la convivencia conduce a la incomprensión, cuando no a la ruptura traumática. Confío en que éste no sea el caso de Bildu porque, más allá de las discrepancias legítimas que me puedan separar de su pensamiento y actuaciones, prefiero que la izquierda, o al menos que una de ellas esté presente en las instituciones, ejerza de contrapoder frente a la derecha y lidere políticas alternativas en materia social, laboral, fiscal o medioambiental.

Lamentablemente, en el Estado la izquierda continúa dividida, tal vez por falta de voluntad, bien porque cada quien se blinda en su feudo o, lo que es más grave, porque su objetivo ya no es cambiar el mundo sino gestionar las pequeñas parcelas que el sistema le concede para mantener ante la opinión pública los falsos mitos de la democracia y la pluralidad. Nadie como José Saramago ha resumido esta última opción, coincidiendo con el estallido de la crisis económica en 2008: “La izquierda, impávida, sigue desempeñando los papeles que, en el poder o en la oposición, le han sido asignados”.

Esta afirmación es tan válida para las centrales sindicales que han negociado con el Gobierno Zapatero, en su opinión como “mal menor”,  recortes en derechos sociales y laborales, como para las formaciones que han hecho oídos sordos al llamamiento de Gaspar Llamazares para crear una coalición amplia de izquierda, lo suficientemente consolidada para influir en la toma de decisiones. PSOE y PP, dos caras para un único pensamiento neoliberal, ejercen el monopolio de la política, amparándose, por un lado,  en una ley electoral antidemocrática y, por otro, en la complicidad de CiU y PNV.

Si bien es cierto que en los últimos meses se han dado movimientos en el Estado para conformar un bloque de progreso, con la presencia de Izquierda Unida, ICV, Compromis, Equo y personas del mundo de la cultura, el arte y la judicatura,  este intento ha quedado finalmente aparcado. El objetivo de esta iniciativa, en la que se buscaba también la participación de ERC y BNG, no era otro que generar ilusión en un voto tan decepcionado como disperso que, a falta de una oferta alternativa y creíble, se refugia en la abstención, beneficiando así las expectativas electorales de PSOE y PP.     

Vivimos una situación económica y política crítica, que requiere altura de miras y vocación sincera por parte de todas las sensibilidades de izquierda para alterar el statu quo dominante y no limitarse a cuestionarlo desde la marginalidad institucional y el silencio al que muchos medios de comunicación someten a las voces incómodas.  La unidad de la izquierda se ha convertido en un slogan manido, en el que nadie cree ni a nadie interesa.  La ideología neoliberal no tiene un rival que le haga frente y por ello logra expandir e imponer sus postulados sin encontrar resistencia en su camino.

Recientemente hemos comprobado cómo dos formaciones, una que se llama socialista, aunque no lo sea, y otra que es la derecha española, se ponen de acuerdo para reformar la Constitución y limitar el déficit, con el objetivo de llevar cabo nuevos recortes sociales y laborales. Gane quien gane las elecciones del 20 de Noviembre, no habrá cambios en la política económica; quien sume los votos necesarios para gobernar lo hará en nombre de la mayoría obtenida y la experiencia demuestra, como ha ocurrido en Catalunya con CiU, que cerradas las urnas llega la hora de las restricciones y la mano dura.  

Poco importa, en este sentido, cuál sea el peso de una izquierda divida en el Congreso de los Diputados. Es posible que en su conjunto sume más escaños que los que tiene en la actualidad, pero al igual que ha ocurrido en esta última legislatura no bastarán para frenar la avaricia de la banca y la patronal, que son quienes mandan de verdad en nuestras instituciones, ni tampoco lograrán que la ciudadanía perciba a la izquierda como una apuesta útil para la defensa de sus derechos. Éste es, de hecho, el triunfo del neoliberalismo. Sin oposición, tampoco tiene contención.  ¿Dónde está la izquierda?, se preguntaba Saramago en 2008. Si está, no se la ve.     


0 Responses to “¿Dónde está la izquierda?”



  1. Dejar un comentario

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Quién soy

Nací en Riaño, Cantabria, el 12 de Agosto de 1960; cuando tenía un año de edad mis padres se trasladaron a Bilbao, y desde entonces vivo en el barrio de Rekalde. He sido parlamentario de Ezker Batua_Berdeak entre 1994 y 2001, y Consejero de Vivienda y Asuntos Sociales del Gobierno Vasco entre 2001 y 2009. Ahora, trabajo como Profesor de Filosofía, Ética y Ciudadanía en un Instituto de Bilbao.

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 110 seguidores

discursos y artículos de opinión
Add to Technorati Favorites
Este blog es parte de Buzzear (ES)
Bitacoras.com
directorio de blogs
directorio de blogs

directorio de weblogs. bitadir
Directorio de Enlaces
directorio y promoción de blogs
Vótame en Cincolinks.com
Directorio de Blog
Venta de Casas

Directorio de Blogs

directorio de blogs
Directorio Webs
Catablogo: Catálogo y directorio de blogs
Mi Ping en TotalPing.com

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 110 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: