24
sep
10

Una huelga útil

Os adjunto un enlace al blog de Juan Torres López, catedrático de Economía Aplicada en la Universidad de Sevilla, titulado “La utilidad de la huelga general”.   Torres López desmonta uno a uno todos los argumentos que desde las instituciones, la patronal y los mass media se están lanzando para desactivar el impacto de una convocatoria, que debe ser mayoritaria si aspiramos realmente a “tumbar” la reforma laboral y a modificar la política socio-económica del presidente Zapatero.   

Tenemos pocos días por delante para poder hacer campaña a favor de la huelga general y por ello no podemos perder ninguna oportunidad. Debemos  hacer frente a la doctrina oficial, que deja caer como lluvia fina, que no sólo cala sino que al final empapa,  discursos que a fuerza de repetirse penetran. “La huelga general no sirve para nada“, dicen unos; “Los sindicatos tienen miles de liberados y millones de euros guardados“, afirman otros.  Todo sirve con tal de desmotivar a una población crítica con Zapatero, pero, al mismo tiempo, individualista y temerosa porque se sabe víctima de la reforma laboral, pero también del contrato en precario, el salario de 600 euros y la amenaza siempre latente del despido, incluso por hacer huelga, sin que poco o nada importe que sea un derecho constitucional.   

http://hl33.dinaserver.com/hosting/juantorreslopez.com/jtl/index.php?option=com_content&task=view&id=1977&Itemid=99999999

About these ads

33 Responses to “Una huelga útil”


  1. 1 David
    25/09/2010 en 6:53 am

    Buenisimo articulo, es mi discusion del dia a dia con la gente que me rodea. Todo el mundo hace caso a lo que dicen en los medios. A Juan Torres, se le olvida eso si uno de los motivos, o una de las formas de evitar la huelga que se esta haciendo ahora, que es “el derecho al trabajo”. Algo que se esta defendiendo y que ya ha empezado a calar en la sociedad que se queja de que no se les deje trabajar el dia de la huelga, y que no haya medios de transporte normalizados.

    Hay que reconocer que los medios estan en contra de la huelga y hacen su trabajo muy bien. Por eso desde estos otros medios alternativos y en el boca a boca, tenemos que hacer los demas el nuestro. Explicar porque hay huelga, que da igual quien la convoque, que tenemos un problema grave, y que no quedan mas bemoles que movilizarse. Habra quien no nos entienda, pero seguro que a algunos llegaremos.

    Por cierto Javier, a que hora y donde sera la manifestacion en Bilbao? porque no se esta publicitando eso en ningun sitio, y seria bastante interesante que la gente lo sepa, para poderse movilizar, y que la huelga no sea como el 1 de Mayo, un buen dia para ir a la playa!

  2. 2 Ananías.
    25/09/2010 en 9:08 am

    La realidad se impone sobre las disquisiciones intelectuales sobre si son galgos o podencos.
    ¿Sirve la huelga para algo? ¿Es necesaria? ¿Es innecesaria?…
    Todas estas preguntas y sus respuestas en forma de cataplasma obreril de barrio- con un me cago en la hostia entre frase y frase – o de discurso elaborado y bien estructurado y fundamentado del profesor universitario valen, no mucho o nada sino, lo mismo.
    Y lo mismo es que da lo mismo. Da igual que tenga uno razón, los dos o ninguno.
    Hoy se puede observar la linea de puntos de la civilización humana y el mensaje no es nada halagüeño sobre todo para los más pringaós, entendiendo por pringaó -en España, por ejemplo – el gitano robaperas, el obrero en paro, el joven con un empleo limosnero…toda esta casta de amargados sociales que tienen algo mucho más arraigado en sus conciencias que los problemas de clase y todas esas mandangas. Tienen la condición de aprovechar el momento si se les presenta y no dudarán en applastar a su vecino si con ello consiguen un beneficio personal. Esta es la conciencia de clase que ha triunfado en todo el mundo, esencia de la globalización.
    Vendrán cataclismos sociales infinitamente más cruentos e impactantes que esta huelguilla de pacotilla. El sistema puede permitirse estas peleillas porque no hay nada importante en juego. Que haya 4 ó 10 millones de parados no va a ser cuestión de apreciación. El obrerete pondrá su carne y sus imprecaciones y los invisibles se descojonarán detrás de la cortina. La cosa está jodida. Y lo va a estar más. ¿Esperanza? NInguna. ¿La huelga? Un mero entretenimiento temporal.
    Disfrute del sillón mientras pueda, señor Madrazo.

    • 25/09/2010 en 6:52 pm

      A Que sillón se refiere? Me gano el pan como profesor de un instituto de bachillerato.Saludos javi

      • 4 Ananías.
        25/09/2010 en 9:17 pm

        Me refiero al sillón del profesor como usted mismo ha indicado perfectamente.

      • 25/09/2010 en 11:01 pm

        Reconozca que ha patinado un montón y se ha columpiado olímpicamente.Ser profesor de un instituto,después de haber sacado unas oposiciones, de un barrio obrero , con chavales de familias desfavorecidas es tener un “sillón”? . A otro perro con ese hueso! Saludos javi

  3. 6 Ozimandias
    25/09/2010 en 10:43 am

    A riesgo de que parezca lo que no es, a mí también me preocupa que no se permita a alguien trabajar si está en contra de la huelga (por el motivo que sea). Yo me puedo permitir seguirla, pero no soy capaz de plantarme ante un compañero que está a prueba, alguien que sabe que en un mes se le acaba el contrato y los jefes decidirán si se le renueva, y decirle que por el bien de todos debe asumir ese riesgo y si no le renuevan pues mala suerte. No soy capaz porque yo no le pagaré el alquiler, ni mantendré a sus hijos. Hablar es fácil, y hacer huelga también si sabes que no te pasará nada.
    Y menos aún soy capaz de amenazarle o impedirle de alguna manera que acuda al puesto. Ni siquiera le miraré mal o me comportaré de diferente manera con él al día siguiente. Si puedo aceptar que amigos y familiares voten a diferentes partidos que yo, ¿cómo imponerles que sigan una huelga? ¿Hay libertad de pensamiento e ideología para unas cosas pero no para otras? Porque esa es otra, puede que muchos (la mayoría en realidad) acudan al trabajo por miedo, pero también los habrá que simplemente no estén de acuerdo con la huelga, ¿qué derecho tengo a decirles que se equivocan?

    Pero aparte de eso, hay otra razón por la que los cortes de transporte que afecten a trabajadores que curran muy lejos de su hogar y, sobre todo, lo piquetes “informativos” no me gustan nada. Es porque pueden convertirse muy fácilmente en herramienta del poder. De igual manera que el terrorismo sirve para que quienes deben hacerlo no se planteen un debate serio sobre independencia (mucho menos un referéndum) porque se asume que por su culpa parte de la sociedad no es libre de expresarse, de igual manera quienes defienden esta reforma laboral (algunos de ellos afirmando ser de izquierdas, cosa que nunca entenderé) siempre apelarán a la presión de los piquetes para minimizar el apoyo real a la huelga; mientras se pueda mostrar en un informativo a un trabajador diciendo que le amenazaron con apalearle si no volvía a casa, a un tendero diciendo que tuvo que echar la persiana porque los piquetes le destrozaban la tienda, mientras haya ejemplos puntuales como esos, dará igual que sean minoría, que la mayoría de los piquetes sean realmente informativos, que muchos no se enfrenten a trabajadores sino que hasta soporten cargas policiales… dará igual, porque la herramienta mediática ya estará ahí para ser utilizada y provocar empatía hacia los contrarios a la huelga. Pensémoslo, ¿qué puede apelar más a la conciencia colectiva? ¿Un miembro de sindicato dando datos objetivos de cómo afectará la reforma a las familias, o un tipo con sangre en la cara?

    Dejando de lado ese tema, creo que la reforma que se pretende aprobar es demencial, y todo lo que podamos hacer para evitarla es poco. El problema es que soy un pesimista y no sé si una huelga general logrará hacer mella en un gobierno que ya ha demostrado que la voluntad del pueblo se la trae al pairo. Es decir, ¿realmente hacía falta una huelga para saber que los cambios planeados no van a ser bien recibidos? ¿Realmente los miembros del gobierno están tan alejados de la realidad? Me resulta difícil entender cómo alguien que supuestamente forma parte de un partido “socialista y obrero” puede pensar así; pero una vez que lo hace, no creo que nada le haga cambiar de opinión.

    Me pregunto si no deberíamos plantear (no yo, claro, alguien mucho más sabio) medios alternativos de presión ante abusos del poder que no se reduzcan a un sistema que se ha empleado durante casi dos siglos, y cuya eficacia quizá debamos reconsiderar ante un mundo cambiante. El mayor poder de la huelga es el de dañar seriamente a la empresa cuyos trabajadores la convocan sobre todo porque las demás empresas del sector se comen su parte del mercado, es decir, es una herramienta surgida del capitalismo y que hace uso de éste; pero una huelga general no daña a una empresa concreta, los daños están repartidos y pueden ser encajados mejor. En cuanto al gobierno, su capital es el erario, ergo los daños sufridos repercuten sobre nosotros. Por ejemplo, con esa subida del IVA que tenemos que aguantar porque subirle los impuestos a los ricos o gestionar mejor los presupuestos es mucho pedir.
    Así que pese a que la apoyo, dudo de la efectividad de la huelga. Lo que pasa es que nos agarramos a un clavo ardiendo, y ante la imposibilidad de hacer otra cosa, hacemos lo que siempre ha funcionado creyendo que siempre funcionará. Pero como cualquier científico podrá confirmar, usar soluciones iguales a problemas diferentes en contextos diferentes no puede tener éxito. No me preocupa que se tomen medidas que puedan tener poco éxito, lo que me preocupa es que sólo se contemplen éstas, como una suerte de panacea que debe resolverlo todo. Ese inmovilismo intelectual que recurre siempre a la misma solución me inquieta; ¿de verdad entre todos los sindicalistas, trabajadores veteranos, políticos de izquierdas que hay en este país, a nadie se le ocurre una nueva vía, no sustitutiva de la huelga sino complementaria? ¿Una idea nueva que pueda ser más eficiente?
    En ese artículo, el autor define como “surrealista” la postura de quienes creemos que es improbable que Zapatero cambie de opinión, y se basa para ello en la movilización de tropas de Irak. Como si se pudieran comparar ambas medidas. Pero incluso si lo fueran, hay una inmensa diferencia entre evitar que un gobernante siga adelante con una medida que defiende, y conseguir que un nuevo gobernante cambie la política instaurada por el anterior. Lo segundo es relativamente fácil, lo primero es arduo, complejo e improbable.

    Sé que soy muy pesimista, qué le vamos a hacer. Deseo sinceramente que haya un cambio real, que el gobierno escuche en vez de apagar las pantallas que muestren los resultados de la huelga, que la prensa de datos fidedignos en vez de amoldarlos a su línea editorial, que la reforma laboral no siga adelante. Lo deseo con fuerza. Pero desearlo no implica creer que sea probable.

    Buf, cómo he divagado. Siento no tener más capacidad de concreción. Un saludo a todos, tengan las ideas que tengan.

    • 25/09/2010 en 6:50 pm

      Te agradezco tu extenso comentario.Seguramente hacen falta nuevas formas de respuesta.Pero mientras tanto valoremos y prestigiemos las formas de lucha tradicionales, entre ellas la huelga. No creo que lanzar mensajes contrarios a la eficacia de la huelga contribuya a mejorar la situación de los/as trabajadores/as en un momento que están padeciendo grandes agresiones . Abrazos javi

  4. 8 Fernando
    25/09/2010 en 1:10 pm

    Deja indefensos a los más débiles frente al ascenso del delito porque la ideología la lleva con demasiada frecuencia a tomar partido por el delincuente. Es la tesis de Hervé Algalarrondo, vicejefe de redacción de Le Nouvel Observateur

    Siendo él mismo un intelectual de izquierda, este directivo del prestigioso semanario francés viene formulando, sin embargo, desde hace un tiempo una dura requisitoria contra esa tendencia en varios ensayos y en particular en un libro titulado: Seguridad: la izquierda contra el pueblo. Algalarrondo afirma que la izquierda ha descuidado un fenómeno que golpea sobre todo a los más pobres, porque ve en el delincuente a una víctima de la sociedad. Y a la seguridad como un reclamo de la derecha.

    http://america.infobae.com/notas/10069-Por-que-la-izquierda-no-combate-la-inseguridad

    • 25/09/2010 en 7:23 pm

      Es verdad que la izquierda no puede dejar el tema de la seguridad en manos de la dercha.Pero tampoco puede defendere el modelo de seguridad de la derecha,Debemos tener un discurso propio en esta materia.Pero no podemos escurrir el bulto.En esto estoy de acuerdo contigo.Abrazos javi

  5. 10 Fernando
    25/09/2010 en 7:42 pm

    Me parece indignante y hasta aberrante que se diga que esta Huelga general es contra el Gobierno cuando realmente es contra los empresarios y el PP , solo hay que ver los penosos videos de la campaña de UGT para darse cuenta , asi que yo creo que todo lo que sea secundar la huelga sera un ” exito ” para los sindicatos y para Zapatero y todo lo que sea abstenerse a ir sera un triunfo para el resto de los españoles ( otra cosa es que los ” piquetes ” lo permitan ) , que sería lo lógico , ya veremos que participación tendra , aunque si como pienso la mayoría de la gente sabe realmente ” la casta ” que representan a los sindicatos de hoy en día , la participación tendria que ser mínima.

    • 11 Ananías.
      25/09/2010 en 9:07 pm

      Avispado comentarista, parece ser que eres uno de los innumerables y vulgares analistas de los fenómenos sociales de los cuales eres arte y parte. En tu comentario hay un detalle que es importante recalcar. Como la mayoría de los españoles no tienes de pajolera idea de lo que es un sindicato. Normalmente los españoles analistas fáciles de palabra como tú piensan en los sindicatos como algo externo que tienen que defender no sé qué derechos y que cuando hay algún problema deben solucionarlo. Muy pocos llegan a concebir un sindicato como una estructura de la cual se debería formar parte para poder hablar de lo que hablas. El problema de los sindicatos de hoy es que están formados de analistas sociales que hacen lo que les saler de los huevos. Van o no van a donde quieren y cuando les convocan hacen lo que se les pone. Y eso sin hablar de la división social del trabajo. Tu pesimismo es lo único en lo que puedes confiar. Te hundirás en el fango, cierto, y tendrás la satisfacción de saberlo cuando ocurra.

      • 25/09/2010 en 11:04 pm

        Tu comentario no tiene desperdicio. Además de reflejar un pensamiento de derechas, demuestra usted un gran desconocimiento en materia sindical. Saludos javi

      • 13 Ananías.
        26/09/2010 en 8:58 am

        Si es incierto lo que digo le agradeceré que explique la razón por la cual tras bajar un 5% del sueldo a los funcionarios ( vamos a centrarnos en los docentes para personalizar la cosa) y ser convocados a una huelga de funcionarios el seguimiento fue no sólo bajo sino patéticamente bajo. No me hable de su barrio , por favor. En las escuelas ni se notó esa convocatoria. Y ahblo de cifras nacionales o como usted dice condicionadamente , estatales.
        Para mí la cosa está clara. No hay conciencia de pertenencia a un sindicato. Cuando alguien tiene un problema se acuerda del sindicato. Cuando le convocan para defender unos derechos (¡5% de rebaja en el sueldo!) se van a trabajar como todos los días por cuatro los cuatro durillos y un poco menos. Al parecer lo pueden aguantar e incluso más. Yo indagaría hasta dónde se puede rebajar el sueldo al funcionariado rastrero – me refiero al que trabaja en la base. Un 5% no ha sido suficiente.

      • 26/09/2010 en 11:12 am

        Es lamentable la poca conciencia y voluntad de movilización que existe en la población ante las agresiones que padece! POr eso la tarea que tiene la izquierda por delante es inmensa.Por eso la alternativa es la lucha y no el desánimo! Saludos javi

  6. 15 Fernando
    25/09/2010 en 8:55 pm

    Carta contra Zapatero de un socialista que no tiene pelos en la lengua, un socialista valiente.
    Qué le pasa a España , un país de 46 millones de personas, que aún no ha pedido por todos sus rincones, que Zapatero salga de la Moncloa y vuelva a León y Valladolid ,para contar batallitas a sus amigos de juventud?. Algo muy grave debe pasar, pues vé como le aumentan los impuestos, recortan las prestaciones de paro, alargan su vida laboral, le recortan las pensiones y los ínclitos Cándido y Toxo, prefieren callar y ver partidos de fútbol en TV , en lugar de colocar una Guillotina en la Plaza Mayor, y acabar virtualmente al menos, con todos los indigentes intelectuales que rodean a Zapatero, con él a la cabeza.

    http://nohayquienvivaasi.blogspot.com/2010/09/manifiesto-contra-zapatero-de-un.html

    Y para colmo se nos dice que tenemos que ir a la huelga, a una huelga que no va contra Zapatero, una huelga amañada entre los sindicatos y el inepto de la Moncloa.

    • 25/09/2010 en 11:10 pm

      Mientras trabaja por lograr que el PSOE recupere su identidad de izquierda, objetivo loable a la vez que imposible, le sugiero vuelva la mirada a IU como el referente político que hoy defiende con coherencia y honestidad , los ideales de la izquierda y del socialismo.Saludos javi

  7. 26/09/2010 en 9:46 am

    Vivimos una época en el que la desaparición de las ideologías afecta especialmente a la izquierda. Por algo España es el último gran país de la UE que mantiene aún un reducto de izquierda en su arco político. Pero ser la retaguardia europea en tantas cosas, durante tantos siglos, no nos impide ser receptores de las realidades de más allá de los Pirineos. Por ejemplo, la extrema derecha pesca en los caladeros de la izquierda. Todos los partidos comunistas de Europa desaguan su agua en la urna de la extrema derecha. ¿Por qué?

    Los sindicatos son necesarios, vale. Pero no unos sindicatos que se han plegado al poder, que acuden a desayunos y comidas mientras los mineros de Asturias y León se baten el cobre para que la globalización no les eche a la calle, mientras importamos carbón producido “Dios sabe cómo” en “sabe Dios” qué minas de qué países. Los sindicatos mayoritarios han aceptado millones y millones con las manos abiertas, prostituyendo su naturaleza independiente del poder político, dejando que la especulación económica royera los cimientos de nuestra economía, y dejando al Gobierno hacer a su antojo.

    Y sospecho además que a ninguno de los secretarios generales les conviene que caiga la reforma laboral. Preveo que esta reforma saldrá tal cual del Congreso, como se ha aprobado.

    Todo esto y más anticipa la llegada de los nuevos modos europeos a la política vasca y española. Son malos tiempos, como lo fueron los felices 20 y los deprimidos 30. A veces parece que insistimos en tropezar con las mismas piedras.

    • 26/09/2010 en 11:10 am

      No comparto ese discurso antisindical que haces.Defiendo unos sindicatos más combativos y reivindicativos.Pero entretanto trabajemos con las herramientas que tenemos.Porque sino que alternativa nos queda?Quedarnos en casa esperando a que llegen esas organizaciones sindicales maravillosas?. Saludos javi

  8. 19 Javier
    26/09/2010 en 11:50 am

    Mientras llegan esos sindicatos combativos, que dudo que lleguen algún día, esos sindicatos que no se vendan al poder, que se mantegan con las cuotas de sus afiliados, esos sindicatos o sindicato que sean honesto o honesto, luchemos nosotros, salgamos a la calle, pero no delante de las pancartas de unos sindicatos farsantes, que no son sindicatos, sino empresas subvencionadas.

  9. 21 Pablo Martínez Vicente
    28/09/2010 en 2:12 am

    ¿Quién tiene la solución a esta crisis? ¿Por qué recae toda la crueldad de los ajustes sobre la clase trabajadora mientras la clase financiera se va de rositas?

    • 28/09/2010 en 7:59 am

      Un problema radica en la traición del psoe a mucha gente que confió en sus promesas. A ver si esta gente abre los ojos y confía en opciones que de verdad defiendan sus intereses . Otro problema radica en la pasividad y desmovilización de muchos sectores sociales ante tanta agresión neoliberal. Abrazos javi


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Quién soy

Nací en Riaño, Cantabria, el 12 de Agosto de 1960; cuando tenía un año de edad mis padres se trasladaron a Bilbao, y desde entonces vivo en el barrio de Rekalde. He sido parlamentario de Ezker Batua_Berdeak entre 1994 y 2001, y Consejero de Vivienda y Asuntos Sociales del Gobierno Vasco entre 2001 y 2009. Ahora, trabajo como Profesor de Filosofía, Ética y Ciudadanía en un Instituto de Bilbao.

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 109 seguidores

discursos y artículos de opinión
Add to Technorati Favorites
Este blog es parte de Buzzear (ES)
Bitacoras.com
directorio de blogs
directorio de blogs

directorio de weblogs. bitadir
Directorio de Enlaces
directorio y promoción de blogs
Vótame en Cincolinks.com
Directorio de Blog
Venta de Casas

Directorio de Blogs

directorio de blogs
Directorio Webs
Catablogo: Catálogo y directorio de blogs
Mi Ping en TotalPing.com

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 109 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: