Ni infierno, ni Paraíso: la Revolución, obra de este mundo, está sucia de barro humano, y justamente por eso, y no a pesar de eso, sigue siendo contagiosa”. Con esta reflexión, tan justa como cierta, el escritor uruguayo, Eduardo Galeano, se refería hace prácticamente una década a la situación política y social en Cuba. Estas palabras, que cobran ahora plena actualidad, se inscriben en un discurso pronunciado en la Universidad de La Habana, donde el autor de la obra “Las venas abiertas de América Latina”, fue nombrado en 2001 Doctor Honoris Causa en Letras como reconocimiento a su trayectoria literaria y a su compromiso con los derechos humanos. 

Vienen a mi memoria el recuerdo de las manifestaciones realizadas entonces por Eduardo Galeano, especialmente cuando afirmaba que a “Cuba se puede quererla sin mentir coincidencias ni callar divergencias”. Y pienso en ello, coincidiendo en el tiempo con la muerte de Orlando Zapata, tras una larga huelga de hambre. Detenido en 2003, fue acusado de conspiración contra el régimen de la isla y  condenado a tres años de prisión, que se prolongaron hasta su fallecimiento, al serle imputados nuevos delitos. Su pérdida ha sido un duro golpe contra los derechos humanos y es razonable preguntarse por qué el Gobierno cubano no evitó este trágico desenlace.   

En este sentido, he de decir que las autoridades de la isla debieron hacer más por salvar la vida de Orlando Zapata. Poco importa que fuera un delincuente, como se ha señalado con poco crédito y poco  tacto, o un preso de conciencia. En realidad, da lo mismo. Un Estado está moralmente obligado a proteger a todas sus ciudadanas y ciudadanos, sea cuál sea su condición o su situación. Las cárceles no pueden ser, en ningún caso ni en ningún país, zonas opacas, ajenas al cumplimiento estricto de los derechos humanos de las personas allí recluidas. No tengo información fidedigna sobre los motivos por los que Orlando Zapata inició su ayuno, pero entiendo que tendría razones para ello y alguna con seguridad estaría justificada.

Sin embargo, una vez clarificada mi posición en relación con este hecho, quiero hacer público mi desacuerdo ante los ataques reiterados que recibe, un día sí y otro también, el Gobierno de Cuba, con base o sin ella. El régimen de La Habana se ha convertido en el enemigo mundial número uno y todo vale en una campaña de criminalización y desprestigio, impulsada por quienes amparan el bloqueo económico, financiero y comercial, al tiempo que defienden el mantenimiento de la isla en un lista, elaborada por Estados Unidos, en la que figuran  países supuestamente patrocinadores del terrorismo internacional. Tan inaudito como cierto.

No conozco personalmente a Willy Toledo, y no me corresponde juzgarle ni en un sentido ni en otro, pero sí puedo hacer mía aquella parte de su argumentación en la que muestra su indignación por las imputaciones sistemáticas vertidas contra Cuba por parte de quienes callan, en cambio, ante la violación de los derechos humanos, que ejercen, por ejemplo, Israel o Marruecos sobre los pueblos palestino y saharaui. Nadie podrá decir que el régimen de Raúl Castro es tan cruel e intolerante, ni provoca tanto dolor y sufrimiento, como sí lo hacen Tel Aviv sobre Gaza y Cisjordania, o Rabat sobre el Sáhara.  

Hay un interés compartido por poderes políticos y económicos, que controlan grandes grupos de comunicación transnacionales, en presentar a Cuba como si fuera una dictadura sin valores ni principios, que debe ser derrocada. En esta estrategia todo vale. Curiosamente quienes lideran esta línea de pensamiento, que cala como una lluvia fina incluso entre personas formadas y comprometidas ideológicamente, son quienes ocupan terceros países -Afganistán, sin ir más lejos-, provocan cientos de muertes entre la población civil -daños colaterales, les llaman-, y convierten a sus propios soldados en víctimas, que o bien pierden la vida en el frente o bien sobreviven bajo el fantasma de la frustración y las enfermedades mentales, como ahora se está comprobando.

El régimen cubano tiene, sin duda alguna, mucho que mejorar y un largo camino que recorrer para fortalecer las vías democráticas y participativas, que su ciudadanía reivindica. Ahora bien, las soluciones a sus problemas han de partir de quienes residen y trabajan en la isla, y no de quienes aspiran, desde el exilio dorado en Miami, a transformar Cuba en un satélite más de Estados Unidos, dirigiendo su destino bajo parámetros imperialistas, dictados por el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional. No quiero caer en la demagogia como recurso fácil, pero todavía hoy en Cuba su población enfrenta su futuro con más dignidad que la que pueden hacerlo los países de su entorno.

En América Latina el hambre, la enfermedad, el analfabetismo y la violencia constituyen una dramática realidad, que parece no importar a nadie. Son heridas abiertas en un continente histórica y culturalmente próximo, que no generan inquietud en Estados Unidos ni en la Unión Europea, excepto cuando surgen voces políticas, que ellos no tutelan, y éstas recogen el malestar y la indignación social. Hablamos en este artículo de Cuba, pero también podríamos hacerlo de Venezuela o Bolivia. Conozco los tres países y en los tres he percibido preocupación por el bienestar de las personas y una apuesta sincera por poner a su disposición la propiedad de sus tierras y sus riquezas naturales, en lugar de venderlas al mejor postor. 

Intuyo que a estos procesos se refería Eduardo Galeano cuando aseguraba que la revolución cubana aún era contagiosa. Tal vez por ello ha sido, igualmente,  perseguida, castigada, sancionada y descalificada. Como bien ha resumido, en numerosas ocasiones, el escritor uruguayo, el régimen de Fidel Castro “ha hecho bastante menos que lo que quería pero mucho más que lo que podía”. Ojalá Cuba encuentre pronto su propio espacio, y ojalá le dejen avanzar desde la independencia y el respeto a la voluntad de su población. Y mientras tanto, como ha pedido recientemente la Premio Nobel de Literatura, Nadine Gordimer, ha llegado el momento de que Barack Obama demuestre autoridad moral y audacia política para poner punto final al boicot contra la isla, aunque sólo sea por humanidad. 

 Javier Madrazo Lavín. Bilbao, Marzo 2010


16 Responses to “Cuba: “Ni infierno, ni paraíso””


  1. 1 Isabel López Aulestia
    12/03/2010 en 12:15 pm

    Comparto lo que dices el tu artículo.
    Conocí a Willy Toledo en Lanzarote, cuando estuvo días y días pendiente de Aminatou. Sus palabras han sido excesivas al tratar de delincuwente a Orlando Zapata, entre otras cosas porque desconocemos qué delito le llevó a la cárcel (aparte de su opocición al régimen cubano). Pero lo que sí ha sido totalmente excesiva es la cadena de insultos y descalificaciones que se han generado y que, afortunadamente, también ha provocado la solidaridad de un grupo de actrices y actores que, compartiendo o no sus opiniones, se han escandalizado ante la reacción de quienes diciendo respetar la libertad de opinión, no han respetado la de Willy Toledo. Creo que es un hombre profundamente honrado y comprometido con unas ideas que no sé si comparto plenamente. Pero sí comparto su compromiso solidario contra el pensamiento único.
    Un abrazo.

  2. 3 Rigoberto
    12/03/2010 en 1:48 pm

    Aunque no concuerde totalmente con sus opiniones,y considerando que toda unanimidad de pensamiento puede ser poco inteligente,considero que por lo menos en su discurso hay caminos para el debate ,para el diálogo,para la discusión de ideas,porque quienes acusann a Cuba de falta de libertad de pensamiento lo hacen casi siempre desde la acera opuesta,recalcitrante y radicalmente,como la cara opuesta de la moneda ,sin dejar permiso a que Cuba tenga su opinión y la libertad de proclamarla.Solo la de ellos sería valedera,serían los dueños de la verdad absoluta .Cuentan, pretenden imponer el monopolio de su verdad

  3. 5 Hélène
    19/03/2010 en 1:03 pm

    Por ser anticapitalistas no tenemos por qué defender a los hermanos Castro, o a Chávez o a todo lo que no es capitalismo, ahora que a estas alturas sigan con el embargo contra la isla aparte de cruel, es que no tiene ni sentido.

  4. 7 Hélène
    22/04/2010 en 9:48 pm

    Según una amiga mía cubana, que lleva unos pocos años en Vitoria, esto de “ni infierno ni paraíso”, depende del punto de vista y vivencias de cada uno, aunque “paraíso” está claro que no. En cuanto al caso Orlando Zapata, él se murió porque quiso, porque conociendo al gobierno cubano, así no iba a conseguir nada, sólo peor fama para el Gobierno de la isla, y buena fama nunca ha tenido. Lo que parece increíble que se considere un país peligroso como otros países de terrorismo islámico. Está claro que los habitantes de Cuba tienen una vida difícil, pero este país no representa ningún peligro para los de su entorno.

    • 22/04/2010 en 9:56 pm

      En el artículo al que te refieres expreso un apoyo inequívoco a la revolución cubana. Lo cuál no está exento de un pensamiento crítico que es el único que puede ayudar a seguir consolidando un proceso revolucionario del que tenemos que estar muy orgullosos/as. besos javi

  5. 9 maika
    26/05/2010 en 12:47 pm

    Pero es que hay dictaduras buenas y malas??? las dictaduras son todas malas… radicales en pensamiento y obra… yo le conteste a willy toledo que sin tan bien creia que se vivia en cuba, que se fuera para alli una temporadita… pero no en clase turista!!!

  6. 10 Daniel de Vega Díaz
    28/05/2010 en 9:55 pm

    ”duro golpe contra los derechos humanos” –> ¿cual? ¿qué artículo de los DDHH?

    ”por qué el Gobierno cubano no evitó este trágico desenlace” –> ¿tenía que encadenarle y alimentarle a la fuerza?, me parece mucho más digno lo que se hizo. Al final murió de pulmonía ¡¡inevitable!!

    ”Poco importa que fuera un delincuente, como se ha señalado con poco crédito y poco tacto” –> no es cuestión de creer o no creer; fue condenado en 1990 por alteración del orden, daños, resistencia, dos cargos de estafa, exhibicionismo público, lesiones y tenencia de armas blancas…

    http://www.cubainformacion.tv/index.php?option=com_content&task=view&id=13967&Itemid=65

    ”No tengo información fidedigna sobre los motivos por los que Orlando Zapata inició su ayuno” –> en el enlace anterior (subvencionado por el gobierno vasco), fue pidiendo cocina y teléfono en la celda.

    ”régimen de La Habana” –> el término ‘régimen’ no es el más adecuado, teniendo en cuenta que se relaciona con lo que vivimos en España. Willy Meier diría ‘República de Cuba’.

    ”como si fuera una dictadura sin valores ni principios” –> le falta una coma ¿o es que es una ‘dictadura con principios’?

    ”un largo camino que recorrer para fortalecer las vías democráticas y participativas, que su ciudadanía reivindica” –> la democracia cubana es mucho más participativa de la española, dudo que se haga semejante comentario conociendo la constitución y ley electoral cubana. Aquí la constitución:

    http://www.gacetaoficial.cu/html/constitucion_de_la_republica.html

    Aquí explicación de todo el proceso de elecciones democráticas:

    http://fon.gs/elecciones_en_cuba

    ”el régimen de Fidel Castro” –> ahora sólo le faltaría decir ‘dictadura’ (!).

    ”boicot” –> la palabra propia es BLOQUEO

  7. 11 Francisco I. Pérez López
    19/10/2010 en 4:29 am

    Hola Javier,me interesé por este articulo, Ni infierno,ni paraiso,me parece
    muy bueno y oportuna la respuesta que le das a Héléne,gracias otra vez por
    tu posicion y defenza a la revolución cubana. Iván

  8. 12 Antonio Riverol
    16/04/2011 en 6:50 pm

    Acabo de leer este articulo y coincido plenamente contigo en todo, te parecera mentira pero soy un cubano-español que lleva 14 años viviendo en Vitoria, casado y con un hijo, siempre defiendo a Cuba se que en Cuba hay falta de libertad de expresion, pero tambien hay cosas muy buenas que ya quisieramos los españoles tener la salud es completamente gratuita hasta el dentista, cuando fui por primera vez al dentista y vi lo que me cobraban por un empaste casi me da un infarto al final tuve que pasar por caja, te comento yo era un obrero mil eurista solo sin familia ni ayuda de ningun tipo, la educacion es completamente gratuita. Aqui siempre pense que el partido que mas se acercaba a mi modo de pensar era el PSOE, no conocia a IU o mejor dicho si lo conocia pero nunca me preocupe por profundizar en que significaba como la mayoria de los españoles. En fin siento mil y una veces no haber despertado antes y regalar mi voto al PSOE. Enhorabuena por tu articulo, tu sinceridad y honestidad…

    • 16/04/2011 en 11:01 pm

      Coincido con lo que dices.El psoe ha sucumbido hace mucho tiempo a los cantos de serena del capitalismo.Está perdido para la causa de la emancipación.Cuba, con sus defectos, es un ejemplo en muchas cosas.Saludos,javi

  9. 14 Maria
    17/02/2012 en 7:12 pm

    A todos los defensores del castrismo ,me imagino,que les resulta muy fácil creer todas las cosas que partan del gobierno,como eso de desacreditar a todos aquellos que no comulgan con quien gobierna.Por ejemplo,a Zapata Tamayo lo han tildado de delincuente y asi lo han hecho y hacen con todos aquellos que acusan o se oponen a los desmanes gubernamentales.

    Esos mismos defensores no estarian dispuestos a soportar ni apoyar en España a un gobierno como el castrista.►
    Y no son propagandas en contra de Cuba,sino en contra del gobierno,que son dos cosas muy diferentes.

    • 15 José Ramón Morales Palomino
      25/09/2012 en 6:24 pm

      Es fácil hablar sin vivir… porque está ausente en usted la perespectiva del hambre, la encrucijada y la desesperanza…
      Pero trasluce sinceridad en lapalabra, quizá le falte información… y no precisamente de los medios… váyase a Cuba a hablar con las personas, y luego, luego dígame donde la ha llevado su corazón


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Quién soy

Nací en Riaño, Cantabria, el 12 de Agosto de 1960; cuando tenía un año de edad mis padres se trasladaron a Bilbao, y desde entonces vivo en el barrio de Rekalde. He sido parlamentario de Ezker Batua_Berdeak entre 1994 y 2001, y Consejero de Vivienda y Asuntos Sociales del Gobierno Vasco entre 2001 y 2009. Ahora, trabajo como Profesor de Filosofía, Ética y Ciudadanía en un Instituto de Bilbao.

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 110 seguidores

discursos y artículos de opinión
Add to Technorati Favorites
Este blog es parte de Buzzear (ES)
Bitacoras.com
directorio de blogs
directorio de blogs

directorio de weblogs. bitadir
Directorio de Enlaces
directorio y promoción de blogs
Vótame en Cincolinks.com
Directorio de Blog
Venta de Casas

Directorio de Blogs

directorio de blogs
Directorio Webs
Catablogo: Catálogo y directorio de blogs
Mi Ping en TotalPing.com

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 110 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: