De la indignación al compromiso

EL CORREO, Junio 2011, Javier Madrazo Lavín 
Nunca hay que discutir con el adversario utilizando su lenguaje porque implica su marco, no el tuyo”. Esta reflexión, recogida en el libro “No pienses en un elefante”, escrito por George Lakoff, profesor de lingüística cognitiva, explica, de algún modo, una de las razones clave por la cuales la izquierda ha perdido frente a la derecha la batalla de las palabras y los significados que éstas encierran. Pienso en esta idea coincidiendo en el tiempo con el auge del Movimiento 15M, que se ha visto sacudido por la irrupción de expresiones de violencia contra representantes públicos en distintos lugares del Estado. Estas actuaciones, condenadas desde un primer momento por los portavoces legítimos de las protestas, han sido utilizadas como coartada para intentan deslegitimar una respuesta democrática ante los abusos de un modelo de desarrollo incapaz de garantizar la cohesión y la equidad social.

La derecha, y en este caso incluyo al PSOE porque practica la misma política económica que el Partido Popular, ha manipulado el lenguaje, adecuándolo a su propia realidad, en una estrategia perversa, en la que izquierda también ha caído, sin ser consciente del engaño.  Así, se habla de violencia con mayúsculas cuando un grupo de jóvenes se enfrenta e increpa a responsables públicos, en la puerta de las instituciones, y, en cambio, se apela a la seguridad y a la libertad cuando la policía disuelve una concentración pacífica, recurriendo al uso desproporcionado de la fuerza.  Violencia es, sin duda alguna, insultar y zarandear a un cargo político, y como tal debe condenarse, pero violencia también es promover despidos, desahucios y/o recortes drásticos en derechos laborales y sociales. La izquierda para ser creíble debe ser sincera y no puede mimetizarse con el marco que ha consolidado la derecha. 

Nos preguntamos, en ocasiones, cómo es posible que personas que han superado la barrera de los noventa años de edad -Stephane Hessel y José Luis Sampedro, por ejemplo,- sean el motor de una movilización en la que la juventud es protagonista. La respuesta a esta cuestión es sencilla: ambos apelan a conceptos como democracia, libertad y justicia tal y como fueron concebidos en su origen y no tal y como son utilizados en la actualidad. El Movimiento 15M reivindica, en la práctica, los mismos ideales por los que Hessel y Sampedro lucharon en su día y que hoy han quedado sometidos a las directrices del mercado y las élites financieras, que no entienden de ética porque sólo saben  de beneficios e intereses.  No deja de ser una ironía que nos veamos en la necesidad de defender el sentido real de valores y principios que deberían estar ya consagrados porque fueron la esencia de la llamada civilización moderna.      

Este hecho demuestra que, lejos de vivir un periodo de profundización democrática y avances en el régimen de libertades, hemos padecido un grave retroceso, que ha alcanzado su máxima expresión coincidiendo con la respuesta dada por el sistema a la crisis económica.  Quienes nos han arrastrado a esta situación, por su avaricia y soberbia, son quienes quieren imponer una solución a la medida de su ambición, en detrimento del conjunto de la ciudadanía que queda condenada al desempleo, la precariedad, los salarios de menos de mil euros y el desmantelamiento del estado del bienestar, aún en fase incipiente en el Estado español. La política ha puesto las instituciones al servicio del poder económico, en la confianza de que el control del lenguaje lograría maquillar los abusos del sistema, engañando a una sociedad desconcertada ante una realidad que percibe como una amenaza para su futuro.        

Tengo la convicción de que las formaciones llamadas a representarnos no imaginaron nunca que las reformas aprobadas bajo la excusa de crear puestos de trabajo y hacer frente a la crisis cristalizaran en una movilización con perspectivas de consolidación.  Tal vez por ello, en un primer momento, intentaron aproximarse al movimiento 15M en busca de réditos electorales, después minimizaron su representatividad, más tarde pasaron de considerarles “indignados” a indigentes y, por último,  se han esforzado en vano por imputar a sus integrantes el calificativo de violentos.  Todas sus previsiones y estrategias han fracasado. Es cierto que la movilización requiere ahora para poder consolidarse organización interna, tres ideas-fuerza y un liderazgo claro, pero es cierto igualmente que rebosa optimismo, genera adhesión social y construye un espacio alternativo de esperanza, que invita al compromiso.  

El éxito del movimiento 15M responde,  de algún modo, a la incapacidad de la izquierda y las centrales sindicales para canalizar las demandas ciudadanas y enfrentarse a un sistema y un modelo de desarrollo del que forman parte. El PSOE es responsable directo de la pérdida de confianza en una democracia sumisa a la tiranía del mercado, Izquierda Unida Federal sobrevive como puede inmersa en sus propias contradicciones y divisiones internas, y CC.OO y UGT en lugar de plantar cara a la política económica y social del Gobierno Zapatero han optado por una negociación de mínimos que ha terminado por dejarles definitivamente sin crédito. En este contexto, la sociedad más crítica y concienciada carece de un referente ideológico y en última instancia, al calor de una cita electoral, decide pasar de la resistencia pasiva a la movilización e implicarse, por fin,  en la acción.  

No se lo pondrán fácil. Se tendrán que enfrentar a grandes obstáculos y habrá presiones para impedir que puedan crecer y avanzar. El lenguaje será utilizado de nuevo en su contra, tergiversando intencionadamente su razón de ser y el valor de sus actuaciones;  el sistema magnificará sus puntos débiles y ocultará todas sus virtudes y potenciales. Buscará grietas entre sus componentes y si no las hay las creará. Izquierda Unida sabe mucho del uso perverso de las palabras y los significados. En Extremadura, la decisión de sus órganos de dirección, que han optado por abstenerse en la votación a presidente de la Comunidad autónoma, se ha presentado ante la opinión pública como un “regalo” al Partido Popular. Se ha resucitado el falso discurso sobre la pinza,  que tanto daño hizo a Julio Anguita, y se omite el hecho de que el programa del PSOE en Extremadura es el mismo que el del Partido Popular.  

Mantener la coherencia tiene un precio y el sistema no admite deserciones. O aceptas su marco o te expulsan del campo de juego. Conozco de primera mano la impotencia que supone no poder explicarte, no poder argumentar tus decisiones porque el titular está escrito de antemano. Ezker Batua-Berdeak hizo suyo el discurso  soberanista de Ibarretxe, del mismo modo que Izquierda Unida de Extremadura ha entregado el poder al Partido Popular. La fuerza del lenguaje es un arma al servicio del poder establecido, capaz de transformar una mentira en una verdad irrefutable. El movimiento 15M tiene muchos frentes abiertos y será necesario estrechar lazos de comunicación y colaboración entre la izquierda política, sindical y social para poder transformar el modelo de desarrollo capitalista;  sin embargo, los “indignados” tienen un gran aliado que otras revoluciones no conocieron: las redes sociales.  


0 Responses to “De la indignación al compromiso”



  1. Dejar un comentario

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Quién soy

Nací en Riaño, Cantabria, el 12 de Agosto de 1960; cuando tenía un año de edad mis padres se trasladaron a Bilbao, y desde entonces vivo en el barrio de Rekalde. He sido parlamentario de Ezker Batua_Berdeak entre 1994 y 2001, y Consejero de Vivienda y Asuntos Sociales del Gobierno Vasco entre 2001 y 2009. Ahora, trabajo como Profesor de Filosofía, Ética y Ciudadanía en un Instituto de Bilbao.

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 110 seguidores

discursos y artículos de opinión
Add to Technorati Favorites
Este blog es parte de Buzzear (ES)
Bitacoras.com
directorio de blogs
directorio de blogs

directorio de weblogs. bitadir
Directorio de Enlaces
directorio y promoción de blogs
Vótame en Cincolinks.com
Directorio de Blog
Venta de Casas

Directorio de Blogs

directorio de blogs
Directorio Webs
Catablogo: Catálogo y directorio de blogs
Mi Ping en TotalPing.com

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 110 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: